Capítulo 13 - Secrets

1.6K 109 1

Vacaciones al fin, el semestre había terminado luego de una agotadora última semana de exámenes y, cansada pero agradecida, Clarke solo deseaba reponer fuerzas para comenzar los nuevos desafíos que le proponía el nuevo semestre hacia el fin de su primer año.

Aquel último día de clases desearía no tenerlo grabado a fuego en su mente. No, no era aquel día. Era Lexa. Su mirada triste y ojos llenos de lágrimas escondidos por su cabizbaja mirada. Clarke deseaba con todas sus fuerzas ir hasta ella y darle un fuerte abrazo, tomarla de la mano y llevarla lejos, que olvidara todos y cada uno de los dolores y recuerdos oscuros que le consumían el alma.

Pero no podía.

Costia la rondaba segundo a segundo, como un guardaespaldas, como una vil sombra cargada de malas intenciones, como queriendo decirles a todos que Lexa era suya, que la poseía, tal y como si la morena fuera un mero objeto o trofeo del cual alardear.

Clarke no quería causarle más problemas, no quería entrometerse de esa forma, no si podría traerle consecuencias a Lexa. Esperó toda la jornada en el campus poder encontrar sola a la chica de ojos verdes, pero cada vez que Clarke se cruzaba, intencionalmente, en su camino, Lexa solo la miraba suplicante, llena de dolor.

Quería comprender que la tenía así exactamente ¿Costia estaría golpeándola nuevamente? ¿Sería por sus padres? O quizá un nuevo tormento la perseguía. Tantas veces la había mirado a los ojos, pero ese día, el último antes de poder verla nuevamente en tres semanas, era distinto, la inundaba la desgracia, la carcomía el dolor.

Parecía que el mundo estaba impidiéndole estar cerca de Lexa, como si no lo mereciera, quería protegerla, quería recomponerla, pero también estaban Raven, Octavia, dios, hasta Ontari. No había logrado cortar del todo el contacto con esa chica que simplemente se había vuelto una molestia, parecía gustarle realmente, pero no tenía espacio en su mente o en su corazón para algo más. Extrañaba a sus padres, extrañaba las carcajadas con Raven, los tonteos con Lexa.

Lexa. Era imposible no volver a traerla a su mente.

-Clarke, se que las cosas han estado tensas desde el otro día, pero ahora tendremos las vacaciones para nosotras y te noto extraña ¿Pasa algo? Estás triste, perdida.

-No pasa nada Raven, solo estoy cansada. Además, te extraño.

-Y yo a ti rubia, pero necesito que confíes en mi. Necesito saber qué es lo que está pasando por esa cabezota tuya, quiero ayudarte, vamos. –Clarke se moría de ganas de decirle todo, desde el principio, necesitaba una guía. Pero no era capaz. No podía. Suspiró y contó su verdad, o parte de ella.

-Extraño a mis padres, te necesito como la idiota que eres. Oh, y ya no me quedan cigarros. –Rieron.

-Tus pulmones ya han de estar negros de tanta mierda que les metes –se sonrieron sinceras- ¿No irás a casa en estas semanas?

-No, debemos ahorrar, ya sabes –el recuerdo de su familia, su hogar, le hizo tener un nudo en el estómago- el pasaje es muy costoso y no vale la pena si solo serán unos días. Quizá venga mi madre si alguno de mis tíos viaja pronto. ¿Tú viajas? ¿Qué sabes de Octavia? –Raven la observaba triste, se sentó a su lado y dejó que Clarke apoyara su cabeza en su hombro.

-Octavia viajará a Los Angeles mañana, vuelve para la última semana, yo me voy la semana que ella llega, esta me quedaré acá y la próxima es el viaje con Finn a la playa.

-¿Todo bien con Finn?

-Sigue extraño, no sé. O quizá son solo alucinaciones mías, ya veremos qué pasa.

Hablar con su amiga, de lo que fuera, la reconfortaba a montones. Solo debía ocultarse a sí misma lo que le omitía a Raven y convencerse de que no era algo importante, después de todo, ya no estaba en plan de tener a la chica desnuda, si no, de reconstruirla y protegerla. Lo deseaba. Lo necesitaba.

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!