IV

5.3K 577 275

No pudo prestarle mucha atención a eso, pues al instante se centró en Scott, quien con los ojos rojos y la cara totalmente transformada de manera lobuna se había parado, demostrando que era mucho más fuerte que ese hombre lobo. Le tronó el brazo, rompiéndolo, y liberándolo de su agarre. Scott se arrancó las garras que se habían incrustado en su pecho de un solo movimiento, dejándolas caer al suelo.

Hannah se paró en ese momento, y antes de que pudiera hacer algo más, tuvo al hombre lobo contra la pared, tal y como minutos antes lo había hecho con Scott, sosteniéndolo por el cuello. Scott caminó detrás de ella y lo miró directamente a los ojos.

—No sé quién eres o qué creías que ibas a hacer pero te daré una oportunidad: puedes quedarte y te romperé algo más o puedes correr.

—¡No! —gruñó Hannah, mirando fijamente a su Alfa antes de que el hombre pudiera decidir—. No lo dejaremos libre. Vamos a matarlo.

—Sabes que yo no hago las cosas así, Hannah.

—¡A la mierda si haces las cosas así o no! Intentó matarnos. Intento matarte. Lo va a intentar de nuevo si no ahora, después. Tenemos que matarlo —Hannah hizo una pausa, enfatizando—. Voy a matarlo.

—No lo harás —dijo Scott, seriamente—. Estás en mi manada y sabes que yo no mato.

—¡Pero yo sí! Una Beta siempre hace lo mejor para la manada y su Alfa, incluso si su Alfa es demasiado... tonto como para verlo. 

—No, Hannah. Déjalo ir y que haga su elección —Hannah parecía temblar del coraje. Al ver que no se movía, Scott exclamó—: Es una orden. No vas a matarlo.

Hannah quería desobedecerlo. Verdaderamente quería hacerlo. Quería tomar al hombre del cuello y marcarlo como la verdadera bestia que era con una placa de hierro y fuego ardiendo. Quería colgarlo de cabeza con múltiples cortes hasta desangrarlo. Quería... Pero su sentido de obligación hacia Scott ganó, así que lo dejó ir. El sujeto corrió.

—No me recuerdas, ¿cierto? —le preguntó el chico que había caído del maldito techo a Scott con una sonrisa—. Supongo que estoy algo diferente que de cuarto grado.

—¿Theo? —inquirió Scott, luciendo sorprendido. Hannah estaba a su lado, con los brazos cruzados, simplemente siendo una observadora de su conversación. Estaba segura de que Theo la había saboteado pero su mente estaba en el tipo que habían dejado huir.

—¿Le conoces? —le dijo Malia a Scott, como si no fuera ya obvio.

—Solía —respondió Theo por Scott—. Nunca pensé que los volvería a ver de nuevo, chicos. Hace unos meses me enteré de que había un Alfa en Beacon Hills. Cuando descubrí que era Scott McCall y que tenía a Hannah Mancini de Beta... supe que tenía que venir.

—¿Conoces a Hannah? —dijo Scott, mirándolos a ambos. Hannah ladeó la cabeza, esperando por su respuesta.

—Todo el mundo conoce a Hannah Mancini —rió Theo, aunque Hannah detectó frialdad en sus ojos—. He escuchado sobre las cosas que ha hecho. Es asombrosa.

Para cualquiera, sus palabras podrían sonar inofensivas, tal vez incluso aduladoras. Para Hannah... para Hannah las palabras de Theo le decían: "sé quién eres y lo que has hecho, te conozco y sé tus peores secretos de lo que has hecho". Hannah le sonrió, enseñando los colmillos.

—Si has escuchado sobre las cosas que he hecho sabes que podría matarte si me diera la gana.

—No vas a matar a nadie —le ordenó Scott, empezando a molestarse por su actitud. Hannah le dio una mirada helada.

Breaking /Teen Wolf |running#4|¡Lee esta historia GRATIS!