Capítulo 20 - I Run To You

1.9K 111 4

El desayuno lo terminaron entre risas y miradas cómplices, para ambas había sido un momento realmente especial, la promesa de un futuro juntas y el apoyo mutuo incondicional. Decidieron tomar una ducha pero separadas, sabían que si querían un buen resultado de todo aquello debían hacer las cosas bien.

Además Lexa había prometido helado a Aden y de estar con Clarke en la ducha aquel postre se habría retrasado un par de horas.

-Recuérdame por qué este tiene que ser nuestro último beso

-No será nuestro último beso, idiota

-Sabes a lo que me refiero, Clarke.

-Princesa, lo quieras o no sigues teniendo novia –Lexa bufó y se cruzó de brazos poniendo los ojos en blanco- y ya te lo dije, debemos hacer las cosas bien, confía en mi ¿sí?

-Claro que confío en ti, solo no confío en el resto de las personas.

-¿Costia?

-Ajá, Costia, Raven, Octavia. Haces que todo parezca muy simple, linda, pero sabes perfectamente que no todo será miel sobre hojuelas una vez que termine con Costia.

-Vamos paso a paso Lex, primero termina con Costia y luego, juntas –enfatizó esa palabra- seguiremos adelante.

-¿Te he dicho que eres la mejor persona que he conocido en toda mi vida, Clarke Griffin?

-No, Lexa Woods, pero prefiero que me lo demuestres.

Clarke tomó por la cintura a la morena pegándola fuerte contra su cuerpo mientras que la otra retiraba un mechón de cabello rebelde que estaba impidiendo ver uno de sus hermosos ojos azules, se sonrieron mutuamente y de manera lenta, como tratando de estirar el tiempo y eternizar ese momento, acercaron sus labios.

Una vez más no fue un beso hambriento sino calmo, saboreando los labios de la otra y mientras sus lenguas jugueteaban acariciándose suavemente, se regalaban sonrisas entre suspiros. Se separaron dejando sus frentes pegadas y teniendo ambas los ojos cerrados, ninguna quería dejar ir aquel momento, ninguna quería dejar ir a la otra.

-Entonces ¿Podré volver a besarte cuando sea una chica totalmente soltera?

-Podrás besarme, y otras cosas –sonrió pícara Clarke- cuando seas una chica totalmente soltera.

-Explícame cómo pasaré esta tarde contigo sin poder besarte.

-Hay algo que se llama fuerza de voluntad Lexa.

-Sí claro, esa que pierdo cuando te tengo cerca. –Acarició la mejilla de la rubia.

-Paciencia princesa, solo te pido un poco de paciencia.

Con un fuerte abrazo y reprimiendo unas ganas enormes de volver a besarse se despidieron, Lexa volvería por Clarke luego del almuerzo y la última debía ordenar el piso y prepararse para la emocionante tarde que le esperaba.

Clarke estaba ansiosa por conocer la casa de Lexa, nerviosa también por saber que tan lujosa era la vida de esa chica que era demasiado humilde como para creerse la fortuna que había heredado y las facilidades de las que se había rodeado toda su vida.

Lavó los platos, ordenó su habitación, preparó un almuerzo simple y finalmente se dirigió a su habitación para escoger la vestimenta de esa tarde. Era extraño para Clarke estar insegura de cómo se vería para encontrarse con Lexa, la morena ya la había visto desnuda, en pijama, con vestido y en el mejor de los estilos hogareños pero aún así se sentía con la necesidad de verse arreglada para esa hermosa chica que la pasaría a buscar en un par de horas.

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!