Capitulo 32

311 32 8

Estoy decepcionada. Yo entiendo que hayan lectoras en la sombra, pero es que, a veces me desespera ver los votos o las visitas y no ver los comentarios. No sé que os parece ni nada, sólo pido un comentario de lo que pensáis del capitulo.

No estoy escribiendo para vosotros, pero al menos, me gustaría ver si os está gustando o no.

Dicho esto...

No estaba segura si había tenido otro estado de shock de los que me había dicho Allison o es que mi mente todavía estaba procesando que no estaba en un sueño y no podía despertarme en no se donde y seguir el curso de mi vida sin preocuparme que ese sueño se hiciese realidad tan pronto.

Entendía el mensaje que Wilden había dejado, el mensaje del hospital y por qué Caden y Luca estaban en el apartamento a esas horas de la noche.

Sin embargo, era mi mente la que no entendía nada, por que no quería entender.

Y antes de que muriese de ilusiones, iba a morir de realidades. Mamá estaba en coma permanente, no iba a despertar por que la muy idiota tuvo una sobredosis y teníamos que elegir en dejarla con vida o terminar con ella.

Dime, si alguien entiende tener que terminar con la vida de su madre o verla en coma todo el resto de su vida o hasta que su corazón dure, mierda, que me llame y me lo explique.

-Kate... - la voz de Caden llegó como un susurro.

Había pasado como media hora de reloj sin que ninguno de los presentes respirase siquiera. Yo seguía mirando mis pies sin pestañear una sola vez, estaba todavía procesando la noticia.

Las manos de Justin seguían en mis hombros mientras masajeaba.

Levanté la mirada a Caden, sabía que había allí. Una mirada vacía, fría.

Fue la misma mirada que le di cuando me dijo que papá y mamá se habían ido, esa misma mirada cuando Chole se marchó, exactamente la misma cuando de repente Justin se fue y mi padre había fallecido. Y la misma mirada cuando estuve aquel poco tiempo en la cárcel.

-Vale - mordí mi labio inferior parando algunas palabras que quería decir.

-¿Vale? - preguntó Luca.

-Sí - suspiré - vale.

Me levanté del sofá y paseé por el comedor hasta llegar a la cocina y en el cajón prohibido, estaba el tabaco. Saqué uno y lo encendí.

-¿Y Jake? - pregunté.

Todos me miraban como si tuviese tres ojos o fuese una especie de alíen verde.

El dolor estaba dentro, no iba a salir, no todavía. Primero tenía que entenderlo.

-Está con Sam, los niños y mi mujer - contestó Luca - en tu casa.

-Vale - asentí dándole otra calada al cigarro.

-Ese vale me está poniendo nervioso - habló Caden viniendo hacia mi - sé que no lo entiendes y cuesta de entender, pero te necesito cuerda, Kate. Así que, mierda, deja de pensar y ayuda.

La ira se preparó para salir del caparazón que había creado del frío y vacío de mi rostro. No llegó a tiempo. La ira se se formaba dentro de mi pero no era tan fuerte como para poder salir. No allí, no era el momento.

-Estoy bien - contesté mirándolo.

-¿En que piensas? - preguntó Luca llegando al lado de Caden.

No estaba pensando en nada. Mi mente estaba en blanco, por que un solo pensamiento y me derrumbaba.

-Que necesito ver a Jake - contesté.

Vuela Libre #2 (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!