𝟗.𝟐

12K 1.1K 571
                                    

(Esto vendría a ser como un extra del capítulo 9, cuando Matias ayuda a Felipe. No influye mucho en la historia)






 No influye mucho en la historia)

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

―¿ESTO ES NECESARIO?.―Felipe y Matias se encontraban en la habitación, el de ojos marrones vestía un vestido de Eva y tenía sus labios pintados de rosa.

―Obvio.―Terminó de retocarse el maquillaje y volteo a verlo.―Para que te metas en el personaje.

―Soy actor Mati, puedo hacer eso sin necesidad de que estes vestida como ella.

El chasqueo la lengua.―Deja de rezongar Pipe y fingí que yo soy ella.

Felipe abrió la boca para decir algo pero
lo único que le salió fue una carcajada estruendosa.―No puedo amigo, te juro que no puedo.

―Dale gil.―Lo agarro de las manos.―Hola Pipe.―Agudizo su voz.―¿Como estas?.

El de ojos azules aguantó la risa.―Mejor ahora que te veo.

Matias le soltó las manos y lo miro con cara de orto.―¿Que es esa virgada que dijiste Otaño?.

―¿Por que esta mal?.

―¿Como qué por qué?.―Se tiró del pelo con las manos.―Parece que lo esta diciendo un pibe de 13 años, no uno de 22.

―Bueno perdón.―Feli murmuró mientras pensaba en que responder a la pregunta de su amigo.

―Vamos de nuevo, dale.―Matias volvió a tomarle las manos.―¿Cómo estás Pipe?.

―Bien, ¿Vos Evita?.

―Re bien.―Empezó a mover el pelo.―Taylor va a sacar un nuevo álbum.

―No puedo hacer esto.―Se soltó y empezó a reírse, Mati lo miraba serio.―Perdóname amigo pero no podes copiarla.

―Hace el esfuerzo al menos.―Suspiró cansado, no tenía mucha paciencia.

Feli asintió.―Que linda que estas hoy.

―¡Grande genio!.―El de ojos marrones le pego en el hombro.―Ya vas aprendiendo.

―Sigamos.―Río un poco.―Dale que ya hasta siento que estoy hablando con ella.

―Ojo no te enamores de mi eh.―Lo señalo.

―Tarde Matu.―Felipe empezó a joderlo.―Ahora estoy enamorado de vos.

―¿Dejarías a Eva por mi?.

―Por vos dejo todo.―Matias empezó a gritar y a luego reír.―¿Por que mierda gritas?.

―Si te casas con ella le voy a contar esto que me acabas de decir.

―Dale tarado sigamos.

𝐏𝐄𝐀𝐂𝐄; 𝗳𝗲𝗹𝗶𝗽𝗲 𝗼𝘁𝗮ñ𝗼Donde viven las historias. Descúbrelo ahora