76.

1.7K 142 53

Parte 2

11:49 p.m.

Honestamente Niall no tenía idea sobre qué estaba pasando, su mente estaba yendo a mil por hora con pensamientos sobre los eventos que habían sucedido ese día por la tarde. No podía concentrarse en nada de lo que estaba siendo dicho en el estudio y mismo en el que se había estado refugiando desde hace horas.

Un cuaderno estaba sobre su regazo, un bolígrafo en una de su manos, listo para escribir cualquier idea que le viniera a la mente. El único problema era que, ninguna idea estaba saliendo de su mente.

—Hey, hombre. ¿Por qué no vas mejor a casa?— Uno de sus managers sugirió con sus manos sobre los hombros de Niall.— Se está haciendo tarde y estoy seguro de que tu chica debe estar preocupada.

—Sí, claro. Preocupada.— Soltó una risa sarcástica mientras negaba. Cerró el cuaderno y se puso de pie, comenzado a guardar todas las cosas justo en el lugar en donde iban. Nadie dijo nada más porque era bastante obvio para todos los presentes en el estudio que ambos estaban teniendo problemas y simplemente no querían hacer las cosas peor.

—Solo habla con ella.— Jack dijo, no sabiendo si hacia bien en intervenir o simplemente no hacerlo.— Estoy seguro que debe sentirse mal por lo que sea que pasó.

Niall no dijo nada más, simplemente tomó sus cosas y comenzó su camino hacia su auto.

Se subió en el asiento del piloto y ahí se quedó por unos minutos, no sabiendo qué debía de hacer exactamente. Su mente estaba yendo rápidamente con todo tipo de posibilidades. Sus dedos golpeaban débilmente el volante, sus labios estaban entre sus dientes y sus ojos se sentían pesados y cansados. Todo lo que quería hacer era irse a la cama pero el ir a casa significaba hacerle frente a la posibilidad de que ya no estuvieras.

••••

02:31 a.m.

Niall finalmente llegó a su casa y casi tropezó al entrar por la puerta. La cerró y dejó sus llaves en la mesita justo a lado de ella. Caminó hacia la cocina y relleno un vaso con agua antes de caminar hacia la sala, dejó el vaso en la mesita de centro y se quitó la chaqueta, aventandola a una esquina del sofá antes de sentarse en el mismo. Se quitó los tenis y se acostó en el sofá, tomando el control remoto y encendiendo la televisión, pasando de un canal a otro en busca de algo bueno para mirar. Finalmente encontró un partido de fútbol que no tardaría mucho en terminar, no le importaba porque pronto sus ojos comenzaron a cerrarse y cayó en un profundo sueño.

La mañana siguiente Niall no esperaba ser despierto por el sonido del teléfono de la casa sonando, poco a poco abrió los ojos mientras se quejaba un poco por el dolor de cuello debido a la incómoda posición en la que había dormido. Definitivamente se arrepentiría de haberse quedado en el sofá en el algún momento pero justo entonces no le importaba. Su cuerpo se sentía frío y se dio cuenta que ni siquiera había utilizado alguna frazada para cubrirse.

Se levantó de su lugar y caminó por el pasillo en donde estaba el teléfono y lo tomó. Talló un poco sus ojos, aclaró su garganta y lo llevó a su oído.

—¿Hola?— Murmuró, tratando de sonar lo más despierto posible.

—Oh, hola, Niall. Soy Ana, la amiga de ________. —La chica finalmente habló tomando por sorpresa un poco a Niall, ¿por qué una amiga de su novia lo llamaría, pero más que eso, cómo había conseguido el número de su casa?

—Uh, hola. ¿Cómo estás? ¿En qué te puedo ayudar?— Niall preguntó a través del teléfono.

—Eh, solo quería hablar contigo sobre lo qué pasó ayer, _________ est...— Niall sabía a dónde iba esto. Lo molesto un poco el hecho de que tuvieras que irle a contar a alguien que no tenía nada que ver sobre lo que sucedía entre ustedes. Sin importar que fuera tu mejor amiga o alguno de sus amigos, nadie tenia por qué intervenir.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!