- Capitulo 6 -

1.5K 72 0

-Es un idiota- pensé molesta, ahora sí que lo estaba.

--------------------Flashback--------------------

- ¿Estas saliendo con Luis y también con él?- le pregunte amenazantemente a Alison aunque era obvia la respuesta. Ya que fuera del centro comercial intercambiaba saliva con un tipo que no era precisamente Luis.

-Yo... he... Yonha - su nerviosismo la delataba.

-Eres una basura- le dije con asco -Luis te quiere como no tienes una idea y tú le haces esto.

-Cállate, eres la menos indicada para hablar- se armó de valor -Muchas cosas se dicen sobre ti- me acerque peligrosamente ahora las ganas de arrancarle cabello por cabello eran innumerables. -Muchos dicen verte visto pasar por su cama- ella sabía bien que era más que falso.

-Di, escucha y habla lo que quieras- la señale con mi dedo índice -Pero si te acercas a Luis va a ser para comentarle lo sucedido con ese idiota- moví mi cabeza para indicar al tipo que intimidado esperaba a un lado. -Si no yo misma me encargo de ti- la mire fijamente -Sabes que no estoy jugando.

--------------------Fin Flashback--------------------

-Yo no soy la que está tirando quince años de amistad a la basura- dije segura mientras caminaba de regreso al baño.

Deje caer mi ropa en el piso de la ya húmeda habitación, para poder entrar a la regadera. Deje que las gotas de agua se llevaran cualquier rastro de sudor y estrés de mi cuerpo. Estuve dentro por un buen rato. Hasta que creí que ya era hora de salir.

Rodee mi cuerpo con una toalla blanca para después anudar una en mi cabello para lograr que se secara rápidamente.

Abrí el closet, pero gire mi mirada hacia el reloj que se encontraba en la mesa de noche. Las siete diez. Aún tenía veinte minutos para llegar al partido.

- No necesito a Luis, no necesito a nadie- pensé orgullosa.

Volví mi mirada hacia el closet y saque la camiseta del equipo. Era de un color azul marino con un par de líneas blancas. La gire para ver el gran numero 17 "D. HENDERSON".

-Creo que no podre usarla más- musite en mi interior al mismo tiempo que dejaba caer esta al piso. Me puse algo cómodo pero no tanto como para perder el estilo, unos entubados y una blusa un poco suelta pero al mismo tiempo dejando ver mis perfectas curvas.

Ya vestida acomode mi cabello, lo deje suelto dejando libres las no muy marcadas ondas en este. Deje mi fleco recto.

El maquillaje como siempre, ligero. Solo que agregue un poco más de delineador negro. Rize mis pestañas y brillo labial. Mire el reloj, siete veinticinco. -Wow Tiempo record

Tome mi bolso y baje con ligeros brincos las escaleras, llegue a la cocina y les avise a las de limpieza que saldría. De todos modos le dejaría un recado -como siempre- a mi madre para avisarle que salí.

Ahora si tome las llaves de mi auto y salí por la puerta principal. Camine hacia afuera y me encontré con Luis recargado en su auto. Miraba hacia el piso.

Ignore su presencia y camine hacia mi auto, que se encontraba hacia el lado contrario.

-Lo siento- escuche detrás de mí mientras abría la puerta de mi auto -No quise decir eso- mi estómago se estrujo al escucharlo. Era la persona que más apreciaba en el mundo. Era la persona que me hacía sentir querida, apreciada. La única. Y que él me hablara de ese modo me había herido enormemente.

-Pero lo hiciste- volteé a verlo -Sabes lo importante que eres para mí y lo mucho que me duele que TU me digas algo así- no iba a derramar una sola lagrima.

-Enserio Yonha discúlpame, es que ella en realidad me importa- su mirada me lo confirmaba.

-Y ya te lo dije, despreocúpate que yo en tu vida nunca más me meto...- subí al auto y cerré la puerta. Fugazmente lo encendí y partí.

Nunca me había molestado de este modo con él, como todos los "amigos" habíamos tenido discusiones. Pero nunca al grado de hacerme llorar.

Llegue al estacionamiento del campo donde sería el partido. Moví el retrovisor para poder verme, saque el maquillaje de mi bolso para desaparecer todo rastro de lágrimas. Volví a delinear mis ojos ya que se había corrido un poco. Ya lista suspire profundamente y baje del auto.

Caminaba hacia la entrada, la fuerte música de la banda se escuchaba al igual que la mezcla de gritos. Entre y estaba completamente lleno. Seguro estaba por comenzar. Mire hacia las gradas para lograr encontrar algún lugar, hasta que vi que un montón de chicos me hacían señas y me llamaban. Los amigos de Luis.

Reí y subí las escaleras para llegar hacia donde estaban ellos.

-Smith ¿y Luis?- me pregunto Alexis mientras se movían para hacerme un lugar.

-No lo sé- conteste como si nada.

- ¿Iba a salir con la chica nueva no?- le dijo Alan, un simpático güero de ojos verdes.

-Ah cierto- pareció recordar.

- ¿Hey y tu camiseta del equipo?- pregunto el otro castaño tirando levemente del hombro de mi sudadera.

-Francisco no fastidies- le dijo Alan yo solo reí.

-Ya no la quiero- reí -Tal vez se la regale a Débora- todos soltaron una carcajada.

El partido estaba por comenzar, las porristas lideradas por Débora. Iniciaron con sus cantos de apoyo. Y en cuestión de minutos todo el equipo salió corriendo a la cancha.

- ¿Nuevo número?- pregunte - ¿Quién es el treinta y tres? - desde hace tres meses no me había perdido ni un solo juego y no recuerdo un treinta y tres.

-Es Aldana, recién entro al equipo- me informo Alexis.

- ¿Aldana?- pregunte.

-Si... Diego Aldana- confirmo -El tipo rudo ese- soltó una carcajada.

-Ah...

-Dicen que es muy buen jugador, que puede desbancar a... a Daniel- dijo algo inseguro de mencionar su nombre, solo reí.

-Ojala y lo logre- dirige mi mirada hacia el campo donde estaban todos tomando sus posiciones.

Todos permanecían en "silencio" ya que esperaban el inicio del partido cuando se escuchó un chillante grito "¡Vamos Daniel!" solté una carcajada y puse mis manos alrededor de mi boca para formar un altavoz con esta y gritar lo más fuerte que pude ¡Sáquenlo!'.

Las fuertes carcajadas no se hicieron esperar yo solo me volteé fingiendo estar hablando con Alexis ya que todos voltearon hacia nosotros, mientras que los cuatro intentábamos resistirnos las carcajadas.

Regrese mi mirada hacia la cancha y logre ver la fulminante mirada de Daniel era más que obvio que se daría cuenta de quien había sido. De todos modos me da lo mismo.

•La Jugada del Destino• [[TERMINADA]]¡Lee esta historia GRATIS!