Capítulo 9 - Struggle

1.8K 115 4

[Raven – 12:50p.m.]: ¿Ontari? ¿Es enserio? Bien hecho, tigresa. – Octavia, claro que la chica no podía aguantar el chisme.

[Clarke – 12:52p.m.]: Solo fue un baile y un par de besos, odiosa.

[Raven – 12:52p.m.]: Lo que te hace falta a ti es un buen polvo, como los mios con Finn, no un baile y un par de besos.

[Clarke -12:53p.m]: No sé qué te hace pensar a ti que me interesa algo sobre tus polvos con Finn, cerda. Además la chica no me gusta, tampoco estaba tan borracha.

[Raven – 12:54p.m.]: Qué amargada, al menos dime que te la pasaste bien. –Clarke no pudo evitar pensar en Lexa y sus labios. Pero tampoco podía olvidar su reacción cuando le nombró a Costia.

[Clarke – 12:55p.m.]: De maravilla, Reyes ;) ¿a qué hora llegas?

[Raven – 12:56p.m.]: Tipo 11 a la ciudad, paso la noche en el departamento de Finn así que nos veremos mañana en el campus, extráñame.

[Clarke – 12:56p.m.]: ¿Otra noche sola y sin cervezas? Me matas, mujer.

[Raven – 12:57p.m.]: Se que me amas, cariño, pero aprende a compartir.

Clarke se despidió de su amiga y a pesar de la resaca encendió un cigarrillo, se sentó al borde de la ventana y disfrutó cada calada. Había muchísimas cosas que pasaban por su mente, pero no sabía en cual de todas detenerse para analizar. Los proyectos, Ontari, Lexa, Raven, lo mucho que extrañaba a sus padres y el mal hábito que había agarrado de fumar tanto.

Pasó la tarde de aquí para allá, ordenando las carpetas de esa semana, organizando sus horarios, sacando cuentas de su dinero, revisando las cuentas del piso. Paró simplemente a darse una ducha fría, reponer el cuerpo y comer algo liviano.

Lexa. Volvió a pensar en los labios de esa morena pero también, en que se había vuelto una segunda opción, si Costia no estaba, Lexa iba a por ella. Quería escuchar a la morena decir que Costia era parte del pasado, que, si no la amaba, no tenía sentido seguir a su lado. Pero no, simplemente le regaló un crudo silencio.

Sí, habían pasado un par de cosas antes pero no era justo, tenía muy claro que, de entrar en el peligroso vórtice del cuerpo desnudo de Lexa alguien saldría lastimada, ni siquiera podría hablarlo con Raven, su mejor amiga, porque sabía que estaba mal, todo muy mal. Clarke no buscaba más que unos polvos de fines de semana por la noche y sacarse las eternas ganas de follar a esa mujer. Esa mujer que tenía novia y esa novia, era Costia.

Deseó con todas sus fuerzas sacarse la vívida imagen de la morena desnuda, esos pechos, su trasero, Dios, toda parecía sacada del mismísimo Olimpo. Y Clarke la quería toda para ella. Pero no era ese tipo de chica, no quería serlo. No lo merecía.

[Lexa – 09:05p.m.]: Qué tal rubia.

Qué tal. Lexa tenía que estar de broma. Qué tal. ¿Qué tal, qué? ¿Qué esperaba Lexa que le contestara? La rubia no podía articular respuesta alguna. Qué tal. Y es que no había respuesta. Después de esa tarde de viernes, después de la fiesta... y antes de que volviera Costia. No, no había respuesta.

[Lexa – 10:01p.m.]: ¿Clarke?

[Lexa – 10:23.m.]: Estás en línea...

Eso es, Clarke. No prestes atención. Por favor.

[Lexa – 10:31p.m.]: ¿Estás sola en tu piso?

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!