98.

786 104 24

La fiesta estaba yendo bien a pesar de los nervios que habías tenido días antes. El mirar a Niall llevar todo acabo era fascinante; era confidente, extrovertido y lleno de simpatía que tenía a todos en la palma de su mano.

Cuando te había dicho que la fiesta de verano de la disquera estaba por llegar y quería que fueras con él, de inmediato dijiste que no. Definitivamente habría personas importantes ahí y sentías tanta presión hasta el punto en el que sabías que habría oportunidad de que hicieras algo mal que haría ver a Niall de una manera negativa también. Habría directores ejecutivos, productores, empresarios; sin mencionar la cantidad de celebridades y medios de comunicación que también serían invitados, simplemente todo se sentía como una gran responsabilidad.

Pero por supuesto, Niall siendo Niall, había logrado convencerte de acompañarlo dos días después.

Así que ahí estabas, platicando con Olly Murs, pues era al único aparte de Niall que realmente conocías, mientras Niall estaba en una profunda conversación con uno de los tantos señores de traje que había en el lugar.

Una cálida mano al final de tu espalda te hizo girar en busca del dueño y de inmediato te encontraste con el rostro sonriente de Niall tan solo a centímetros del tuyo.

—Siento haberte dejado por tanto rato, estaba platicando con algunos de los ejecutivos por allá.— Explicó antes de dejar un beso rápido en tus labios antes de girar su atención hacia su amigo.— Gracias por mantener a mi chica acompañada, Murs.— Mencionó, dando un rápido apretón de manos con el chico.

Una hora después de haber llegado a la fiesta comenzaste a sentir los nervios desaparecer, todos estaban siendo amables y amigables. Te sentías agradecida de la cantidad de personas que se habían acercado a charlar contigo incluso sin conocerte mientras Niall seguía ocupado con los hombres de negocios. El lugar completo se sentía relajado y sí, la barra libre definitivamente también estaba ayudando.

La primera copa que habías tomado había sido con la pura intención de calmar tus nervios un poco recién cuando habían llegado, pero ahora cada vez que un mesero pasaba cerca de ti, te ofrecía una nueva y hey, ese era  su trabajo así que sería bastante maleducado el no tomarlas, ¿verdad? Tu mano nunca estaba vacía, el alcohol recorría tu sistema libremente y te relajaste por completo, comenzando a disfrutar realmente la fiesta y preguntándote a ti misma sobre qué habías estado nerviosa principalmente.

•••

No estabas segura si eran las punzadas en tu cabeza o el sonido del celular de Niall lo que te despertó; fuera lo que fuera, no era bienvenido. Soltaste un quejido dramáticamente, sintiendo tu cuerpo enfriarse cuando Niall dejó su lugar en la cama a tu lado.

—No contestes.— Murmuraste, tomando las sábanas y envolviéndote más en ellas.

—Es mi manager.— Niall contestó, frunciendo el ceño después de sentarse en la orilla de la cama y tomando su celular de su mesita de noche.— Apenas son las 8 a.m. no puede ser nada bueno si está llamando a esta hora.— Desconectó su celular del cargador y su tono de voz causó que abrieras los ojos de nuevo y te acostaras sobre tu espalda, mirándolo mientras llevaba el celular a su oído.

—¿Hola?— El ceño fruncido de Niall se intensificaba cada vez más mientras la conversación continuaba, la mirada en su rostro era una que nunca habías visto en él.

Te sentaste en la cama con las piernas cruzadas, frunciendo un poco el ceño por su rostro confundido y, al mismo tiempo, por el efecto que habías traído las, tal vez demasiadas, bebidas que habías tenido.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!