XXIX

2.8K 454 381

—Hannah —la llamó Scott. La rubia ni siquiera levantó la vista del libro que estaba leyendo, aunque no sabía de qué se trataba. Si Scott hubiera llegado tres minutos antes, la hubiera encontrado leyendo el informe de Braeden sobre Theo—. Hannah —repitió.

—¿Qué quieres?

—Pedirte perdón.

—Pues hazlo y cállate. Estamos en una biblioteca, se supone que guardemos silencio y respetemos las normas.

—Stiles y tú casi lo hacen justo en aquella mesa.

—Casi. Mira, vienes a pedirme disculpas pero honestamente me siento más atacada.

—Buen punto.

—Lo sé. Como siempre. 

—Hannah... Soy el mejor amigo más estúpido del mundo... —Scott se interrumpió a sí mismo, esperando a ver la reacción de Hannah. Las comisuras de los labios de ella apenas se curvearon.

—Continúa...

—Idiota.

—Ajá.

—Y te ofendí cuando solo intentabas ayudarme. Perdón. Lo lamento.

—Está bien, Scott —dijo Hannah, aunque no parecía sincera al respecto.

—Te compré esto como muestra de mi arrepentimiento —Scott sacó una bolsa de papel de su mochila, y la dejó en el escritorio. Hannah alzó por primera vez la vista de su libro y miró sospechosamente la bolsa. Dubitativamente la tomó, metió su mano dentro y toda su cara se iluminó cuando se dio cuenta de su contenido.

Sacó una dona rellena de chocolate con glaseado blanco y con letras temblorosas en glaseado color negro decía: "SCANNAH. BFF".

—Aww —suspiró Hannah. Alzó la mirada hacia Scott, sonriendo al ver cómo el chico se removía incómodo como si temiera su reacción—. A veces te comportas tan idiota que se me olvida lo lindo que eres.

—¿Ese fue un insulto o un cumplido? —preguntó, genuinamente confundido. Hannah puso los ojos en blanco y palmeó la silla a su lado. Scott se sentó, inseguro de lo que Hannah haría.

—No eres un mal Alfa —dijo, sabiendo perfectamente lo que estaba pensando—. Y no eres un mal mejor amigo. Simplemente la situación es un montón de mierda. Liam aprenderá, ¿si? Se le pasará el enojo. ¿Acaso tú no te molestabas con Derek? —Scott asintió lentamente—. Ahí está. Además, recuerda que Liam tiene problemas con la ira. Pero todo estará bien. Ya verás.

—Gracias —la voz de Scott salió ronca. Bajó la mirada, sin saber qué más decir. Como siempre, Hannah había atinado perfectamente lo que necesitaba escuchar—. ¿Qué lees? —preguntó, cambiando de tema. Con toda la confianza levantó el libro de Hannah, revelando el montón de hojas del informe que tanto había intentado esconder.

Hannah intentó aparentar que no pasaba nada, pero para evitar que Scott se fijara en el contenido de las hojas, puso casualmente sus brazos sobre ellas. Hablaron un buen rato después, pero Hannah se excusó tontamente antes de salir rápidamente de la biblioteca.

Tenía que leer lo que Braeden había investigado, y tenía que hacerlo ya. Antes de irse, se detuvo en la puerta y miró fijamente a Scott como si intentara analizarlo pieza por pieza.

—Scott, una dona no va a resolver todo, ¿sabes eso? Fue lindo y una distracción de lo que pasa pero... Puedo ignorar muchas cosas, pero hay asuntos que tal vez nunca olvide. No voy a poder perdonarte todo el tiempo. Eres mejor que tus errores, no olvides eso. Haz algo al respecto.  

Breaking /Teen Wolf |running#4|¡Lee esta historia GRATIS!