14

12.2K 1K 158
                                    

↳ Ella es lluvia, no de la cual te refugias sino de aquella en la que bailas— Ron Israel

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Ella es lluvia, no de la cual
te refugias sino de aquella
en la que bailas
Ron Israel











portada bella hecha por:
ntlksll vayan a seguirla 💗











Julie y Enzo se habían desvelado por la noche, ella le comentó varios datos curiosos sobre Ariana Grande, le recomendó un par de canciones, le había prometido crearle alguna playlist en Spotify con puras canciones de la artista para que en el camino hacia Montevideo la escuchara, claro que Enzo había aceptado a aquello.

Julie al levantarse estaba que se le volaba la cabeza, tenía un dolor increíble.

Dale Julie, tómate una ducha, levántate, haces la maleta y así para poder desayunar a gusto. Soltó un bufido y se tapó todo el cuerpo con la sábana.

— Dale Julie, levántate y date una ducha fría, es lo mejor que podes hacer —se dijo a su misma, le costaba levantarse porque cada que abría sus ojos estos se volvían a cerrar.

Miro la hora en su móvil, eran las nueve de la mañana.

— Ay la puta mierda —destapó su cuerpo para sentarse en la cama, pero como hizo todo eso de forma rápida, lo único que se causó a ella misma fue un mareo—, si que sos pelotuda Julie... mierda —llevó sus manos a su cabeza, esperó unos segundos para coger su postura.

Minutos después se metió a la ducha.

Por otro lado estaban los chicos quienes ya se estaban alistando. Enzo era un desastre en su cama, estaba perdido en su probablemente, sexto sueño. Incluso Matias y Blas ya se habían tomado una ducha, ya se habían cambiado con ropa cómoda para el viaje y las valijas ya las estaban preparando.

— Hey y a ese que le pasa —Blas le señaló a Matías con su cabeza a Vogrincic.

Matías negó: — No se que pasa, ¿vos que pensas sobre el y la Julie? —guardó un par de camisetas en su valija sin voltearse al chico de rulos.

— ¿Ellos dos tienen algo? —le cuestionó Blas.

— Puede —le respondió Recalt.

— ¿Pero no se llevan diez años? —frunció su ceño—, bueno, no es que esté mal pero me impresionaría si de la nada comienzan a salir, digo, en verdad que ellos dos harían una linda pareja, no me niego, me gusta verlos juntos, combinan tan bien —Blas se volteó para buscar un par de calcetines, sus últimos pares los guardo y aseguró la valija.

— Verdad, opino lo mismo, solo que a veces los dos son re boludos y se les va la onda... pero vaya que, me sentiría re feliz por la Julie si estos dos comienzan a salir, ella merece a alguien digno —Matías se sentó en su cama arqueando su espalda, solo para mirar al flacucho y alto de Blas, quien le daba la espalda.

Locos | Enzo VogrincicDonde viven las historias. Descúbrelo ahora