Capitulo 6

1.3K 47 5



Había pasado unos minutos tranquila sin tener que escuchar la voz de Axel traladando en mi cabeza, eso no quería decir que mis piernas dejasen de temblar, mis manos pareciesen que se moviesen solas y mi corazón bombease tan rápido que tenía miedo para que se parase de golpe.
Me había estado mensajeando con Beppe y le ordené que viniese a por mi desde la puerta.
Sabía que Axel no iba a irse tan fácilmente, así que iba a cansarlo detrás de mi hasta que se diese cuenta que estaba molestando y se marchase.

Cuando más deseaba salir, alguien me hizo caso, por que estaba a punto de aparcar en el estacionamiento y Beppe estaba en la puerta con dos cigarros y los estaba encendiendo una vez que el coche aparcaba lo suficiente lejos. 

-Cuenta hasta treinta para salir cuando yo me haya marchado. Primero tengo que avisarle que estás aquí - le ordené a Axel con voz dura. 

Salí del coche sin cerrarlo y me dirigí a Beppe que había caminado lo suficiente para encontrarnos a la mitad del camino. Volví a sentir el aire en mis pulmones, cosa que allí dentro no lo hacía. Todo mi coche olía a él. Su olor. Ahí estaba. Cuando yo me olvidé de su olor. 

Beppe me pasó un cigarro ya encendido y le di la primera calada. Y justo cuando expulsé el humo me sentí libre, mis preocupaciones se habían evaporado. Volaban.
Esa era una parte que odiaba de mi. Todavía fumaba en algunas ocasiones, tratábamos de no fumar delante de Jake. Nuestro pasillo de puertas infinitas estaba repleto de cigarros nuestros y demás inquilinos. 

-Tienes que saber esto.

Tener que decirle lo de Axel antes que Beppe lo viese salir y matarlo era bueno. Lo peor era que mi mente estaba dentro del hospital. Quería saber que le pasaba a Jake. 

-Te escucho - asintió expulsando el humo.

-La casa la cual yo trabajaba es de los padres de Axel, adivina a quien me he encontrado allí. Exacto a Axel. ¿Lo peor? Él está en mi jodido coche por que quiere unas respuestas absurdas. 

-¿Qué...? - preguntó Beppe - ¿qué mierda hace aquí? 

-No podía sacarlo de mi coche. No sé ni siquiera que cojones hacer Beps - contesté. 

La cruda realidad, tenía a un parásito en mi coche.

-Míralo. Juro que pienso partirle la cara - gruñó Beppe. 

Cerré el coche con la llave eléctrica sabiendo que Axel estaba a punto de venir junto con nosotros. Envié una mirada a Beppe que decía exactamente que no debía decir o hacer nada. Justo cuando Axel estaba a nuestro lado, sentí la tensión tirando de Beppe. 

-¿Dónde está Jake? - le pregunté. 

-Sígueme - contestó él enviado una mirada dura a Axel. 

Seguimos a Beppe por parte del hospital hasta llegar a una pequeña sala, de esa pequeña sala entramos a un pasillo lleno de enfermeras y con sus paredes blancas. Y fue como un dejavú de aquella mañana, de la ultima mañana de vida de mi padre. 

No había estado en un hospital desde el nacimiento de Jake y puedo decir que en él estaba más por mi madre apretando mi mano y por las indicaciones del medico para que mamá lo sacase dentro de ella. Cosa que, a mi me pareció lo más repulsivo.

Beppe nos llevó hasta la sala de espera principal, allí, me encontré a todos mis compañeros de piso desperdigados por toda la sala, y Jake en un lado de Jenna con una papelera entre sus pequeños brazos. Al parecer, era por si le entraban ganas de vomitar. 

-¿Kate? - preguntó Geo levantándose.

Ignoré a cualquiera que miraba mal a Axel o quería matarlo allí mismo y fui directa a Jake, cuando el pequeño me vio, saltó a mis brazos mientras gritaba nana pero no quise darle muchas vueltas un beso en la frente me ayudaba a saber que estaba enfermo.

Vuela Libre #2 (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!