- Capitulo 24-

1.3K 62 1

-Tal vez - dijo con una pícara sonrisa.

-No lo creo- conteste segura conectando nuestras miradas.

- ¿Ah no?- preguntó retóricamente.

-No.

- ¿Y por qué no?- regreso a mi cuello tratando de aturdirme nuevamente. Y ¡Aplausos para este chico! Lo estaba logrando.

-Porque tú no eres así - asegure y este saco su rostro de mi cuello para verme a los ojos.

-Tú no sabes nada sobre mí- afirmo serio.

-Estas equivocado lindo- acaricie dulcemente su mejilla -No creas que eres el único que puede juzgar sin conocer- sonreí victoriosa.

- ¿Entonces no crees que sea así?- separo bruscamente mis piernas acomodándose entre ella.

- ¿Que vas a hacer?- hice una cara de terror - ¿Violarme?- pregunte y solté una carcajada.

-No se le llama violación, si tú quieres.

- ¿Que estas queriendo decir Aldana?- levante mi ceja izquierda - ¿Que YO Yonha quiero acostarme contigo? ¡Já!- comencé a reír hasta casi quedar sin aire -Por favor- dije irónica -Si yo quisiera acostarme contigo- cambie mi tono a uno más frio -Ya lo hubiera hecho hace mucho tiempo. - atrape su labio inferior, desatando un sensual beso y justo cuando comenzó a seguirme, corrí mi rostro.

-Te detesto- me dijo con asco.

-Yo más - nuevamente me aproxime a sus labios y esta vez fue él quien se hizo a un lado y se puso de pie. -Lo vez- rápidamente me pare al igual que él y lo abracé por la espalda -Eres un tierno- solté una carcajada y note como quería reír -Mira- le dije rodeándolo -Vamos a llevarnos bien- me pare frente a él.

- ¿Que parte de "No me interesa convivir contigo" no entiendes?- dijo con fastidio.

-Entiendo la frase- sonreí -Pero sé que no lo dices en verdad- moví mi dedo índice alrededor de su nariz como tratando de hacerlo reír -Y sé que muy, muy pero muy adentro- me puse en las puntas de los pies -Quieres "convivir" conmigo.

- Mira como me rio ¡Já!- dijo sarcástico

-Oh vamos Diego- curve mi labio inferior hacia afuera haciendo una mueca de tristeza. -Hasta me compre unas botas de tu estilo- mire hacia abajo viendo las anti glamurosas botas negras.

-Pero yo no soy superficial como tú- enfatizo superficial.

-Bueno entonces por qué no me dejas conocerte e intentas conocerme- sonreí de oreja a oreja.

-Ya te lo dije...

-"No me interesa convivir contigo"- lo interrumpí, terminando la oración que seguramente diría.

Continuamos respondiendo la guía, pero el silencio me mataba, hasta que finalmente conseguí hacerlo hablar. Yo le hacía preguntas y el las respondía, sin embargo se negaba a preguntarme algo.

Su color favorito era el Rojo, comida favorita el pollo, sabe tocar la Guitarra, trabaja en la tienda de música de lunes a domingo y su amigo lo está cubriendo mientras que termina el trabajo conmigo, la chica pelirroja en la tienda de discos es a la que Anna llama Ali, trabaja igual en la tienda y se lleva muy bien con los pequeños. No tiene novia, Y me detesta. Aunque eso ultimo no es algo que yo no supiera, de todos modos me lo recordó.

- ¡Vamos pregúntame ahora tú!- insistí pero él seguía negándose a preguntarme.

-No.

- ¿Por qué no?- dije con voz de niña pequeña -Debe de haber algo que quieres preguntarme- sonreía todo lo que mis mejillas me permitían.

-Ya te dije que no- dios pero como es difícil este chico.

-Anda- pedí nuevamente -Solo una.

- ¿Te callaras si te pregunto?

-Si si si- dije rápidamente.

-Listo- sonrió y se voltio a la guía nuevamente.

- ¿Listo qué?- pregunte sin entender.

-Ya, ya te pregunte que si te callarías si te preguntaba y ya me respondiste, no molestes más- explico sin voltear a verme.

-Que gracioso- dije sarcásticamente.

- ¿Tu y Luis son algo?- rompió el silencio que nuevamente se había apoderado de la sala.

-"Algo" ¿en qué sentido?- pregunte ya que no sabía bien a qué se refería.

-Ósea salen o salieron...- especificó.

-No salimos ni saldremos- explique sin despegar mi mirada -Él es mi mejor amigo, como mi hermano- sonreí inconscientemente - ¿Por qué? ¿Estás celoso?- pregunte divertida, yo ya había aguantado sus "Estas celosa" cuando pregunte por la tal Ali.

-Quisieras- dijo riendo.

-Hey estas riendo- le dije victoriosa.

Tome mi bolso, ya eran las ocho, así que iría por Anna y Jared para después dejarme en mi casa.

- ¿Diego?- le dije ya en el auto.

- ¿Qué?

-Se dice "Mande" grosero- le dije riendo.

-Mande "SeñoritaSoyLaMasEducadaDelMundo".

-Quería preguntarte otra cosa- dije algo intimidada, ante la pregunta que le haría.

-Pues pregunta- dijo seguro viendo el camino.

- ¿Tus...Tus padres fallecieron?

•La Jugada del Destino• [[TERMINADA]]¡Lee esta historia GRATIS!