Capítulo 4 - Begin Again

2K 125 0

Lexa se había ido de la ciudad. O al menos eso creía Clarke. Desde aquella noche no la había visto aparecer por el campus y ya habían pasado algunas semanas. A pesar de que estaba realmente preocupada por la morena, las cosas habían estado maravillosamente bien en los estudios, los grandes proyectos estaban comenzando y se sentía totalmente plena. Excepto por algo. Lexa.

Ya apenas se esforzaba en controlar lo que sentía por esa chica, le encantaba recordar sus manos a través de su cuerpo, porque ya no lo imaginaba, no, lo recordaba y eso la excitaba aún más.

Octavia, Raven y Clarke se habían vuelto inseparables, la primera de ellas parecía no extrañar a sus antiguos amigos y se le veía mucho más alegre que de costumbre. Clarke aún no lograba conectar lo que había ocurrido entre Octavia y Lexa esa noche en el bar, pero ya no le importaba, no quería seguir dándole vueltas al asunto. A nada.

Había visto a Costia un par de veces y muy en el fondo Clarke se sentía culpable por haber tenido ese contacto con Lexa, Costia era su novia y sabía perfectamente que lo ocurrido con la de ojos verdes no era lo correcto. Mientras no pudiera quitárselo de la mente solo culparía al alcohol. Pero tampoco quería seguir dándole vueltas al asunto, porque sabía también que con o sin alcohol no podría controlarse ante las caricias de esa mujer.

-¿Noche de películas este viernes? – dijo emocionada Raven.

-¿Y la obsesionada con las noches de películas soy yo? – Rió Clarke.

-Pensé que tendrías planes con Finn, tórtolos – Octavia sabía perfectamente que las cosas entre ambos se ponían serias.

-Si no quieren ver películas conmigo no tienen que poner excusas – trató de parecer molesta – además saldré con Finn el Sábado – Les guiñó un ojo – Así que no tendrás que esperarme despierta rubia –las tres rieron.

-Ya no tengo opción, vivo contigo. Yo compro las palomitas.

-Y yo llevo cerveza, será una gran noche – soltó sonriente Octavia.

Clarke necesitaba una forma de saber que ocurrió con Lexa, luego de verla llorar de esa forma, de verla tan real y vulnerable se sentía en parte responsable por su ausencia, la había herido y tan solo pensar que tenía algo que ver con lo que le estuviera pasando a la morena la mataba un poco por dentro.

-¿Ya vieron que Costia anda sola? – trató de parecer natural, como si se tratara de un simple chisme de pasillo.

-Quizá Lexa se dio cuenta al fin que la chica es una idiota engreída y la dejó – dijo divertida Raven.

-No creo –soltó Octavia con un dejo de tristeza en sus palabras – tampoco ha venido a clases, de eso ya un mes.

-Ojalá que ahora que no tiene a su novia rica, Costia deje de molestar –Raven parecía algo desinteresada del tema.

-Según como yo lo veo Lexa no es el problema.

-Clarke tiene razón Raven, Lexa no es una mala persona. Es como si Costia corrompiera todo lo que se acerca a ella. –Tomó su bolso y se paró rápidamente – tengo trabajo que hacer chicas ¿nos vemos mañana? – Las chicas asintieron con una sonrisa y una rápida Octavia se perdió ente la gente.

-Se puso algo incómoda ¿no? –dijo preocupada Raven

-Quién sabe que habrá pasado con Lexa en el pasado, de todas formas...- no siguió hablando, observó a Costia acercarse peligrosamente hacia ellas y eso, claramente, jamás era una buena señal.

-¿Así que hablando de mi novia, rubia? –Costia parecía realmente cabreada, Raven intentó decir algo pero Costia simplemente la ignoró – Que a ti no te importe lo que le ocurra a mi chica, no te entrometas ¿está bien princesita? – Y acto seguido escupió sobre la cara de Clarke quien se quedó totalmente helada – Piérdete Griffin.-y se fue rápidamente.

-Te juro que voy a matarla Clarke –pero antes que pudiera hacer algo Clarke la detuvo, lo primero que pasó por su mente es que Costia se había enterado de lo que pasó entre ella y Lexa en aquel bar, aquella noche, el baile, y en parte sintió que lo merecía.

-Déjala Raven, no lo vale, tal vez ya esté tranquila con esto y deje de molestar-se limpió la cara y tomó sus cosas, ya era hora de ir a clases. Raven solo gruñó y asintió.

Esa tarde Clarke solo tenía una clase por lo que no esperó a Raven y se encaminó a su hogar, cruzaba una de las tantas áreas verdes del campus cuando escuchó que alguien la llamaba, se detuvo un segundo, miró en todas las direcciones y al no ver a nadie simplemente siguió caminando hasta que sintió que alguien la tomó por el brazo.

-Lexa –no pudo evitar sonreír al tener a la morena frente a ella, ni siquiera se esforzó en ocultar su sonrisa, Lexa sonrió también y se quedaron mirando por medio segundo.

-Clarke, yo solo quería disculparme por lo de la otra noche. No debí comportarme así, no merecías que te tratara de esa forma, de verdad lo siento.-Bajó la mirada

-Oye está bien, aún intento comprender como fue que llegamos a eso. Lo que ocurrió con Octavia, Costia, Raven, no se Lexa, quizá solo debamos olvidar todo.

-También lamento eso, yo no soy así Clarke, no quiero ser así.-Volvió a clavar su mirada en la de Clarke. La rubia se estremeció.

-Yo también lo siento Lexa, dije cosas...-La mano de Lexa en su hombro la detuvo.

-Dejémoslo así, ¿está bien? –y sonrió ampliamente.

-Está bien –soltó Clarke sonriendo tímida –Hace mucho que no te veía por el campus ¿está todo bien? –La morena bajó la cabeza.

-Nada de que preocuparse.-cambió la vista de dirección. – ¿Puedo pedirte un pequeño favor? –Clarke la miró intrigada.

-Claro que sí.

-¿Puede esto quedar entre nosotras? – la rubia frunció el ceño

-No entiendo de qué me hablas Lexa.

-Esto, que hablamos. – algo dentro de Clarke se descompuso totalmente ¿qué tenia de malo arreglar las cosas entre ellas?

-Como quieras –dijo algo molesta la rubia.

-Gracias, Clarke- y pronunció su nombre de una manera tan especial que Clarke no pudo evitar sonreír una vez más.

Acto seguido Lexa se dio media vuelta y se alejó rápidamente. Clarke no pudo evitar sentirse la idiota más grande del universo, Lexa no quería que nadie supiera que habían hablado ¿Por qué? ¿Por Cosita? Pudo haberle preguntado tantas cosas, pudo haber aclarado tantas dudas, preguntarle, por ejemplo, que fue todo eso del baile, ¿supo Costia qué fue lo que pasó? Preguntarle también qué había sido lo que tanto la afectó esa noche.

Se sentía tan fácil, una sonrisa de Lexa y caía a sus pies. La morena no merecía su perdón, no luego de lo que ocurrió aquella noche, ella y su novia habían fastidiado todo. Primero la confronta por "tocar" a su novia en el comedor y luego va y la acaricia hasta dejarla sin aliento. ¿Quién se creía esa chica que era? Pero no podía pensar con claridad cuando estaba con ella. O quizá Octavia tenía razón y Lexa no era la mala de la película. Pero aún así había sido una total idiota, una idiota e inconsecuente.

¿Cómo era posible que con tan solo cruzar unas miradas y palabras esa chica le diera vuelta el mundo? Pero ella sabía también que provocaba cosas en la morena, eso era algo que Lexa no podría negar. Pero estaba Costia.

Se había prometido dejar de darle tantas vueltas al asunto, pero todo se había ido a la mierda otra vez. Su cabeza daba vueltas en un remolido de preguntas, quería ir y sacarla respuesta por respuesta a Lexa, pero no podía, sabía que, o Lexa evitaría sus preguntas, o ella misma no sería capaz de razonar teniendola cerca. Todo era un caos.

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!