Capítulo 24 - Every Broken Heart

1.4K 104 6

Decidió llamarla, si no podía enviarle un mensaje que efectivamente pudiera leer, al menos tenía la seguridad que el teléfono de Lexa sonaría, podría ver el nombre de Clarke en su pantalla y de no ser así al menos tendría la llamada perdida. Era ese su último recurso y el último intento que haría para comunicarse con la chica que le había robado primero el corazón y ahora todas las esperanzas.

Se sentó en el piso justo al lado del lienzo y tomó su teléfono, buscó el contacto de la morena y presionó justo donde daba la opción de llamar.

Sonó el tono una vez, dos veces, tres veces y la llamada cortó. No simplemente Lexa dejó de contestar su llamada sino que se dio el trabajo de cortarla, una clara señal para Clarke que esa chica no quería saber nada de ella. Dejó el móvil a un lado y reprimió las fuertes ganas de romper en llanto una vez más como la hacía cada vez que llegaba a su piso, su piso vacío.

¿Había vuelto Lexa a aparentar ser la idiota que todos creían que era? ¿O simplemente había aparentado ser la chica encantadora de la que Clarke se enamoró? No, eso no tenía sentido ¿por qué fingir de esa forma? Y aunque así hubiera sido frente a la rubia no pudo haberlo hecho frente a Aden. Nada tenía sentido.

Cuatro días y medio habían pasado de la última vez que la vio y seis desde la última vez que la besó, su cabeza era un caos. Como cada cosa en su vida que tenía relación con Lexa cambiaba a la velocidad de la luz, un día sí y al otro no, un día bien y al otro mal, un día se sentía segura en los brazos de la chica que amaba y al otro...

Ya nada más quería pensar, ordenó todo el desastre que dejó en la sala de artes y salió de ahí con el solo afán de terminar la cajetilla prácticamente nueva que guardaba en el pequeño velador de su habitación.

Casi inconscientemente caminó por el estacionamiento justo por el lugar donde Lexa estacionaba su monstruo y ahí estaba aquel pero no la chica, pensó en esperarla pero el solo pensar que simplemente se ganaría un desprecio ahora en la vida real le hizo encoger el corazón y decidió continuar su camino.

Decidida a dedicar su tarde para estudiar o cualquier otra actividad que le llevara la mente a otro lugar que no fuera el caos que se había convertido en esa última semana entró al ascensor y esperó impaciente los cinco pisos, abrió la puerta de su piso y se sorprendió al verla ahí, la mirada baja y el pelo recogido.

-¿Vienes a buscar más ropa o a dejar tus cosas?

-Clarke –Dijo Raven en un hilo de voz- Pensé que llegarías más tarde, iba saliendo de vuelta al campus y luego al piso de Octavia.

-Ya veo- Terminó de entrar y dejó las llaves sobre la mesa.

-¿Todo bien? Te he visto poco en el campus. –El volumen de su voz era baja, demasiado tal vez, cada palabra la arrastraba más que la anterior como si estuviera pensando tres veces cada una de ellas antes de decirla.

-¿Todo bien? –Repitió Clarke con una triste sonrisa mientras bajaba la mirada a sus pies –He estado mejor.

-¿Y Lexa? –Preguntó Raven casi con miedo.

-Lo mismo me pregunto yo. –Puso los ojos en blanco endureciendo su expresión- No creo que quieras escuchar mis lamentos sobre ella. –Notó como Raven tragaba saliva.

-Lo que sí he escuchado son los rumores que Costia echó a correr sobre ti.

-Costia y Ontari –Le corrigió Clarke.

-Sé que hay mucho que no sé sobre lo que ocurrió en tu vida los últimos meses Clarke, pero estoy segura que no hay nada de lo que digan que sea verdad.

-Rae, es verdad que te oculté algunas cosas pero créeme que no es como si hubiera estado viviendo una vida paralela y tienes razón, nada de lo que dicen es verdad.

Love in War¡Lee esta historia GRATIS!