❝ El Quarter Quell.❞

― Quiero morir Devon, quiero morir ―Lloro amargamente contra su pecho y el me aprieta fuerte contra el, como si quisiera transmitirme cuando valgo para el.

― No digas eso ―Dice con un hilo tembloroso en su voz.

― No me deja en paz, Devon, quiero morir, ya no quiero que me moleste ―Sollozo― Quiero estar tranquila.

El ya no dice nada luego de eso, sabe a que me refiero. Me deja llorar por mucho tiempo en su pecho hasta que me calmo, cuando mi cerebro me conecta de nuevo a la realidad, me encuentro mirando la vitrina de la puerta, suelto un suspiro.

― ¿Mejor? ―Pregunta en mi oido. Yo asiento. Me siento a su lado en el piso, contra la pared, y recuesto mi cabeza en su hombro, saturada de mis emociones y de mis pensamientos. Cierro los ojos y suspiro de nuevo, eso me hace reír y a Devon también. ― ¿Ya no quieres morir? ―Lo miro y el me mira por mucho tiempo, luego comenzamos a reír un poco y niego con la cabeza hasta que la risa de evapora.

― Ya no ―Le contesto y el asiente.

― Nova yo.. ―Carraspea la garganta― Vine a disculparme ―Me mira― Lo que te dije..Como me comporte contigo.. eso no hace un amigo, y tienes razón en lo que dices, Yo.. no sé qué me paso.. Estaba celoso ―admite y me mira a los ojos― Estaba celoso de como eran entre ustedes, tan enojado conmigo mismo y contigo porque ellos habían ganado en segundos, lo que yo había tardado en ganar años.

― ¿Y qué es? ―Le pregunto confundida.

― Tu amistad ―Dice, y me sorprende― Tu confianza, tu complicidad, tu sonrisa..¿Tienes idea de cuanto me esfuerzo para sacarte una sonrisa, Nova? ―Dice y yo niego totalmente asombrada por lo que está diciendo― Pues me esfuerzo mucho, sacarte una sonrisa a ti, es como ganar la lotería para mí..Sabes antes pensaba que yo no tenia razones para vivir..Pero luego de los juegos, luego de conocerte a ti, descubrí que..Nova yo.. ―toma aire y exhala su respuesta― Vivo por ti.

Abro la boca y mis cejas se disparan al cielo;― Devon.. yo.. ―El niega con la cabeza y sonríe levemente.

― Solo quería que lo supieras ―Dice en voz baja― Así que..¿Me perdonas? ―Lo miro y le asiento sonriendo. El también sonríe y sus hoyuelos se le marcan en las mejillas.

― Deberías sonreír más ―le aprieto una mejilla― Te sienta bien.

Ambos nos sonreímos y el asiente;― Solo si lo haces tú.

― De acuerdo ―Le digo y sellamos la promesa con un abrazo.

(..)

Dos semanas después todo se volvio más tranquilo. Hago las cosas que hacia de costumbre pero con una leve diferencia, con un poco más de felicidad. Aveces me siento en la sala por las tardes y veo las fotos que me quite con los chicos en el Distrito 12, y eso, mas que todo me hace sonreír.

Nightmares ➽ Finnick Odair. [#1]¡Lee esta historia GRATIS!