❝ El sobre.❞




«― Nova, tú sabes lo que hay ahí ―Dice Heather. La compañera de James y mí mentora.

Siento una desesperación espontánea y muy fuerte en mi pecho que me obliga a caminar de un lado a otro en la habitación en la que estamos. Es totalmente blanca y hay una mesa con dos sillas en medio, estoy en una bata de hospital, tal y cómo cuando gané los juegos. Ella tiene un saco de fuerza y enormes ojeras bajo los ojos.

«Me estoy volviendo loca» pienso.

Llevo mis manos a mi cabeza y un nudo se forma en mi garganta. ¡Debe decírmelo! ¡Ella debe decírmelo! ¡O nos matarán a todos!;― ¡Heather qué es lo que hay ahí! ―Exijo. Y a la vez no sé qué es lo que estoy exigiendo.

Ella me dedica una mirada pérdida y una sonrisa que más bien parece una mueca demente, aparece en su rostro; ― Eres inteligente, Nova, podrás hacerlo tú sola ―Dice y comienza a reír eufórica, pero la risa para y se convierte en un llanto amargo.

Me acerco corriendo hasta ella y me pongo en cuclillas ante ella, pongo un mechón tras de su oreja. Ella no me mira. Se volvió loca. Las lágrimas descienden por su rostro y yo también comienzo a llorar;― Heather, qué fue lo que te hicieron ―Mi voz prende de un hilo. Tan débil y triste.

Acaricio su rostro y justo en ese momento veo como una bala atraviesa su cabeza, salpicándome de su sangre y dejándola sin vida.

Su cabeza cae hacia atrás, colgando y está con los ojos abiertos, pero sin ningún brillo o señal de vida en el.

Veo mi bata, que está cubierta de sangre y comienzo a gritar y a temblar, me paro del suelo y comienzo a correr. Corro cómo nunca por un largo pasillo que nunca termina y cuando siento que estoy cerca de terminar resbalo por un liquido caliente y espeso en el piso.

Observo mis manos. «Sangre» pienso y comienzo a temblar. «Su sangre» corrijo y comienzo a llorar. «Es la sangre de Heather. Yo la maté» Un grito desgarrador sale desde lo más profundo de mi ser y escucho carcajadas. Sus carcajadas. Las carcajadas de Snow.

― ¡Nova! ―La voz de mi madre grita mi nombre.

― ¡Mamá!.

― ¡Nova! ―Dice otra vez.

― ¡MAMÁ!.

― ¡NOVA! ―Gritan voces familiares y entonces. . .»

Despierto.

Abro los ojos y me siento en la cama de golpe. Toco una y otra vez mi rostro y mi ropa buscando alguna señal de sangre en ella.

Nada.

Nightmares ➽ Finnick Odair. [#1]¡Lee esta historia GRATIS!