18

12.3K 1K 100
                                    

↳ La noche es mi horario de melancolía— Roos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

La noche es mi horario
de melancolía
Roos












Los chicos ya estaban bajando de los autobuses, eran las once de la noche cuando llegaron al hotel en donde se iban a hospedar para comenzar a grabar lo que sería la parte del aeropuerto en Carrasco. Matías ayudó a Julie a cargar con sus valijas, ella llevaba las mochilas y el chico las valijas.

— ¿No te olvidas de nada Jules? —ella negó inflando sus cachetes—, bueno, entremos al hotel a que nos entreguen nuestras habitaciones —la castaña asintió a lo que su amigo le dijo, volteó hacia atrás mirando por detrás de su hombro para fijarse en que Enzo estaba ayudando a las estilistas a bajar las cosas.

Julie sonrió, comenzó a caminar junto a Matías y Agustín dentro del hotel.

— Basta que es hermoso el hotel —las puertas se abrieron ante ellos ya que el sensor los detectaba.

Agustín se giró a ella para sonreírle.

— Que es bellísimo... —los tres miraron hacia arriba, el techo estaba demasiado lejos de su alcance.

El clásico aroma a hotel les invadió las fosas nasales provocándoles a cada uno de ellos algún tipo de... ¿nostalgia era? Tal vez, sol sabían que se sentían demasiado bien. Julie sacó su móvil para tomar una foto de la recepción, pararon sus pasos en la parte de sala de estar (la cual estaba gigante y habían muchísimos sillones) para mandarle la foto a su hermano Nico, quien no tardó en mirar la foto.

Julie no sabía cómo sentirse al respecto, no quería contarle nada a su hermano pero intentaría ponerle al tanto con las cosas que ella estaba por hacer, claro que no le iba a mencionar sobre el proyecto que estaba realizando.

En lo que se mensajeaba con su hermano, Matías le ofreció un asiento a lado de él ya que se estaban encargando de descargar las cosas y estaban pidiendo las habitaciones en recepción.

— ¿Con quien hablas? —ella se sentó a su lado apagando el móvil, ella le sonrió.

— Con mi hermano, acabamos de quedar en un acuerdo —se dejó caer hacia atrás para recargarse en el cuero del sillón, mordió la parte inferior de su mejilla—, le dije que le iba a mantener al tanto por fotos pero que no le iba a decir en lo que estaba trabajando, por mi bien, tampoco quiero que se la vivan preocupados estos meses.

— Ahre, así se empieza Julie, verás que todo saldrá muy bien, te lo aseguro.

— Dale Mati.

Le dedicó una pequeña sonrisa para girarse. Juani se estaba tomando fotos para después ir corriendo a tuitearlas, el móvil de la chica vibró mostrando la notificación de Juani y su foto que había presenciado, ella rió al leer el contexto de la selfie en donde decía que no estaba muerto, que se le había muerto el internet, que no se preocuparan por el que iba a regresar con todo mientras podía.

Locos | Enzo VogrincicDonde viven las historias. Descúbrelo ahora