Capítulo 30 - Let me Love You

1.6K 126 3

-Que sorpresa. –Dijo Lexa esbozando una sonrisa que no permitía dejar salir completamente porque los nervios la estaban comiendo por dentro. –Estás... hermosa. - Clarke bajó la mirada evitando que la morena pudiera conocer su expresión.

-Algo me dijo que debía volver antes, y al parecer no me equivoqué. –Retiró unos cabellos rebeldes que sin permiso cayeron por su rostro. –Estás hermosa también, Lexa.

-Gracias. –Sonrió finalmente la morena sintiendo como su estómago se retorcía gritándole que tomara a esa chica entre sus brazos y la besara como lo hizo alguna vez. No fue capaz de decir nada más.

-Me alegra verte bien con Octavia, eso sí que es una sorpresa. –Le regaló una sonrisa débil pero sincera. –Creo que muchas cosas pasaron aquí en menos de un mes.

-Supongo que hay ciertas cosas que no puedes impedir que ocurran. –Como nosotras. –Octavia siempre ha sido y será una de las personas más importantes en mi vida, quizá solo todo está tomando su lugar finalmente.

-Fue increíble lo que hiciste. –Volvió a bajar la mirada haciendo que Lexa lo comprendiera finalmente, Clarke la había visto enfrentar a Costia. –Fui una tonta al pensar que necesitarías ayuda para lograrlo, estoy... orgullosa de ti. –Hizo un amago de sonrisa pero su rostro se llenó de melancolía contagiando también la expresión de Lexa.

-Clarke. –La tomó por la barbilla invitándola a cruzar sus miradas. –No creas que lo hubiera logrado sin ti, fuiste tú quien me enseñó a luchar por lo que... -dudó. –por lo que amo.

-Lo que dijiste hace un rato a Costia... sobre haberte enamorado de mi... ¿Fue una mentira también? –La voz de Clarke estaba temblorosa y eso hizo a Lexa sentir una fuerte punzada en su pecho, justo en su corazón acelerando sus latidos.

-Dios mío Clarke. –Buscó su evasiva mirada. –Si hay algo de lo que me arrepiento es haberte dicho eso hace unas semanas, fui una idiota como siempre, quería protegerte de...

-¿Acaso tu única forma de protegerme es alejándome de ti? –Su expresión era tan fría y dura como un glaciar. Lexa parpadeó un par de veces y separó sus labios amagando una frase coherente.

-Ya no más, Clarke. –Dijo al fin. -Ya no tengo miedo, no quiero que lo nuestro siga dependiendo de alguien más.

-¿Lo nuestro, Lexa? –Frunció el ceño. –No, no es justo que lo digas.

-Lo sé, no puedo esperar que me perdones luego del daño que te hice, debí cumplir nuestras promesas. –Cerró los ojos dejando caer una lágrima solitaria. –Debí... debí amarte mejor.

-Estuve tres semanas lejos intentado convencerme que lo nuestro no había sido más que una felicidad pasajera, día tras día me decía a mí misma que no debía amarte, que no debía sufrir por una chica que me dejó de lado cuando más la necesité. –Comenzó a subir la voz mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. –Repasé una por una tus palabras, tus miradas, . . no podía sacarme tu imagen de la cabeza diciéndolo una y otra vez con tanta seguridad que me partía el alma, Lexa.

-Clarke yo...

-No, ahora me dejas hablar a mí. –Lexa simplemente bajó la mirada y asintió con tristeza al ver como Clarke tomaba una gran bocanada de aire mientras su mentón tiritaba, esto iba a doler para ambas. - No es justo que desde que todo esto comenzó fueras tú quien decidía cuando y donde, primero porque tenías novia, luego porque tenías miedo y al final porque querías protegerme, ¿de qué, Lexa? Si habíamos planeado todo, me enamoré de ti como una idiota, como una niña pequeña que entrega todo su corazón y apuesta todas sus fichas pero eso lo ignoraste, entiendo, lo que tú viviste al lado de Costia fue un total infierno y me duele cada centímetro de mi ser no haber podido ayudarte como lo quise desde el segundo en que supe todo, pero no es justo Lexa, no lo es. Decidiste amarme, comenzar algo juntas y luego decidiste que yo estaría mejor sin ti ¿Con qué derecho? ¡¿Con qué derecho, Lexa?!

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!