31

8.1K 833 201
                                    

↳ Se que te quieroporque te cuido y no me cuesta — Andrea Valbuena

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Se que te quiero
porque te cuido y no me
cuesta
Andrea Valbuena














Los chicos se bajaron de los autobuses, descargando sus propias cosas para después ponerlos en un carro especial para así llevarlos dentro del aeropuerto.

Julie al bajar no se pudo juntar con los chicos, pero después de organizarse de una manera cómoda, la castaña se acercó a donde estaban los, estaban sentados ya en la parte de espera para levantarse cuando su vuelo fuese anunciado, aunque no los iban a anunciar debido a que iban a tomar un vuelo especial para ellos mismos, en donde iban a ir todos, absolutamente todos.

— ¿Matías que me has comprado? —se acercó al chico tras ver cómo sostenía una bolsa llena de golosinas.

— Epa Julie, yo no te he comprado nada, anda a preguntarle a Enzo si te ha comprado algo, todo esto es mío, no te voy a compartir, boluda —ella abrió su boca tras escuchar esas palabras de su amigo, puso los ojos en blanco y sin quejase se giró para caminar dentro de una de las tiendas, estaba Enzo allí, viendo el stand de golosinas, ella se puso a su lado metiendo sus manos dentro de los bolsillos de su remera azul.

— ¿Que buscas? —le preguntó Julie con curiosidad, Enzo le miró por corto tiempo para regresar su mirada al stand, atento.

— No encuentro tus golosinas, las gomas esas que habías agarrado —llevó su mano hacia su barbilla para rascársela, negó soltando un bufido, frustrado.

Julie soltó una pequeña risa.

— No importa Enzo, podemos llevar unas sabritas y, una bebida energética.

Julie, con una sonrisa enérgica y electrizante que le ha causado revoltijo a Enzo, se acercó al área de los refrigeradores con todas las bebidas.

— ¿Me podes alcanzar una lechita de chocolate? —la chica si problema, asintió ante el pedido que le había hecho Enzo.

Alcanzó su leche de chocolate que le había pedido y ella esta vez no agarró su bebida energética, agarró un café empaquetado justo como estaba la lechita de chocolate de Enzo.

Los dos avanzaron para pagar sus cosas, Julie era la que iba a pagar esta vez.

— Y nada de quejas Enzo, yo pago —el chico soltó una nerviosa.

— Ta bueno, dale —no se opuso y dejó que ella pagara las cosas—, ¿con quién te ha tocado en el vuelo? —se recargó en el mostrador de lado para poder mirarla.

Ella se puso algo roja por la manera en la que la miraba: — Me ha tocado con Blas y Fran, ¿vos? Ojalá no con Matías porque a ese tarado le encanta estar jodiendo —Enzo soltó una pequeña risa.

— Me ha tocado con Esteban y Juani, y eso tal vez en algún momento podamos cambiar de asiento —ella le miró un corto tiempo ya que le estaban entregando las cosas, ella tomó la bolsa y dio las gracias.

Locos | Enzo VogrincicDonde viven las historias. Descúbrelo ahora