- Capitulo 28-

1.2K 68 1

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

-Buenos días clase- ¿Qué no se sabía otra frase? Todos comenzaron a sentarse en sus respectivos asientos, excepto ella que aún no regresaba. - ¿Quién te pregunto? A nadie le interesa si está o no- mi voz interna me reclamo. Tenía razón. -Hoy veremos el último capítulo de...- ¿más capítulos?

- ¿Pu-Puedo entrar?- tartamudeo ¿nerviosa?

-Llega tarde una vez más Smith- le recordó, aunque seguramente lo hacía intencionalmente solo para atraer la atención. Tan típico de ella. Ese vestido rosado un poco arriba de las rodillas no podía quedarse sin lucir. Patético ¿no?

-Lo siento- se disculpó y entro caminando hacia su lugar de siempre.

Tomo su bolso negro y saco su celular, comenzó a teclear rápidamente, seguramente un mensaje. Lo dejo sobre el banco y miraba hacia Luis quien volteo hacia abajo y saco su celular, leyó y rio. Regrese mi mirada a Yonhary quien ahora estaba concentrada en su libreta dibujando. Mordía su labio inferior mientras que la pluma en su mano no se detenía, acomodaba su cabello de vez en cuando y levantaba su mirada hacia el maestro, quien no paraba de hablar.

Un golpe en mi espalda me hizo reaccionar, me había quedado viéndola.

-No me digas que eres otro de los que andan tras ese vestido rosa...

-Quieres callarte Cristian- le dije de mala gana.

-Pues tan siquiera disimula- hablábamos en susurros -O Henderson vendrá a reclamar lo suyo- por una extraña razón sentí que la sangre me hervía. Gire hacia él.

-En primera ella no me interesa, si me interesara no me importa "disimular" y el imbécil de Henderson puede venir a reclamar lo que quiera, tenlo por seguro que no se la acaba- no podía hablar más sinceramente.

- ¿Algo que quiera compartir con el resto de la clase Sr. Aldana?- todos voltearon a verme.

-En realidad no- conteste serio acomodándome nuevamente.

-Pues parece que tiene muchas ganas de charlar- ¿Charlar? -Hágame favor de cambiarse a ese lugar- señalo el asiento disponible delante de nadie más y nadie menos que Yonhary.

Con pesadez me puse de pie, ¿Que no podía a ver elegido otro de los cinco asientos vacíos esparcidos en toda el aula?

Pase delante del maestro, no sin perder la oportunidad de acecinarlo con la mirada, note como se encorvaba un poco. -Que estúpido- reí en mi interior.

Pero que difícil era descifrar su mirada, -¿Qué demonios piensa?- me era imposible interpretarlo, su cabeza recargada sobre su brazo derecho. Sus ojos fijamente conectados con los míos. Era la única que no bajaba la mirada al sentir la mía. Incluso Al, con años de conocerme se enojaba cuando la miraba así. "¡Basta!" Me dan ganas de salir corriendo' decía con desespero, era una gran arma. Pero ella parecía divertirle.

Miraba con atención todos mis movimientos, deje caer mi mochila nuevamente y me senté en mi nuevo lugar. Primer error: Recargarme.

-Bienvenido chico malo- dijo con una leve risita y tomo un mechón de cabello de mi nuca, procurando acariciar mi piel.

Cruce mis brazos y me hice hacia adelante recargándome en el banco, para evitar que Yonhary tuviera contacto alguno conmigo. Estaba a punto de quedarme dormido cuando una pequeña bola de papel cayó en la esquina de mi banco.

Lo tome y lo abrí "Dicen que le darás una golpiza al profesor" la letra rosada me indicaba de quien provenía.

Segundo error: Responderle "En realidad se la merece pero no lo haré" sin si quiera disimular lo lance hacia atrás.

Tercer error: Reírme. "Si, también dicen que le tienes miedo" ¿Tenerle miedo? Lentes gigantes, pantalones cafés, suéter anaranjado, corbata de moño. Un nerd completo.

-Basta, ustedes dos ¡Fuera!- demonios.

•La Jugada del Destino• [[TERMINADA]]¡Lee esta historia GRATIS!