𝟐𝟓

11.4K 1.2K 585
                                    

―¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


―¡FELIZ CUMPLEAÑOS!.―Eva hundió la cara en el pecho de su novio cuando escuchó los gritos de los chicos, seguramente no pasaba de las ocho de la mañana y ella no había podido dormir mucho.

―Arriba pequi.―Enzo intentó hacer que se levante.―Dale que es tu cumpleaños.

―Pero yo quiero dormir.―Se tapó hasta la cabeza.

―Dormís veinte minutos más y te levantas que te quiero dar un regalo.―La pecosa asintió y murmuró un "perdón" casi inaudible. Enzo le dio una mala mirada al chico antes de retirarse de la pieza.

―Linda.―Escuchó la voz de Feli.―¿Queres que me vaya?.―El sintió como negaba.―Feliz cumpleaños Evita.―Felipe le dejo un beso en la cabeza.―Te amo.―No pretendía que ella lo escuchase, sabía que estaba dormida o a punto.

Cerró los ojos con una sonrisa en su cara y dibujo formas invisibles sobre la camiseta xe river que tenía chica, la cual antes pertenecía a el, hasta lograr quedarse dormido.

A los veinte minutos exactos, el hermano de la chica entró y rápidamente destapó a ambos chicos, se tomó el tiempo de sacarle la almohada de la cabeza a Felipe para que se levante, a la vez, empujó despacio a Eva para que salga de arriba del chico.

―¿Evita?.―Feli intentó abrazar a su novia pero no estaba, así que abrió los ojos encontrándose con Enzo mirándolo con cara de orto.

―Ponete ropa y anda a tu pieza.―Asintió rápido y se puso una bermuda con una remera, salió murmurando incoherencias mientras se despeinaba el pelo.

―Pequi.―Se acercó a su hermana para moverla.―Arriba que ya pasaron los veinte minutos.

―Déjame.―Tiro un golpe al aire.

―Vamos, dale.―Le froto la espalda y abrió las cortinas para que entre luz.―Es tu cumpleaños, ya tenes 21.

Eva suspiro y se levantó para ir a asearse. En todos sus cumpleaños terminaba llorando, aunque sea por la mayor estupidez que existe ella lloraba. Recordaba que el primer cumpleaños que pasó con los chicos lloró porque pensó que se le había perdido un peluche al cual ella le tenía un gran apego, por ser un regalo que su abuelo le había dado al cumplir los 4 años.

Al final resultó que Matias lo había llevado a lavar, se lo devolvió al final del día al ver que su amiga no podía parar de llorar. De recompensa la llevo a tomar café helado.

Tenía esperanza de que este cumpleaños sea diferente a los demás, estaba de novia con Felipe y eso ya hacía un gran cambio en la situación.

𝐏𝐄𝐀𝐂𝐄; 𝗳𝗲𝗹𝗶𝗽𝗲 𝗼𝘁𝗮ñ𝗼Donde viven las historias. Descúbrelo ahora