Capítulo 5 - Probabilities

2.1K 138 1

-¿Estás loca? Obvio que dirá que no.

-No si tú se lo pides Raven, vamos.

-Si se lo pido yo solo va a sacarme los ojos, Octavia, es como si quisieras enviarme a una muerte segura.

-No exageres mujer.

-No exagero, Clarke ama demasiado las noches de películas.

-¿Acabas de escucharte? Tiene 18 años, no 50.

-Eso díselo a ella, no a mí.

-¿A quién le diremos qué?-las cortó Clarke. Las otras dos se lanzaron una mirada cómplice, guardaron silencio hasta que Octavia empujó a la otra morena para que hablara.-Vamos, no tengo tanto tiempo-las apuró Clarke chasquendo los dedos

-Quedamos con Zoe y Harper esta noche en Mike's.

-Okey ¿las cervezas y palomitas serán todas para mi entonces?

-Ese es el punto Clarke, las tres quedamos con las chicas.

-No, voy a matarlas.

-Clarke, ¿hace cuanto que no vamos de fiesta? Sabes que amo las noches de películas pero ya siento que me hago más anciana con cada fin de semana que me quedo en casa.

-Pueden ir ustedes, yo no, ni loca ¿acaso no recuerdan lo que pasó la última vez que salimos de fiesta? Porque yo sí.

-Vamos rubia, ¿cuántas probabilidades hay de que nos vuelvan a arruinar la noche?

-¿Quieres hablar de probabilidades, Raven? Las mismas que habían de encontrarme con la mujer más loca y fastidiosa del universo entre tantas ciudades y universidades de este país.

-Sí que Costia es una loca y fastidiosa Clarke, pero no culpes a las probabilidades. Las probabilidades no nos fallarán esta vez, ¿es acaso posible que ese par de idiotas se vuelvan a cruzar en nuestro camino?

-Sí, muy posible. No es no, chicas, no iré, no quiero.

Clarke aceptó de todas formas. Cuando a Raven y Octavia se les metía algo en la cabeza no existía manera alguna de ir contra su corriente, y Clarke no era la excepción a la regla.

A pesar de lo mucho que le costó ignorar las señales de Lexa durante esas semanas fue capaz de contener sus sonrisas y miradas ante la morena que no se le escapaba oportunidad alguna de lanzarle sus miraditas cómplices y sonrisas escondidas entre la multitud. Se había prometido negarle a Lexa la más mínima posibilidad de pensar que la había perdonado por cada una de sus acciones, aunque claramente odiaba lo inconsecuente que estaba siendo la morena, a Clarke le costaba un universo completo estar realmente cabreada con ella.

Luego de aquella fugaz conversación Lexa había vuelto a clases con normalidad, la veía en los pasillos, en el comedor, los parques, en su camioneta, sola y también con Costia, siendo la idiota que conoció el primer día y también un ángel con la sonrisa y los gestos más hermosos que había visto nunca. Pero no estaba dispuesta a ser parte de un juego del que seguramente no podría salir fácilmente. Esa chica tenía novia, esa chica la haría sufrir, esa chica la buscaba y le estaba siendo difícil no caer ante esa sonrisa, esas curvas.

La noche de viernes cayó sobre la ciudad y los bares se encendieron como fuegos artificiales en año nuevo, Octavia y Clarke bebían unas cervezas esperando a que Raven terminara de arreglarse.

-Sigo pensando que esto es una mala idea –bebió el último resto de su tercera cerveza.

-¡Raven apresúrate antes de que esta rubia se arrepienta!

-Ya vine, ya vine. Nada de arrepentirse esta noche Clarke, recuérdalo, probabilidades. Será una gran noche.

-Esperen ¿es acaso un Deja vu? –las morenas la miraron intrigadas- "será una gran noche" justamente la frase que escuché la última vez.

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!