𝟒𝟎

8.6K 901 2.2K
                                    

FELIPE SE ENCONTRABA CAMINANDO por avenida Corrientes

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

FELIPE SE ENCONTRABA CAMINANDO por avenida Corrientes.

Habían pasado aproximadamente cinco años desde el estreno y éxito de "La sociedad de la nieve", él tenía un trabajo como actor estable y continuaba teniendo relación con los chicos del cast.

Hoy era día de superclásico, habían apostado con Matias que cuanto iban a salir, obviamente el puso plata confiando en que iba a ganar river.

Veía distraídamente su celular, algunas personas que pasaban y lo reconocían le pedían fotos o saludos, el aceptaba gustoso.

―¡Pipe!.―La voz de alguien lo sacó de sus pensamientos.―Mira donde nos venimos a encontrar.

Se dio vuelta encontrándose con Santi, el cual fue rápidamente a abrazarlo.―¿Ya volviste de España rubio?.

―Y si tarado, si no no estaría acá.―Blas apareció detrás de el, venía de la mano de una chica muy linda; si mal no recordaba su nombre era Emily.

La había conocido en un desfile de España, se acordaba cuando el de rulos los llamó emocionado contándoles cómo conoció a la chica que actualmente era su novia.

Se saludaron entré todos, Feli se puso un poco al día con Santi, como estaba la relación con su prometida Hillary, como le estaba yendo con el trabajo.

―¿Hoy vas a la cancha?.―Blas preguntó a su amigo.―Con Emi vamos a ir, ahora tenemos que volver así nos empezamos a preparar.

―Obvio.―El mayor asintió.―Matias también, creo que Fer viene pero tenía que ver si salía un poco más temprano del laburo.

―Bueno, después vamos arreglando entonces.―El de rulos se inclinó un poco y saludó con un beso en el cachete a sus dos amigos.―Nosotros ya vamos yendo que tenemos que preparar todo.

Se despidieron, dejándolos solos a Feli y Santi.―¿Y vos que onda de tu vida pipe?.

―Por suerte todo bien, con mi mujer estamos bien.―Levanto los hombros.―Todo tranquilo esta.

―Me alegro.―El rubio le sonrió mientras ponía una mano en el hombro del contrario.―¿Van a ir a la cancha juntos o vas solo?.

―Tenemos que ver.―Hizo una mueca.―Es medio complicado ir todos.

―Cualquier cosa avísame y te hago la segunda, no tengo problema.

―Gracias rubio, te quiero tanto.―Le dió un beso en el cachete y lo abrazó de costado.

Siguieron caminando un poco más, hablaron sobre el casamiento que tendrían dentro de poco, que era el de Simon y Sofi; Santi y Hillary se casarían más adelante, aún seguían con los preparativos.

𝐏𝐄𝐀𝐂𝐄; 𝗳𝗲𝗹𝗶𝗽𝗲 𝗼𝘁𝗮ñ𝗼Donde viven las historias. Descúbrelo ahora