Capitulo 25

487 38 14

La piedra se iba haciendo cada vez más pequeña, en algunas zonas sentía la liberación y era capaz de volver a sentir como respiraba.

Seguía viva, de alguna manera u otra, lo estaba.

También había conseguido poder escuchar algo, al menos eran artilugios y murmullos de una voz masculina.

Eso podría ser una buena señal, como también podría ser una mala.

No obstante, no estaba tan pesimista como de costumbre y creía en que eso podría ser bueno. Necesitaba que fuese bueno.

Después de lo que yo creía como días u horas, escuché algo, palabras extrañas, una voz familiar y otra conocida.

De repente, sentí en mi pierna un dolor agudo, de ahí, poco a poco, mi cuerpo se conectaba conmigo. El dolor, la intensidad, el malestar regresaban.

La oscuridad había terminado por un tiempo para mi.

Y ahí fue mi señal para tratar de abrir los ojos poco a poco.

La luz del sol entraba por una pequeña ventana y me cegaba completamente.

Mi vista era borrosa y tuve que parpadear unas cuantas veces para acostumbrarme a la luz y poder ver con claridad.

-Buenos días pequeña - la voz conocida me saludó.

Frunciendo mi ceño y buscando el dueño de esa voz por toda la habitación.

Me encontré con un chico bastante conocido y me alivió bastante estar con aquella persona.

-¿Qué... - traté de hablar y no fui capaz de seguir con mi pregunta.

¿Qué había pasado? Esa era mi primera pregunta.

Lamí mis labios y volví a sentir el dolor de todas las partes de mi cuerpo.

Y de repente, pensé. Justin. Jake. Caden. Allison. ¿Dónde cojones estaban ellos en ese momento?

-Kate, estás bien - sonrió él tranquilizando a mi mente.

Traté de pedir agua, algo que calmase el dolor y poder contactar con alguien, sólo saber que estaban bien.

Me daba exactamente igual el día que fuese, la hora que fuese. Sólo quería saber donde estaban las personas que más quería.

Por que en lo único de lo que pensaba era en ellos. En poder abrazar a Jake y prometerle que jamás me iba a perder. Y por ultimo, ir corriendo a buscar a Justin, por que le quiero y le querré, por que no soy capaz de volver a vivir un segundo sin él.

Después de un tiempo - no era capaz de poder descifrar cuanto había pasado -, Shawn fue a buscar agua para lidiar mi garganta y aliviar el dolor que había estado sintiendo por ese tiempo.

Me contó que llevaba en mi cuerpo algunas puñadas causadas por alguna navaja, moretones por todo mi cuerpo y algún que otro roce.

Me explicó como había sido el verme en el suelo y reconocerme después de que estuviese en su casa. Por lo que él me dijo, no era yo sin mi anterior color de pelo.

Cuando era capaz de hablar, le pedí algún teléfono para poder llamar a alguien.

Lo que él me lo negó completamente. Me ordenó descansar en la cama y descansar la garganta. Él iba a llamar por mi.

Le escribí el número que tenía que llamar y se puso a mi lado en la cama sentado para que yo escuchase la conversación. Lo habíamos acordado.

-¿Hola? - preguntó la voz familiar que tanto deseaba ver.

-Hola Justin, soy Shawn... - este dejó las palabras arrastradas.

Vuela Libre #2 (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!