❝ Soy Devon❞

Dijeron que fue un accidente

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Dijeron que fue un accidente.

Después de que me dejaron inconsciente, les dio tiempo suficiente para crear una cortina para el asesinato de mi familia. Literalmente, descarrilaron a un tren y lo hicieron estallar en pedazos para que el supuesto accidente, sea creíble para todos, y lo fue.

Montaron fotografías excelentes y noticias que convencieron a todo el mundo. Especificaron que los muertos fueron, mis padres, hermanos, y mi mentor, y que la única sobreviviente, fui yo. Crearon títulos tan extraordinariamente convincentes, tanto que considere, que si no fuera yo, quizá me lo creería.

"Tren vencedor se descarrila."

"Tributo, única sobreviviente."

"Kreane, ave fénix."

"Nova Kreane, más que vencedora, sobreviviente."

El último titulo me hizo recordar todas aquellas veces que oí hablando a los mentores de otros tributos, que también son vencedores, atribuyendo el hecho de que ganar los juegos del hambre no es ganar, si no sobrevivir.

Y que cualquiera que sobreviva debería sentirse afortunado.

Pero yo no me siento así.

Y menos viendo como la tierra traga a los ataúdes de mi familia.

La lluvia cae copiosamente en el distrito, y afortunadamente, es lo suficientemente fuerte para que ningún curioso se asome a mirar ni a murmurar. Las lagrimas caen silenciosamente por mis mejillas, maquilladas por la lluvia y el viento.

Estoy empapada, y quizá tenga frío, pero ahora mismo, no hay otra cosa me importe más que sus restos mortales, al menos tengan el descanso que merecen, y rezando interiormente, para que sus almas encuentren la paz, después de tan cruel final.

Cuando la tierra termina por cubrir las cuatro fozas, el encargado se retira dejándome sola. A James lo habían enterrado ayer, pero no me moleste en acercarme, sabía que su familia esta al tanto de lo que paso, y que no me quieren cerca de ellos, ni de cerca de él, ni si quiera en el cementerio.

Un sollozo se me escapa de mis labios, cuando caigo en la cuenta de que estoy completamente sola, y que cuando regrese a casa, nadie estará esperando por mi. Las lagrimas comienzan a brotar de nuevo, y mi labio inferior tiembla horriblemente, siento como el calor se apoderan del borde de mis parpados, para rápidamente ser llenadas por lágrimas, y que posteriormente, estas se deslicen fuera.

Mi pecho siente un tipo de opresión que nunca había sentido en mi vida. Me quema, y me hace querer gritar de dolor y de la impotencia que siento ahora mismo.

De un momento a otro, la lluvia deja de caer sobre mi, y miro hacia arriba. No me había dado cuenta de que alguien había extendido un paraguas sobre mi cabeza, así como no me había dado cuenta de que alguien se acerco a mi.

Nightmares ➽ Finnick Odair. [#1]¡Lee esta historia GRATIS!