Brandon:

Estoy en mi sector trabajando en el bosquejo de un dragón  que un cliente me pidió, pero no puedo evitar controlar cada dos por tres el reloj. Prometí a Sam que iría a buscarlo y no quiero romper esa promesa.

-¿Por qué carajos has estado tan ansioso todo el día? el niño debe estar feliz de la vida haciendo amigos.- dice Matt, el es mi mejor amigo y socio tanto del local de tatuajes como del pub, nos conocemos desde los cinco años, prácticamente es mi hermano.

- tengo que retirar a Sam del jardín, y le prometí que no llegaría tarde- el detiene el trabajo que estaba realizando en la espalda de un cliente, y se me queda viendo fijo

-todavía no me puedo creer que tengas un hijo. Y lo peor es que estés asumiendo el papel de padre  tan tranquilo como lo haces

-¿TRANQUILO? ¡¡LAS PELOTAS!!  Estoy totalmente asustado, tengo miedo de hacerlo mal, de no estar cuidándolo bien, de que Beth me deje o de que nunca lo llegue a querer.

-No quisiera estar en tus zapatos. ¿Pero cuando conoceré a mi sobrino?

-bueno de echo tendré que traerlo más tarde, he cambiado la cita que tenia a las cuatro para las cinco y así poder retirarlo del jardín. Estaba muy emocionado de venir a ver lo que hago.

-genial, entonces preparare algo especial para él.

Llego puntualmente a las cuatro al jardín de Sam y los niños todavía no han salido. Noto que la mayoría de las madres que se encuentran ahí me están comiendo con los ojos, algunas ya están reunidas en círculos hablando por lo bajo, otras me miran y se relamen los labios y me dedican miradas lujuriosas.

Pero no veo por ningún lado a la chica sexy del parque. Sé que no debería estar deseando verla de la manera en que lo hago, pero hay algo en ella que me llama la atención.

Las puerta se abren y todo los niños corren en busca de sus madres. Sam es el ultimo en salir junto con la niña de esta mañana, ambos  tienen la cara triste, ¿me pregunto que habrá pasado para que salgan de esa manera?

La niña se separa de él y se va corriendo hacia un hombre vestido de traje que la estaba esperando, son muy parecidos por lo que debe ser su padre. Ese debe ser el poco hombre que le pega a su madre. El increíble deseo de que pruebe mis puños me invade, intento serenarme y no meterme en lo que no son mis asuntos.

Sam me ve y parece relajarse al verme, pero la tristeza sigue en sus ojos.

-¿y pequeño, como te ha ido hoy? ¿Hiciste amigos?

-la Señorita Prescott es muy buena, y Zoe me presento a sus amigos.

-¿entonces te gusto?

-siii, mucho. ¿Ahora iremos a tu trabajo?

-como parece que te has portado bien, iremos. Hay alguien que te quiere conocer.

Durante el camino no hablamos mucho, parece como si quisiera preguntarme algo y no se animara.

Cuando llegamos al local, noto que Matt lo ha decorado con algunos globos y preparo una rica merienda para él, también colgó un cartel de bienvenida en una de las paredes. No tenía idea de que se emocionaría tanto.

La cara de Samuel es de asombro y me mira como pidiendo permiso para entrar y le indico con la mirada que lo haga.

Matt se da vuelta y su sonrisa se ensancha de oreja a oreja al verlo.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!