𝟐𝟎

16.8K 1.6K 1.3K
                                    

―¿DONDE ESTA PIPE?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¿DONDE ESTA PIPE?.―Apenas Eva se levantó, notó la ausencia de su chico en la cama.

―Que te importa.―Mati levantó los hombros ganándose una mala mirada por parte de su amiga.

―Dale forro, decime.

―Nunca.―El la abrazó de costado.―Vamos a pasear un rato.

―Pero decime dónde esta Feli boludo.―Seguía insistiendo, aunque lo único que lograba era hacer que Matias riera y negara.―Al menos invitemos a los chicos para que salgan con nosotros.

―¡No!.―Ella lo miró sorprendida cuando el chico le gritó.―Dejate de joder y vamos nosotros.

A Eva la única opción que le quedo fue asentir y seguirlo.

―¿Los chicos donde se metieron?.

―Que te importa.―Le sonrió mostrando sus dientes, la pecosa solo rodó los ojos.―Saca esa cara gila, te estoy jodiendo.

―Entonces decime.

El fingió pensar para finalmente responder.―No.




―Estoy cagado en las patas amigo.―Feli se encontraba despeinando su pelo a cada rato, a causa de los nervios.―No tendría que haberla dejado sola ahí.

―Va a estar todo bien Pipe,―Santi froto su hombro.―No te pongas así de antemano, intenta relajarte.

―Recién Mati me mando un mensaje.―Juani entró a la habitación con el celular en la mano.―Ya se la esta llevando a Eva.

―Para mi es al pedo que la alejen de acá.―Felipe se intentaba relajar.―Total yo en el hotel no voy a hacer nada.

―Bueno pero ya se la llevó, así que no hay vuelta atrás.

―Ya tengo la llave.―Fran les mostró lo que sostenía en sus manos.―¿Vamos?.

Los chicos asintieron y se fueron de ahí; Feli estaba con el corazón en la boca, se sentía completamente nervioso.










Eva había pasado casi toda la mañana con su amigo, el jugó con su bota y hablaron sobre Feli.

―Si ustedes se casan me podrían adoptar o algo.―Se metió en la boca una papa frita.―Me chupa un huevo ser mayor de edad.

―Ni somos novios y ya estas pensando en cuando nos casemos Matu.―Rió.―Sos como yo.

―¡Super si boluda!.―Intento poner voz aguda.―Para mi que somos gemelas, tenemos el mismo color de piel y todo.

𝐏𝐄𝐀𝐂𝐄; 𝗳𝗲𝗹𝗶𝗽𝗲 𝗼𝘁𝗮ñ𝗼Donde viven las historias. Descúbrelo ahora