16

13.3K 1K 153
                                    

↳ Tu belleza para miestá en que existes — Fernando Pessoa

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Tu belleza para mi
está en que existes
Fernando Pessoa











Que va, que era como las cuatro de la tarde, a penas llevaban una hora y media de camino ya que se habían retrasado, habían tardado en salir desde la bodega por unos cuantos problemas que tuvieron con producción, en la carretera había tráfico, los chicos ya se estaban desesperando ya que faltaban como seis horas para llegar a Montevideo.

Julie seguía recargada en el hombro de Enzo, el chico recargó su cabeza junto a la de ella para también dormirse.

Juani les había tomado una foto pero no la subió a Twitter ya que no quería armar un escándalo, algunos chicos dormían, otros escuchaban música. Matías miraba una película en su móvil.

— ¿Cuál es? —le preguntó Juani guardando su móvil ya que el internet en carretera le dejó de funcionar y eso causaba a que no podía twittear más.

— Es la de, queren volverme loco de Ice Cube, es re buena esta película, ¿querés verla?

— Dale.

Le compartió un audífono y puso de nuevo la película para verla desde un inicio junto a Juani. Blas iba escuchando música mientras comían un par de galletas que le había invitado Pipe, quien ya estaba completamente dormido al igual que Andy y Esteban.

Por el auricular de Julie, estaba sonando cobarde de Ximena sariñana cuando ella abrió los ojos, le costó un poco trabajo poder enfocar su vista, pero cuando lo logró se removió con delicadeza para no despertar a Enzo, por supuesto que falló, porque en cuanto el chico sintió que Julie se le escapaba, abrió sus ojos para retomar su posturas.

Los dos se estiraron y los dos soltaron un suspiro al mismo tiempo. Julie cerró sus ojos, esta vez ella estaba recostando su cabeza en la ventana, el día estaba nublado, del otro lado de la carretera pasaban los autos.

Al cambio de canción, ella se acomodó en su asiento subiendo sus pies para abrazarse a sí misma, giró su rostro para mirar que Enzo estaba tecleando en su móvil, se hizo hacia adelante para notar que Matías estaba viendo una película con Juani.

— Hey, boludo —Enzo subió su mirada para ver a la chica, giró su rostro y estiró a brazo para que Matías le hiciera caso—, gracias Enzo.

— No hay de que linda —se sonrieron por un corto momento.

— Que pasa —dijo Matías.

— ¿Tenés algo para comer? El estómago está que me ruge —hizo puchero, Matías asintió y de su mochila sacó una mandarina—, enserio Matías, una mandarina, ¿es lo único que traes? ¿No traes algo más... llenador? —ladeó su cabeza y frunció sus labios.

Locos | Enzo VogrincicDonde viven las historias. Descúbrelo ahora