Capitulo 2

1.3K 48 5

BIEN. POR FIN. He visto demasiados comentarios. Todas estáis igual. ¿Quién es Jake? Bien. Pues lo vais a saber ahora mismo, en este capitulo.
Me gustaría que leyeseis el final por que hay sorpresa. Ya sabéis, lo negrito.
Sin nada más que añadir...

Estaba que echaba humo, odiaba totalmente a John y a su jodida mierda de cada mañana. Uno de sus ligues se estaba duchando cuando yo tenía exactamente treinta minutos para salir si no llegaba tarde al trabajo. Y lo peor era que sus ligues solían tardar más de lo que tardarían en la cama.
Golpeé la puerta del baño mientras maldecía a la mujer que estaba en el otro lado para que saliese pronto o la mataba por mi misma. De eso, sentí los pequeños pasos de Jake detrás de mi gritando que se estaba meando y si no se daban prisa iba a mearse encima. Lo que faltaba, ¿qué le iba a decir a mi jefa? 'Sra. Johnson he llegado más tarde por que Jake se había meado encima'. Suerte tenía que ella me ayudaba bastante con Jake y con la vida tan complicada que ella decía que yo tenía.
Tres segundos más y la puerta se abrió de par en par saliendo vapor del baño. La delgaducha rubia salió en ropa interior y con una de las toallas en la mano. Me miró de arriba abajo y chasqueó la lengua.
-Lo siento, no controlé el tiempo - dijo con un acento extraño.
-¡Me voy hacer pipí! - gritó Jake.
El pequeñín corrió hasta la puerta sin poder ver por el vapor, pero escuché su suspiro de que había llegado sano y salvo a mear sin problemas. Y antes de entrar yo, miré a la rubia por ultima vez que seguía mirándome y me dirigí dentro.
-Eres muy guapa, ¿eres rubia natural? - preguntó ella detrás de mi.
-No, yo solía ser morena - contesté sin girarme.
-Vaya, te queda bien ese rubio, el problema es que a los hombres no les gustan las teñidas - quería chincharme la muy zorra.
-¿Y quién lo dice? Ellos se dejan guiar por unas buenas tetas y un buen culo. Cosa que a ti te falta y te sobra.
Cerré la puerta en sus narices antes que la rubia extranjera pudiese contestarme. Directamente abrí la pequeña ventana del baño para que el vapor saliese y poder ventilar lo que había causado esa mujer. Odiaba completamente a Allison, cambió a John, y John me llenaba la casa de putas todos los jodidos días.
Cuando todo el vapor se fue, me encontré a Jake de pie cruzado de brazos y negándome con la cabeza. Mientras dejaba mi ropa en la pica del baño reía por lo que realmente quería decir. Me estaba echando la bronca por ser irrespetuosa con una mujer, cuando yo siempre le decía que debía ser bueno con los demás. Él era uno de esos niños tan listos que no hacía falta ni siquiera estar encima de él, pero yo lo quería. Estaba totalmente feliz tenerlo a mi lado.
-Saldré de la ducha en diez minutos. Para entonces, te quiero vestido, arreglado y en la cocina para esperar tu desayuno - le dije.
-No quiero nana - se quejó negando su pequeña cabeza y como su pelo carbón que le caía por la frente le volaba
Todavía recuerdo su primera palabra. Él tenía ya, un amplio libro de palabras dichas, pero seguía llamándome nana. Al principio me llamó mamá, pero cuando me preguntó un día poco después de cumplir sus dos años, le dije que yo era su hermana. Tal y como era cierto. Mamá había tenido una aventura y en vez de ponerse protección o buscar alternativas, quiso tener al niño, pero nunca lo cuidó. Así que, por la edad que tenía, tuve la opción de ser su tutora legal sin problemas. Y ahí estaba. Cuidando a mi hermano, que me llamaba nana, o a veces mama por que él realmente deseaba tener a una familia y no nuestra familia-no-sangre-disfuncional.
Nunca quise mentirle desde el primer momento, donde yo le decía que era su madre hasta que cumpliese una edad razonable y hacerlo. Sabía que mi actitud de hacerle saber que yo era su hermana tan temprano no era bueno, pero antes de una mentira, prefería decirle la verdad.
Nunca pataleó por ello, nunca preguntó por mamá, sólo existía yo para el pequeño así que al fin y al cabo la idea de hacerlo pronto, tampoco estaba yendo tan mal.
Jake, igualmente, hablaba de mi como si fuese una gran madre salvadora. Tal vez no tuviese la capacidad de imaginar en sí ese tema.
Si él era feliz, yo lo era. Totalmente.


-¡Jake! - le grité cuando este estaba por coger un trozo de pizza.
Soltó rápido el trozo dejándolo de nuevo en su caja original y mirándome con esa mirada de ángel que tan bien sabía hacer, pero esta vez, no me ablandaría.
Caminé hasta la cocina, lo subí al taburete que había en frente de la mesa americana y busqué el bol, los cereales y la leche. Una vez encontrados, dejé el bol delante de Jake y vertí la leche y luego unos cuantos cereales. 'Comprar leche, queda poca' pensé.
-Buenos días Jakie J - dijo Trenton.
Como cada mañana, a las siete, Trenton entraba por la puerta después de pasarse toda la noche trabajando, desayunaba con Jake y conmigo, recogía algunas cosas y se marchaba a la cama. Poco podía quejarme de mis compañeros de piso. Sobretodo de Trenton, era quien ayudaba con Jake a la hora de llevarlo a cualquier parte, aun que detrás de todo eso estaban sus intentos de ligar con madres solteras.
-Trent, dile que no lo haga - dijo Jake haciendo pucheros.
-Es lo que te toca, Trenton duerme por las mañanas, Jenna, Owen y Andrea nunca están en casa a estas horas. John, está de resaca y Geo no viene hasta las once de la mañana. No puedo dejarte solo - le expliqué.
-La Sra. Johnson... - Trenton le interrumpió cansado.
-Jake, basta, tienes que ir. Me encantaría no estar en esta situación, pero es lo que hay y tenemos que aguantar - apoyó Trenton.
-Sólo es hoy. Mañana es sábado Jake, podremos descansar.
Jake no habló más, estaba enfadado, pero aun así entendió lo que estábamos diciendo. Si fuese por mi, yo no tendría dos trabajos para poder vivir, pero, si no, estaría justo en la calle viviendo sin nada. Jake seguía mirando hacía el plato y comiendo sus cereales. Yo miré a Trenton que asentía sabiendo que Jake estaba bien.
-¿Has hablado con John? - le pregunté a Trenton.
-Se niega a pagar. Dice que, como no consigue dinero, no puede hacer nada.
-Le estamos pagando todo, Trent, no voy a dejar que sea un chupa sangre como lo lleva siendo por meses.
-Si no se pone las pilas, seguro que tendremos problemas. El casero quiere ver como todos aportamos nuestro porcentaje.
-No creo que le pueda sosegar más - añadí.
Entonces, como cada mañana. Comenzamos a escuchar los golpes de John y su ligue del día retomando lo de la noche anterior. Hice mi camino a las escaleras obligando a Trenton que pusiese a Jake en el coche mientras yo hablaba con John.
John estaba viviendo gratis en esa casa de locos, él no tenía trabajo pero era un gasto doble ya que teníamos que contar con la cena de su ligue y el desayuno. Y eso, todos los días. Ya le había amenazado unas cuantas veces que debía traer el dinero correspondiente que teníamos todos para pagar el piso.
Abrí la puerta encontrándome con la imagen de, la rubia tumbada en el colchón con los ojos tapados y si no veía mal, tenía puestos unos auriculares. John que gruñía mientras embestía a la mujer y los dos tranquilamente como si solo existiesen ellos. Esa imagen ya la había visto demasiado no solo en tercera persona, era normal que, cualquier persona de nuestra edad fuese un adicto al sexo, pero John se estaba pasando de la ralla.
-¡John! - le grité.
-Joder Kate - gruñó sin dejar de hacer lo que estaba haciendo.
-¿Cuándo cojones vas a buscar un trabajo? - me crucé de brazos
-No es mi culpa que nadie me contrate.
-John, te pasas todo el puto día follando con rubias extranjeras que tienen un puto parecido a Allison sólo por que sigues sin avanzar que te ha dejado. Vuelve a la puta vida real. Necesitamos dinero.
-No nombres a Allison - volvió a gruñir acompañado de un gemido de la rubia.
-Simple John, si el lunes no me traes todo el dinero te marchas. Necesito cuidar a Jake y no cuidarte a ti.
Cerré la puerta y respiré hondo. Eso me dolía. Dejó de ser mi mejor amigo, o hermano, mucho tiempo atrás. Primero, se volvió loco con Allison y luego, luego se volvió loco por el sexo, solo por que creía que ese era el único remedio que él iba a tener. No iba a culparlo. A mi también me hicieron daño en el amor, pero, eso no me impidió seguir adelante con mi vida. John había cambiado tanto que incluso ninguno podía reconocerlo. El amor cambia, te hace hacer locuras.
Dejé de pensar en como iba hacer para poder compaginar el cumpleaños de Jake, justo el mes siguiente y el extra de verano. Decidí ir a la calle. El dinero me estaba volviendo loca. Si pensaba en como estaba años atrás, justo cuando tenía dieciocho, podía asegurar que no me estaba muriendo de hambre. Las carreras siempre fueron una ayuda económica.
-¿Todo bien? - preguntó Trenton.
-Le he dado un ultimátum - contesté abriendo la puerta del coche - si no da el dinero antes del lunes, lo echo. Ya no puedo hacer más.
-Él no está haciendo nada cuando nosotros nos descabezamos incluso por Jake, cuando ni siquiera es nuestro hermano.
-John cambió desde la ruptura con Allison. Tanto como ella lo hizo. Sólo hay que verla en la universidad. Pero, eso no importa. Puede tener un trabajo mientras está todo el día de mujer en mujer.
-Va a terminar peor de como empezó.
-No escucha a nadie - me hundí de hombros.
-Ve a dejar a Jake a la guardería. Nos vemos luego Kate.
Me monté en el coche y lo arranqué, sin antes comprobar que Jake estaba bien atado. Salí y fui directa a la carretera que llevaba a la guardería de Jake. Una guardería que me costaba bastante al mes, pero era mi única manera de mantener a Jake ocupado y no a mi lado en cada trabajo que hacía. Podía decir, que yo no tenía pensado en tener hijos después de experimentar con Jake. Es un gran gasto económico y tiempo. Mucho tiempo.
-Kate, ¿puedo mormir? - preguntó una vocecita.
-No Jakie, llegamos en dos minutos - contesté.
-Me hago caca - se quejó retorciéndose en su asiento apto para niños.
-No cuela Jake - dije yo imparcial.
-No me gusta - se cruzó de brazos e hizo pucheros.
-Me haces esto más difícil de lo que es. Por favor, sólo hoy, queda menos de un mes para que lo termines y sean navidades - expliqué.
Aparqué el coche en la entrada de la guardería donde Jake permanecía. Salí del coche, para abrir la puerta de atrás, desatar a Jake y ponerlo en el suelo. Él rápidamente salió corriendo hacía un grupo de niños olvidándose completamente de todo. Sabía lo difícil que era para él seguir en una guardería cuando quería estar en casa.
-Pórtate bien, ¿sí? - le pedí mientras cerraba la puerta.
-¿Vendrás a buscarme? - preguntó él.
-Siempre lo hago - le guiñé el ojo.

Tenía suerte al tener una jefa que realmente entendía mi situación, incluso ella me ayudaba más fuera de mi casa de lo que yo era capaz de pedir. Y estaba llegando unos cuantos minutos tarde a trabajar, pero, Jake se había demorado más de lo que creía en entrar. Habían días que él no me ponía nada fácil seguir, era un crío, podía entenderlo.
Cuando aparqué en el estacionamiento donde solo se permitía a los trabajadores de esa casa me di el lujo de correr. Había decidido ponerme aquel día mis Jeffrey. Mala elección si sabía que me iba a tocar trabajar demasiado.
-Lo siento, lo siento - dije entrando por la puerta de la cocina.
-¿Jake? - preguntó Alex.
Un compañero de universidad-trabajo, moreno, alto, delgado. Realmente era todo lo que me gustaba de un hombre - y no era que estaba buscando cualquier hombre que se pareciese lo menos posible a aquel castaño - pero lo que enamoraba era aquella personalidad suya de chico bueno. Alex estaba terminando uno de los trabajos que debería haberme tocado a mi, estaba limpiando el desayuno del gran señor de la casa, el señor Mallete.
-Sí, hoy me lo ha puesto muy difícil - suspiré.
-La señora Johnson no está, ha tenido que ir hacer unos recados, tranquila, estas cubierta - me explicó.
-Gracias - le sonreí.
-Pero... Hay algo que te va a pedir.
-No quiero ir a limpiar a los baños, es muy... Rastrero - me quejé.
-Es diferente. El señor Mallete tiene fiesta la semana que viene, al parecer su hijo va a celebrar su cumpleaños por todo lo alto y aquí. Necesitan todo el servicio.
-¿Y qué tiene que ver conmigo? - pregunté. Aun que sabía por donde iba.
-Él ha estado buscando una bar girl para la semana que viene, pero no ha encontrado una que se ciñese a sus expectativas. Luego, pensó en ti.
-Bien, me va a tocar trabajar toda la noche con una panda de snops medio borrachos, ¿no? - pregunté.
-No solo a ti. Yo seré quien de vueltas por toda la sala. No sé que es peor.
-Podremos apoyarnos mutuamente - sonreí.
-Podemos - contestó sonriendo.
-¿Y hay un traje especial? Ya sabes, uno de esos tipo soy una camarera pero parezco más una prostituta?
-Kate - Alex rió - has dado en el clavo. Está justo en la lavandería.
-Te lo ruego Alex, si viene algún baboso, sácalo, si no, le patearé el trasero.
-Esa vena tuya de chica mala sigue por ahí. No puede salir esa noche.
-Nadie conoce a la buena de Kate.
-No, ni yo - acordó.
Alex siempre preguntaba sobre mi pasado, él había estado oyendo los rumores de la universidad que yo era una especie de bicho raro. Al parecer, Allison había estado hablando de mi demasiado. Y eso me di cuenta hará unas semanas atrás, ella era quien empezaba los rumores. Media universidad conocía mi sobrenombre, Kate Wells. Y a partir de ahí, encontraron que no era exactamente lo que estaba demostrando que era. Pero eso ya formaba parte de mi pasado. Maduré y lo hice de una manera que me gustaba, entre comillas, podría haber sido de otra manera, sin embargo, estaba feliz con mi elección. Las carreras ya no eran sanas para mi. A la edad de diecinueve años las dejé. Fue cuando nos mudamos todos a California a vivir el típico sueño de fiesta mientras hacíamos vida normal. Pero las cosas se torcieron bastante.
Por no decir que todo iba bien hasta que mi madre me llamó un día diciendo que estaba en pleno hospital de California teniendo a un niño.
Ahí fue cuando cambió todo. Tenía que ocuparme de otra vida.


----

Estoy viendo que este capitulo es un poco soso y no tiene nada. Sé que estáis deseando como locas que Kate se vuelva a encontrar con Axel. Tranquilas, hasta dentro de dos capítulos.
Pero, hoy me he levantado - por poco, por que no he dormido una mierda - y me he dicho a mi misma 'Bien Nels, ¿por qué no les pones dos capítulos en vez de uno?
Así que mas tarde, tal vez antes de irme a dormir o si no me da tiempo. PROMETO hacerlo mañana, subiré el tercero.
Donde hay más acción. Sé que deseáis que sea diferente, pero es normal que los primeros capítulos sean la introducción a la historia.
Aun así, para el miércoles que viene. El personaje que tanto deseáis estará de vuelta.
Aun ponga otro capitulo, quiero que avasalléis los comentarios y los votos.
No digo más.
Hasta luego amores ._./

Vuela Libre #2 (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!