Capítulo 32 - Do You Remember?

1.8K 126 9

Lexa suspiró profundamente intentando apaciguar el dolor antes de abrir la puerta de su camioneta.

-¡Lexa! ¡Hey, Lex! ¡Lexa! - Esa voz, sonrió la morena y se giró para ver a una Clarke corriendo agotada y con el cabello más alborotado que nunca, carpetas a medio cerrar bajo su brazo y su bolso arrastrando el piso.

-¿Clarke? Pe... pensé que ya no llegarías. -cerró la puerta y caminó hasta la vereda invitando a Clarke con la mirada.

-Dios lo siento - La rubia tenia una de sus manos sobre su cintura y la otra sobre su pecho estando algo torcida y agitada por la corrida que parecía haber sido maratónica. - venia saliendo del campus y Pike me llamó, quería que fuera a una reunión con otros chicos de la facultad y... - hablaba entre jadeos.-mierda debo dejar el cigarro, y no pude decirle que no, lo siento...

-Pudiste enviar un mensaje o... O llamar - Lexa se encogió de hombros, más que molesta simplemente lo dijo como una humilde sugerencia.

-Supongo que aún me tienes bloqueada porque ningún mensaje llegó. - Bajó la mirada triste. – No podía llamar, era algo importante lo de Pike.

-Mierda que idiota soy. - Se llevó su mano hasta la frente. - oye si quieres podemos dejar esto para otro día, mañana o... Cuando puedas, está bien si no...

-Hey no, ya estamos acá ¿No? De verdad siento la tardanza Lexa.

-No te preocupes, hablo en serio. - sonrió de medio lado sin quitar la vista de esos ojos azules.

Llegaron hasta las puertas de la cafetería y Lexa abrió las puertas para que Clarke pudiera entrar primero a lo que la rubia simplemente le regaló una sonrisa avergonzada, la mesa en la que Lexa había estado hace un rato seguía vacía y decidió que ese era aún un buen lugar, corrió la silla para que Clarke se sentara y esta vez sutiles y hermosos tonos rojizos llegaron a las mejillas de la rubia.

-Es lindo cuando te avergüenzas - Dijo Lexa sentándose frente a Clarke - tus mejillas combinan a la perfección con esos ojos azules. - Clarke sonrió ampliamente esta vez sin desviar la mirada del brillante verde que la observaba.- y para qué hablar de lo bien que quedan con tu sonrisa.

-¿Está tratando de coquetear conmigo, señorita Woods?

-Solo si usted me lo permite, señorita Griffin.

-Sería un honor.

-Se equivoca, el honor es todo mío. - Volvió a sonreír de medio lado dejando sin palabras a la rubia.

-¿Puedo tomar su pedido? - Habló la chica por cuarta vez a Lexa esa tarde.

-Sí, ahora sí. -Sonrió Lexa observando a Clarke. - ¿Me permites ordenar por ti?

-Claro, sorpréndeme. - Sonrió también Clarke.

-Bien, entonces un latte y un trozo de banoffee para la señorita Griffin y para mí un capuchino vienés con ese pastel de chocolate. - Apuntó al mostrador con pasteles.

-Muy bien, ya vuelvo con su orden. - Sonrió la chica guiñándole de paso un ojo a la morena.

-Acertaste con el latte pero ¿Banoffee?

-Te va a encantar, lo prometo y si no te gusta entonces puedes quedarte con mi trozo de pastel.

-¿Solo lo pediste por si no me gustaba lo mío?

-Que puedo decir, soy una chica precavida. -Le guiñó un ojo a Clarke - Pero créeme, eres del tipo de chica que ama el banoffee.

-¿Y qué tipo de chica es esa?

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!