XI.

1.8K 168 18

❝ Señales.❞


Luego de esa despedida, el camino al distrito doce se hacía cada vez más corto, no podía esperar a llegar y sin embargo no quería llegar.

No podía dejar de imaginar la reacción de la familia de Katniss, aunque solo son su madre y su hermana, y según me hablo de ella, dice que estarán muy felices.

Pero hay un pensamiento que me tiene bastante entretenida, Gale.

El mejor amigo de Katniss. El mismo que repudia y despotrica contra el
capitolio cuando están a las afueras del Distrito 12, en las profundidades del bosque.

Sinceramente, no me importa lo que piense ni lo que diga de mí, ya estoy bastante acostumbrada a escuchar idioteces sobre mi vida entera, pero hay algo en lo que dijo Katniss que me hace creer que va a desafiarme verbalmente todo el tiempo.

Y no es que yo sea demasiado de callarme.

Estoy sentada en uno de los sillones del comedor y con medida que nos acercamos al Distrito 12, el clima comienza a cambiar gradualmente, empiezan a aparecer nubes y en el horizonte puedo ver claramente que nos estamos acercando a una tormenta, sin embargo, aparto rápidamente la vista, porque con la velocidad que el tren tiene, logra marearme. 

Para cuando me recupero, la luz de los relámpagos ya iluminaba al suelo del lugar.

Recuerdo que cuando era pequeña, les temía mucho a las tormentas, en especial a los relámpagos. Es tan. . . tonto a lo que tememos cuando somos pequeños, cuando crecemos simplemente hubiéramos deseado temerle a tormentas siempre, y que nuestros padres jamás hayan soltado nuestras manos en realidad. 

Suelto un suspiro cuando pienso que todo parece más fácil cuando tenemos a las personas que nos aman cerca, y tan pesado cuando no tenemos a nadie con quien llevar la carga que tenemos en el interior.

Para entonces, la voz de mi padre y la canción ya se estaban reproduciendo en mi cabeza. 

En lo más profundo del prado, allí, bajo el sauce,

Hay un lecho de hierba, una almohada verde suave;

Recuéstate en ella, cierra los ojos sin miedo y, cuando los abras, el sol estará en el cielo.

Este sol te protege y te da calor, las margaritas te cuidan y te dan amor,

Tus sueños son dulces y se harán realidad y mi amor por ti aquí perdurará.

En lo más profundo del prado, bien oculta, hay una capa de hojas, un rayo de luna.

Olvida tus penas y calma tu alma, pues por la mañana todo estará en calma.

Este sol te protege y te da calor, las margaritas te cuidan y te dan amor.

Tus sueños son dulces y se harán realidad, y mi amor por ti aquí perdurará.

Nightmares ➽ Finnick Odair. [#1]¡Lee esta historia GRATIS!