Capitulo 20

569 43 9

-¡No me hace ni puta gracia! - gritó Justin exasperando con los brazos.

Su mirada miel fría se posó en mi haciendo que se erizase mi piel en segundos y volvió a caminar por toda la sala de estar.

Y es que, Justin, era capaz de controlar todos mis sentidos, por no hablar de mi cuerpo. Una sola mirada suya llena de lujuria y sería capaz de tenerme rendida ante sus pies desnuda.

-Si no te gusta... No vengas - murmuré actuando tranquilidad.

No lo estaba. Los gritos de Justin me estaban volviendo loca, él me ponía nerviosa viendo ese comportamiento.

Paró en seco mirándome con esos ojos oscuros que ponía siempre que llegaba al límite.

-¿En qué estabas pensando? Te estás tirando a la muerte - preguntó.

¿La verdad? Cuando acepté no pensé en él, si no en las ventajas que iba a tener con la apuesta con John.

-Es mi vida, tu no eres nada mío, ahora - ataqué.

Su mirada se cambió por un tono decepcionado. Le había hecho daño con esas palabras, pero, ¿qué iba a hacer? Tenía cosas a mi favor y algunas en mi contra.

Por mucho que quisiese volver a lo que Justin y yo éramos no iba a volver a pasar.

Como me dijo mi abuela cuando era pequeña y mi perrito, Sonrisas, se había escapado si le amas, déjale ir.

El amor que yo sentía por Justin era fuerte, tan fuerte que me hacia daño en el corazón siempre que no estaba conmigo. Hacia daño que me tocase por que tenía miedo a que esa fuese la ultima vez que sintiese sus manos sobre mi.

-Por mucho que tu no quieras darte cuenta, por mucho que no estemos juntos de nuevo, debo decirte que sigo queriéndote como lo hice el jodido primer día que te vi - habló con serenidad.

Cerré los ojos. Eso se había clavado en mi corazón como si fuesen espinas. Dolían, esas palabras me estaban doliendo.

Me la estaba devolviendo, de otra forma como yo lo había hecho.

Quería huir, como siempre lo había estado haciendo, sin embargo no ganaba nada esta vez.

Tenía a Jake en una de las habitaciones durmiendo, no podía dejarlo solo por que necesitase un tiempo conmigo misma a solas.

-Mírame Kate - ordenó Justin.

Tardé unos minutos en recomponerme. Si los abría, alguna que otra lágrima iba a salir y no quería romper a llorar delante de él.

Me tranquilicé y abrí los ojos mirándolo, de nuevo, con esa mirada tranquila.

-Me voy a dormir - farfullé casi audible.

Comencé a caminar y sentí en mi nuca su mirada de desconcierto, de desesperación.

-¿Y ya está? ¿Vas a dejarlo así? Es tu vida y haces lo que quieres sin pensar en los demás y menos en los que les importas - atacó.

-¿Crees que soy egoísta por haber aceptado una jodida carrera? - pregunté girándome con los brazos cruzados.

-Lo haces - él me hablaba en serio.

-¿Crees que soy egoísta? No puedo ser egoísta. Si fuese egoísta, justo en el segundo que te vi hubiese corrido a tus brazos y tú mismo lo sabes - exasperé - no puedo ser egoísta cuando tengo un hijo.

-¿Y no lo estás siendo ahora? ¿Y si te llega pasar algo? Vas a dejar a Jake solo - ese ataque dolió.

-Sé lo que estoy haciendo - respondí.

Vuela Libre #2 (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!