34

8.4K 821 210
                                    

↳ Te amo porque no te pareces a nadie

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Te amo porque no te
pareces a nadie.
Alfonsina Storni

















Los chicos llegaron a su destino, era de madrugada, por allí de las cuatro de la mañana cuando estaban caminando dentro del aeropuerto mientras cargaban sus valijas. Cuando todos estaban en conjunto, Jota se puso en medio para hablarles.

— Los autobuses están afuera esperándonos, los cuartos se les proporcionarán allá, son cuatro personas por habitación ya que son habitaciones grandes, aparte tendrán unos dos meses de entrenamientos para acoplarse con el clima, iremos a checar de vez en cuando la montaña y, por favor, la dieta, recuerden que tienen que bajar de peso para poder grabar. El equipo tardará ese tiempo en construirse y trasladarlo, es por eso que está película es pesada en grabarse, ¿si? —los chicos asintieron—, que va, vayan todos a lo autobuses ya a descansar.

— ¿Vos en donde crees que nos hospedemos? —le preguntó Enzo a Julie mientras caminaban juntos.

— Me ha dicho jota que estaremos en los hoteles del parque de sierra nevada, de ahí nos trasladaremos a las montañas que fácilmente son unos quince minutos para llegar a nuestro destino, porque va un poco más allá de donde está previsto lo que es la zona de turismo, Jota ha encontrado lugar perfecto para grabar, ya sabes cómo es —Enzo asintió y siguieron caminando.

Cuando estuvieron afuera una bomba de aire les pegó en el cuerpo llevándoles a cada uno estremecerse, la corriente eléctrica les recorrió a cada chico por la espalda, si, un escalofrío.

Matías llegó a lado de Julie, había comprado una hoja de pegatinas cuando aún estaban en Montevideo así que le despegó una pegatina de una fresa y se la colocó a Julie en el cachete, ella se removió por el repentino tacto, pero cuando se dio cuenta de quién era, solo se dedicó a sonreír.

— ¿Que me has puesto Matías? —se tocó el cachete, sintiendo la pegatina—, ¿de qué es? —dejó de tocarse para llevar sus manos a las hombreras de su mochila.

— Es una fresita —frunció sus labios haciéndolo ver tierno.

— ¿Fresita?

— Si. Sos rosita fresita —le sacó la lengua para después desaparecer e irse con los demás chicos quienes se estaban apuntando en una hoja para hacer saber que estaban todos.

— Por favor divídanse, veinte personas en este autobús y veinte en el otro. El staff y los del equipo van en el último camión, repito, el staff y los del equipo van en el último camión —Julie miró a Enzo alzando sus cejas.

— Te veré en el hotel Enzo.

— Dale linda.

Se dedicaron una sonrisa. Fran frunció su ceño al oír como le había dicho a Julie.

Locos | Enzo VogrincicDonde viven las historias. Descúbrelo ahora