XXV

3.1K 453 216

En su defensa, Hannah lo intentó. Realmente lo intentó. Pero no importaba cuanto luchara, cuanto tratara, cuanto golpeara... todo parecía inútil contra esos doctores. Después de todo, era Hannah contra ellos. Gritó por Malia, por Scott, incluso por Parrish pero ninguno llegó. Su manada no estaba. Y pensar en lo que les habían hecho esas criaturas a sus amigos solo hervía la sangre de Hannah y la animaba a golpear más fuerte, ignorando el crujir de sus huesos.

En algún punto Hannah le gruñó a Liam que se llevara a Hayden pero no había salida.

—¿Dónde está Scott? —gruñó Liam en voz baja, poco a poco siendo acorralados por los doctores.

—No lo sé —respondió Hannah, retrocediendo pero con las garras en alto.

—¿Qué vamos a hacer? —preguntó Hayden, su voz temblorosa.

—Van a tener que venir con nosotros —respondió una de las criaturas por Hannah.

Después de eso, Hannah perdió la consciencia.

 🌙🌙🌙🌙🌙

En cuanto despertó, Hannah hizo un análisis de la situación. Estaba sanando, casi por completo. Su cabeza le dolía horrores pero era lo único que dolía. Estaban en un laboratorio. Liam estaba a unos metros de ella, despierto también. Hayden estaba en una camilla, estática. Los doctores llegaron. Hannah cerró los ojos. Había hecho una promesa.

Así que gruñó, y rugió, usando toda su fuerza para romper las cadenas en el suelo que la detenían. Resonaron contra el suelo con eco. La rubia iluminó sus ojos azules y gruñendo, se lanzó de nuevo contra los Doctores del Terror, poniéndose frente a Hayden.

—No la van a tocar —gruñó Hannah.

—Irrelevante —dijo una de las criaturas con esa voz rara que tenían.

—Tal vez —coincidió—. Pero ésta irrelevante no va a parar hasta que les desgarre la garganta con los dientes.

Entonces atacó.

  🌙🌙🌙🌙🌙 

Cuando Hannah despertó de nuevo, tenía dos cadenas de forma de brazos metálicos atándola al suelo y tenía el ojo izquierdo tan hinchado que apenas podía ver. Cada que respiraba, dolía.

—Lo lamento —susurró, con la voz ronca. Liam no supo si era para él, para Hayden o para ella misma—. Lo intenté.

—Lo sé —respondió Liam quedamente—. Las cadenas. Están incrustadas en la piel, no deberías moverte.

—Están poniéndonos algo intravenosa.

—¿Cómo lo sabes?

—No me estoy curando —Hannah observó a Hayden en la mesa de operaciones. La chica tenía la mirada perdida, aun así creyó detectar fuerte dolor detrás de esos ojos. Liam no despegaba su vista de Hayden—. Los voy a sacar. Haré lo que sea, Liam.

—¿Cómo planeas hacerlo? —Preguntó Liam, cortante—. Dado que tus planes han salido tan bien.

—Me cortaría los dos brazos con los dientes solo para conseguirles tiempo para huir —a pesar de lo escalofriante que sonaba, Liam sabía que Hannah era cien por ciento capaz de eso.

—No estoy enojado contigo —aclaró, suspirando—. Es solo que... era trabajo de Scott protegernos. Él dijo que todo estaría bien.

—Liam, también somos niños —susurró Hannah—. Lo intentamos. A veces no es suficiente.

Breaking /Teen Wolf |running#4|¡Lee esta historia GRATIS!