Capítulo 71

325 29 3

Lauren POV

No podía dormir. Pensaba en Camila todo el tiempo. Quería estar con ella y decirle que estaba pasando. Además, ahora tenía muchas más ganas de hacerlo porque la vi muy cercana a Keana. Ella tiene todo el derecho de conocer a alguien más, pero me gustaría que supiera la verdadera razón por la que terminé con ella. No sé cuánto tiempo aguante sin decir nada al respecto.

Miré la hora en mi móvil, y eran casi las 3 de la madrugada. Debía dormir o por lo menos intentarlo.

Me desperté cuando la alarma de mi móvil empezó a sonar. La apagué y me quedé unos minutos sin moverme de la cama. Casi no había dormido y me ardían los ojos por ello. Decidí levantarme y prepararme para ir a clase.

Las horas de clase pasaron rápido, y ahora me encontraba esperando a las demás en la entrada principal de la universidad porque habíamos decido ir a comer todas juntas, ya que no teníamos nada que hacer después.

Poco a poco llegaron todas menos Camila.

— Dice que ahora viene —dijo Dinah, leyendo el mensaje que le había mandado mi ex novia.

Decidimos esperar, y hablamos de varios temas hasta que vimos a Camila aparecer con Keana.

— Hola, he invitado a Keana a comer con nosotras —dijo cuando llegó hasta nosotras.

— Bien, entonces vamos —dijo Shay, empezando a caminar.

Nos subimos en nuestros respectivos coches y nos dirigimos a una pizzería para comer.

Vero vino conmigo en el coche. Ninguna decía nada. No sé si ella sabría que estaba pensando en Camila y Keana, pero si preguntaba sobre ello, debía hacer como si no me importara.

— Se están convirtiendo en buenas amigas —dijo mi mejor amiga cuando ya casi llegábamos a nuestro destino.

— ¿Quiénes? —pregunté, fingiendo que no sabía a quienes se refería.

— Camila y Keana —dijo sin más, y sentía su mirada sobre mi, seguramente esperando alguna reacción de mi parte.

— Sí, eso parece —dije buscando con mi mirada un lugar donde aparcar el coche.

— Quizás son algo más que amigas —comentó, y me costó mostrar indiferencia en mi rostro por sus palabras.

— Puede ser —dije aparcando el coche frente a la pizzería.

— Tenemos que hablar sobre lo que tienes con esa chica —dijo cuando nos bajamos del coche.

— ¿Sobre lo del otro día, verdad? —pregunté, sin mirarla.

— Sí, he esperado a que saques el tema tu, pero no lo has hecho —dijo, y casi me río porque siempre pasaba lo mismo.

— Yo también espero a que tu siempre saques el tema sobre algo y no lo haces —dije con una sonrisa, y ella se río porque sabía que tenía razón.

— No tengo que hablar de nada -se defendió.

— ¿Segura? —pregunté, levantando una ceja —. ¿No tienes que hablar de nada?

— Sé por donde vas —dijo levantando los brazos, rindiéndose rápido —. No voy a hablar de Lucy ahora. Sólo intentas cambiar de tema.

— Hablaremos después de comer —dije, y ella asintió con la cabeza.

Entramos en la pizzería y las demás ya estaban allí sentadas en una de las mesas del lunes.

Camila y Keana estaban sentadas juntas. Hablaban entre ellas con una sonrisa, sin fijarse en que Vero y yo habíamos llegado. Me dolió verlas, pero debía mantenerme indiferente. No podía decir nada.

— ¿Habéis pedido ya? —pregunté, llamando la atención de todas.

— No, os estábamos esperando —respondió Ally.

Pedimos las pizzas y nos pusimos a hablar sobre como había ido el día hasta que las trajeran. Decidí ir al baño porque necesitaba estar sola unos segundos y mentalizarme de que debía hacer como si nada al ver a Camila.

Me mojé la cara y se sintió bien sentir el agua fría. Me sequé la cara y me quedé mirándome al espejo hasta que alguien entró al baño. Era Camila.

— ¿Todo bien? —preguntó, y me sorprendió que me hablara.

— Sí —respondí sin más.

Ella se arregló el cabello frente al espejo y después se giró para mirarme.

— ¿Cómo estás? —pregunté porque quería saber como se encontraba después de verme con Taylor.

— Bien, aunque estresada solo de pensar en que hay que volver al estudiar —dijo con una sonrisa amable.

Me quedé en silencio por unos segundos. Parecía que estaba bien y eso me alegraba. Quizás sea por Keana.

— Ya, pero ya solo te quedan dos años más para terminar la carrera —dije con una sonrisa, imaginándome a Camila en el despacho de su empresa ejerciendo lo que le gusta.

— Lo sé —dijo, devolviéndome la sonrisa.

— Quería hablar contigo —dije, esperando que me dejara explicarle lo del otro día.

— No tenemos nada de que hablar —dijo borrando la sonrisa que tenía.

— Te debo una explicación sobre...—no pude terminar la frase porque me interrumpió.

— No, no tienes por qué explicarme nada, Lauren. Lo que hagas en tu vida personal no es de mi incumbencia —dijo con un tono serio y salió por la puerta, dejándome sola.

Me quedé unos segundos más antes de salir también del baño y volver a mi lugar en la mesa.

Vero me miró de manera interrogante, y susurré que luego le contaría.

Nos trajeron las pizzas a la mesa y empezamos a comer. Preferí no hablar mucho. No tenía ganas. De todas formas desde que había vuelto evitaba hablar.

Mi móvil vibro en mi bolsillo. Era un mensaje de Taylor.

Taylor: Mi querida casi falsa novia, ¿podemos vernos hoy?

Sonreí porque Taylor le gustaba hacer bromas. Ya no era como los primeros días cuando se mantenía seria. Ahora me sentía más cómoda con ella.

Levanté la vista de la pantalla del móvil y vi como Camila apartó la mirada. Seguramente estaba mirándome.

Decidí responder al mensaje de Taylor.

Lauren: Ahora no puedo porque estoy comiendo con mis amigas. Más tarde, cuando esté en casa, podrías venir a buscarme.

Taylor: Está bien. Me avisas cuando estés en casa e iré a por ti.

Lauren: Vale, nos vemos luego.

Guardé el móvil en el bolsillo y me volví a concentrar en mi pizza. No podría hablar con Vero hoy, y sonreí solo de pensar en cómo de quejaría cuando se lo dijera.

Miré a las demás para volver a concentrarme sobre que estaban hablando a pesar de no hablar, y me encontré con los ojos de Camila sobre mi. Esta vez no apartó la mirada rápido. Nos quedamos mirando por unos segundos que parecieron eternos y se giró para hablar con Keana.

No sabía si tenía algo más que una amistad con ella, pero solo de pensarlo se me partía el corazón en dos.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!