75.

1.9K 140 60

Niall y tu habían estado pasando por un tiempo realmente difícil últimamente, no sabías con exactitud cuándo o cómo había comenzado pero parecía que se estaba saliendo de control y no sabías a dónde estaban yendo.

Por otro lado, para Niall, era como si nada estuviera pasando, él seguía haciendo con normalidad lo que amaba y manteniendo su mente lo suficientemente ocupada para de esa manera no tener que preocuparse por cosas que no eran de su trabajo si no era necesario.

Todo lo que tú querías era pasar tiempo con él y aprovechar que ha estado en casa contigo pero siempre había algo que lo mantenía alejado de ti, ya fuera una entrevista, su presencia en una importante reunión o una visita a un club con sus amigos.

Siempre que tenían planeado ir a cenar juntos o tan solo pedir algo de comida por teléfono, relejarse en el sofá mientras miraban alguna película o incluso pasar un buen rato entre las sábanas, algo salía de repente y todo era cancelado con una pequeña disculpa de Niall mientras salía por la puerta principal.

Te recordaste a ti misma que tan solo sería por unas semanas antes de que su atención volviera a ti, te seguías recordando que todo estaría bien y que una vez que arreglara todo lo que tenía que hacer, todo volvería a la normalidad.

No querías ser ese tipo de novia que siempre exigía atención, porque siendo honesta, esa no era la manera en la que tú eras, incluso todo era al contrario, querías ser esa novia que siempre estaba allí para apoyarlo. Pero eso no evitó que te preguntaras si dentro de su apretada agenda se daría cuenta de que te había estado descuidando y, finalmente, haría tiempo para ti.

Era una tarde de viernes y tanto tú como Niall estaban en su casa en Los Ángeles, cada uno haciendo sus cosas. Él te había invitado a que lo acompañaras mientras trabajaba unas semanas en allí porque simplemente no quería que tú estuvieras en Londres mientras él estaba del otro lado del mundo, todo lo había pedido con las palabras de: "será genial pasar algo de tiempo juntos."

Niall estaba en su oficina hablando por teléfono con quien suponías era alguien de la disquera, mientras tú estabas en la cocina terminando de limpiar las últimas cosas que habían utilizado a la hora de la comida. Tan solo esperabas que no le pidieran que fuera al estudio en ese momento porque tenías la esperanza de pasar la tarde juntos ya que había pasado bastante tiempo desde la última vez que tuvieran tiempo para ustedes dos debido a su apretada agenda, aunque sabías lo importante que su trabajo era y la manera en la que los planes podían cambiar; ya tenías 3 años de experiencia de eso. Tratabas de no mostrarlo pero cada vez que Niall cancelaba alguna cita contigo, te lastimaba, sabías que no debía de pasar eso porque desde el momento en el que comenzaron a salir él te lo había explicado, pero no podías evitarlo.

Niall, por el otro lado, no pensaba en nada de eso, para él, su trabajo era lo que lo distraía de pensar en cualquier cosa que no pareciera importante. Él no tenía la intención de hacer esto, y lo sabías, pero aún así te dolía un poco saber que todo lo que le importaba últimamente era su trabajo.

Terminaste de llenar el lavavajillas y saliste de la cocina con dirección a la pequeña oficina de Niall; no sin antes asegurarte de vaciar el agua en el fregador y volver a rellenarlo con agua limpia. Tenías la esperanza de que Niall quisiera aunque sea mirar una película.

Te paraste en el marco de la puerta de la oficina y miraste el interior. La pequeña habitación que habías limpiado por la mañana estaba hecha un desorden. La chaqueta de Niall estaba sobre una pequeña mesa en la esquina del lugar, sus tenis estaban tirados en el suelo, uno de los cajones del escritorio estaba abierto y dentro de él estaba todo revuelto y la taza de café que Niall se había llevado del comedor estaba a su lado en el escritorio. En el otro lado del lugar, estaba Niall sentado frente al escritorio, su celular estaba entre su oído y su hombro y sus largos dedos escribían rápidamente en el teclado de su laptop.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!