- Capitulo 7 -

1.4K 63 0

Todas las miradas regresaron al campo y no pudimos evitarlo, todos soltamos las carcajadas que tanto tratábamos de retener.
-Yonha eso se escuchó hasta un kilómetro de aquí- dijo Francisco.
-Era el punto- sonreí.
-Deberías de ser porrista- agrego Alexis.
-Sabes no estaría mal-dije divertida. Eso me ayudaría a acercarme más a "Aldana".
- ¿Enserio?- pregunto incrédulo - ¿Si lo harías?
-Porque no.
El partido finalizo y como era de esperarse, nuestro equipo gano. Alexis tenía razón, Aldana era un muy buen jugador. Daniel no puede distraerse o le quitaran el "trono".

Caminábamos hacia la salida, era muy divertido estar con ellos. En especial las tonterías de Francisco.
-Los alcanzó afuera- les grite -Iré por un bote de agua- les avise y solo escuche un "si" en coro. Camine hacia la tienda que estaba dentro del campo. Compre un bote de agua natural y camine hacia la salida donde me deberían de estar esperando.
-Chicos creo que ya me iré a casa...-dije en cuanto llegue con ellos Alexis volteo hacia mi haciéndose a un lado y me dejo ver a Luis acompañado por una chica. Tengo que aceptarlo, era linda. Su cabello era de un castaño obscuro, lacio y un poco arriba de sus hombros, bonitas facciones, grandes ojos, supongo que de un color café obscuro, debido a la poca luz del lugar no podía distinguir bien. Todos permanecían en silencio.
-Hola, soy Tamara- dijo con una enorme sonrisa mientras tendía su mano hacia mí. Volteé a ver a Luis quien miraba esperando mi reacción.
-Qué alegría- le conteste sarcásticamente, le saque la vuelta y camine hacia donde estaba mi auto.
- ¿Cuál es tu problema?- era la voz de Luis, lo ignore y seguí caminando. - ¿Porque eres así?- me tomo fuertemente del brazo e hizo que girara para verlo de frente.
-Suéltame- le dije mirándolo fijamente
-Porque la trataste así- me reclamo sin soltarme.
- No la trate mal, simplemente no me interesa saber su nombre ni nada de ella y mucho menos si está relacionada contigo- le conteste fríamente.
-Creí que había quedado claro que no me metería en tu vida.
- ¿No la trataste mal?- pregunto irónico - Sabes que...- paso una mano por su rubio cabello -Espero que en realidad lo cumplas y no te metas en mi vida- nuevamente las lágrimas comenzaban a acumularse.
-Eres un estúpido Luis- ya no era rabia, ya no era enojo. Era coraje. Una lagrima resbalo por mi mejilla y por el cambio de su rostro seguramente la había visto.
-Yonha no...- dijo arrepentido, pero antes de darle oportunidad a terminar la oración, me di la vuelta y salí corriendo hacia donde estaba mi auto.
Me recargue en la puerta y me deslice sobre esta hasta quedar sentada en el piso. Puse mis brazos sobre mis rodillas y oculte mi rostro.
Estuve así por unos minutos, tratando de controlar mi enojo. -Eso me gano- dije aun con coraje en mi interior - Eso me gano por preocuparme por otras personas-
- ¿Estás bien?- escuche una voz que me parecía haber escuchado antes. Levante mi mirada para ver de quien se trataba. Rápidamente limpie mis mejillas, eliminando cualquier rastro de lágrimas.
-Si- conteste segura.
-Pues no lo parece- tendió su mano hacia mí para ayudarme a ponerme de pie.
-Yo... yo- perfecto Yonha que mejor que tartamudear como idiota.
-Hey no digas nada- dijo serio -No trato de "socializar" solo pregunte si estabas bien y ya que veo que lo estas. - dicho esto se dio la media vuelta.
-Pero este tipo es más frio que el hielo- pensé mientras veía a Diego alejarse.
Me sacudí ya que estaba llena de tierra. Rodee mi auto y lo aborde.
Entre a casa, me sentía pésimo. Lance mis llaves en la mesa del living y la bolsa la deje en uno de los sillones.
-Te llamo Luis- era la voz de mi madre que provenía desde la sala -Necesita hablar contigo, parecía preocupado- no despegaba su mirada de la laptop - ¿Todo bien?- pregunto.
-No...- conteste cabizbaja.
- ¿Qué sucedió?- la mire incrédula ¿en realidad le interesaba escucharme?
-Discutimos por...- justo sonó su celular, hizo una mueca extraña y me hizo una seña con su mano para que la esperara y atendió el celular. Comenzó a hablar rápidamente, de negocios y cosas que yo simplemente no entendía. La ilusión que había crecido en mí al pensar que me escucharía se esfumo.
-Buenas noches- le susurre para evitar distraerla, solo asintió con la cabeza. Regrese al living y tome solo mi bolso, para después subir a mi habitación.
"Te amo horrible" reí al leer el mensaje de Luis.
Muchos verían algo "extraña" nuestra forma de llevarnos, pero cuando conoces a alguien desde los dos años. La confianza que se forma es inmensa. O al menos eso creía yo.
"Yo no, solo te quiero" le respondí, me deje caer en la cama, ya tenía algo de sueño. Nuevamente comenzó a vibrar el celular. Solo que esta vez no era mensaje.
-Hola, estas tratando de comunicarte con Yonhary Smith, pero su mejor amigo hirió sus sentimientos y está muy triste para responder. - conteste como si fuera una grabación pude escuchar la risa de Luis. -Deja tu mensaje después del tono- dije seguido por un "pi..."
-Yonhary fui un estúpido, jamás debí haberte hablado así. Eres mi mejor amiga, mi hermana, parte de mi familia y sé que solo lo haces porque te importo tanto como tú a mí, así que espero que me disculpes, pero también que me comprendas. Te amo amiga- colgó. -Hay Luis-pensé -Porque intentas solucionar todo con un "te amo amiga"- ahora yo le marque a su celular.
-Estas intentando llamar a Luis Mendoza, pero su mejor amiga está enojada con él, así que está muy ocupado buscando palabras de disculpa para ella, así que deja tu mensaje.
-Valla ya era hora de que buscaras otras palabras, el "te amo" ya no funciona muy bien- dije entre risas -

•La Jugada del Destino• [[TERMINADA]]¡Lee esta historia GRATIS!