Brandon:

-nena, Ethan me está mirando mal, sabe que esto no es tu pecho. No quiero que me hijo me odie.

-el no te va odiar por darle una mamadera, y te mira mal porque no está saliendo nada de ella.

-¿Cómo que no sale nada?

-le dejaste el tapón puesto, desenrosca la tapa y sácaselo.

Hago lo que ella me dice y le vuelvo a colocar  la mamadera en la boca a Ethan inmediatamente comienza a succionar como desesperado –lo siento hombrecito, papa es un poco torpe a veces.

Me acerco a la mecedora donde Payton está alimentando a Emma, a diferencia de Ethan ella disfrutaba del pecho de su madre. Siempre les agarraba hambre al mismo tiempo, por lo que Payton los turnaba, mamadera para uno y pecho para el otro.

-Esta semana es el cumpleaños de Sam –me dice Payton mientras acaricia el cabello de Emma.

-Lo sé. Tu madre me llamo ayer, quiere hacer una gran fiesta para él. Le dije que lo consultaría contigo.

-Brandon, ayer hable con él y le pregunte que quería para su cumpleaños.

-¿y que te dijo?

-que quiere ir a visitar a su madre, dijo que antes de morir le había hecho una promesa y la tenía que cumplir.

-llamare al agente Smith para que me diga donde se encuentra enterrada y lo llevare.

-se va a poner contento. Va siendo hora de ir a buscarlos al jardín, ¿te quedas con los mellizos mientras voy por ellos?

-¿y por que no vamos los cuatro?.

-es que siento que no le estamos prestando mucha atención a ellos, me gustaría pasar un poco de tiempo solamente con ellos dos, no quiero que piensen que son menos importantes por la llegada de los mellizos.

-está bien, tal vez deberíamos de organizar un día a la semana para Sam y Zoe, dejamos a los mellizos con cualquiera de sus abuelos y le dedicamos el día.

-suena genial.

Luego de que los mellizos se durmieran Payton me dejo a cargo de los pequeños y se fue por Sam y Zoe.

Yo aproveche el momento para llamar al agente Smith y averiguar donde se encontraba enterrada Mel.

-Sr Box, que grata sorpresa ¿a que debo su llamado?

-me alegro que me recuerde.

-recuerdo todos mis casos.

-que suerte la mía. Necesitaba saber donde se encuentra enterrada la madre de Sam, el tiene deseos de visitar su tumba.

-déjeme que revise el expediente de Sam y le envió por email los detalles.

-se lo agradecería mucho. Gracias.

Ni bien termine la llamada uno de los mellizos comenzó a llorar, solamente podía ser Emma, lo bueno es que su hermano nunca se despertaba por su llanto, el solo lo hacía cuando tenía hambre.

Fui hasta su cuna y la tome en brazos -¿Qué pasa cielo? ¿no quieres dormir? –al verme dejo de llorar y comenzó a sonreír –con que solo extrañabas a papá no es así, vayamos a la sala y dejemos a tu hermano dormir.

Sin darme cuenta me quede dormido con Emma en mis brazos, me desperté gracias al pequeño maullido que estaba haciendo Oliver al lado de mi cara.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!