Chapter 18 - I'm Giving Up

1.9K 131 8

Lo quisieran o no, luego de esa tarde Lexa tuvo que irse, por más que desearan pasar mucho más tiempo juntas sabían perfectamente que lo que sentían la una por la otra no era algo que podrían controlar por más tiempo, solo una sonrisa bastó para decir adiós y al cerrar la puerta Clarke cayó rendida deslizándose por ella hasta el suelo, sonriente y con el corazón bombeando como nunca.

Sí, lo sabía, siempre lo supo, Lexa tenía algo especial, en su mirada, en su voz, en su esencia y no era algo que se estuviera inventando para justificar sus deseos por la morena, tenía toda la razón, no era que Lexa simplemente tuviera algo especial, Lexa era especial.

Y estaba dispuesta a esperar lo que fuera necesario, a ocultarse cuantas veces lo necesitaran, a controlar sus deseos más fervientes, de todo era capaz en esos momentos si de Lexa se trataba. O eso creía.

Esa hermosa chica de ojos verdes y mirada cansada era suave, dulce, frágil y completamente sincera si así se lo proponía.

¿Cómo no caer a sus pies? Clarke ya no quería controlarlo, al menos no esos días, no esas dos semanas en que no tendría que dar explicaciones a nadie, podía pasar días enteros con Lexa en su humilde piso y estaría bien. Pero no podía evitar sentir la debilidad de la relación que estaba construyendo ¿Qué pasaría después?

Los días avanzaban y entre ellas nacía algo cada vez más especial, Lexa descubrió en Clarke un sentido del humor único y Clarke descubrió una Lexa que luego de un par de palabras cruzadas no era capaz de detener sus historias, cada que se embebía en algún tema comenzaba a gesticular de una manera que a la rubia le parecía graciosa y tierna.

La forma en que movía sus manos y miraba al cielo buscando palabras con las cuales continuar, la manera sutil en que entrecerraba sus ojos cuando algo le parecía cómico y ese momento precioso en que los abría de par en par justo cuando se sorprendía por algo imprevisto.

De cierta forma crearon un diálogo con sus miradas, sabían cuando la otra estaba bromeando o cuando sus palabras iban en serio. No quisieron evitar esos momentos llenos de tensión, cuando simplemente se miraban fijamente a los ojos sabiendo lo mucho que deseaban ir más allá, disfrutaban las chispas y la electricidad que las recorría y en silencio, se demostraban todo lo que sentían pero no eran capaces de reproducir en voz alta.

Parecía una historia sacada de un cuento de hadas, ya evitaban aquellos temas llenos de dudas y tristeza, ahora reían, jugaban. Estar juntas significaba un momento de total desconexión para ambas. Clarke tenía toda la intención de hacer olvidar a Lexa cada uno de sus dolores pero, y sin previo aviso, Lexa la estaba haciendo olvidar también los suyos.

-No seas cobarde Clarke, es solo un insecto –Lexa apenas podía contener la risa.

-Un insecto asqueroso, ya sácame esa cosa del brazo Lexa por favor –Clarke tenía los ojos cerrados y hablaba con total desesperación.

-Ya pero no te muevas, pequeña bebé llorona.

-No me digas así, idiota, ya verás cuando me saques esta mierda de encima.

-Entonces dejaré que te coma. –Rió y se alejó de la rubia.

-Lexa dios mío, por favor –Intentaba estar seria y parecer molesta con la morena pero verla reír así se lo impedía completamente.

-Está bien, está bien. –Lexa se acercó a Clarke y tomó al pequeño insecto. –Sé libre pequeñito, no dejaré que esta loca te asuste otra vez. –Sopló sobre su mano y lo hizo volar.

-Te odio tanto, Lexa Woods –Se cruzó de brazos e hizo una mueca.

-Venga, no te pongas celosa de ese pequeño insecto, a ti también te puedo proteger pequeña bebita –Rodeó a Clarke para ponerse justo por detrás de ella y abrazarla por la espalda regalándole un beso en la mejilla.

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!