Capítulo 26

2.1K 156 9

Camila POV

Los primeros segundos me quedé quieta sin poder reaccionar, pero no tardé en corresponderle el beso suavemente a la ojiverde. Nuestros labios se movían con cautela, sin prisa. Mis manos rodearon su cuello y me acercó más a ella cuando puso las suyas en mi cintura. Pasó su lengua por mi labio inferior y entendí que quería adentrarse en mi boca. No tardé en dejarla entrar para que su lengua explorara cada centímetro de mi boca y yo hice lo mismo con la suya. Sus manos acariciaban de arriba abajo mi espalda, mientras yo enredada mis dedos en su pelo. Mordió mi labio inferior para después tirar de el y volver a chocar sus labios con los míos haciendo que no pudiera evitar que un suspiro se escapara de mis labios.

— Lauren, esto no...—intenté hablar separándome un poco de ella, pero volvió a besarme y esta vez con mucha más intensidad. El beso se volvió más profundo y desesperado. Metió una de sus manos bajo mi camiseta, acariciando mi abdomen con sus dedos. Estábamos frente a la puerta de mi casa y cualquiera de mi familia podría vernos, pero en estos momentos eso parecía dar igual.

Nos separamos cuando el aire empezó a faltarnos. Lauren rodeó mi cuerpo con sus brazos y juntamos nuestras frentes manteniendo los ojos cerrados.

— ¿Qué me estás haciendo? —preguntó después de habernos recuperado del beso.

Abrí mis ojos y me encontré con unos orbes esmeraldas que me miraban con un brillo especial el cual no conseguí descifrar.

— ¿Por qué haces esto? —cuestioné sin responder a su pregunta.

— ¿A qué te refieres? —acarició mejilla con sus dedos.

— Quiero saber la razón por la que sigues detrás de mi aún sabiendo que tengo novia —expliqué mi pregunta.

— Quiero que admitas que te gusto —pidió en voz baja.

— Tu primero —dije y ella sonrió levemente.

Tardó un poco en decirlo, parecía nerviosa.

— Me gustas, Camila —su tono de voz me indicaba que no mentía, pero me sentía un poco insegura de sus palabras porque sé que ella sólo busca tener sexo con chicas.

— Tu también me gustas, Lauren —admití y ella dejó un dulce beso en mis labios para después regalarme una sonrisa.

— ¿Nos vemos mañana? —preguntó con un poco de entusiasmo y no pude evitar sonreír.

— Sí, estaré libre por la tarde —ella asintió.

— Cuando me digas pasaré a recogerte.

— No, esta vez seré yo quien vaya a por ti —le dije con una sonrisa.

— Sé me había olvidado que mañana ya tendrás coche. Espero que conduzcas bien y no vayamos a tener un accidente —bromeó y le di un pequeño golpe en el hombre.

Estuvimos hablando un rato más hasta que tuvo que irse y yo entré en mi casa.

***

Iba conduciendo con mi padre en el asiento del copiloto agradeciéndole por el coche. Cuando llegara a casa también le daría las gracias a mi madre. Me habían comprado un Audi R8 parecido al que tenía Lauren, pero el mío era de color blanco.

Cuando llegué a casa, después de hablar con mi madre, subí a mi habitación para enviarle un mensaje a Lauren diciéndole cuando iba a recogerla.

No pude llegar a hacerlo porque mi móvil empezó a sonar. El nombre de mi novia apareció en la pantalla. Estuve unos segundos debatiendo si contestar o no, pero al final decidí que si.

Llamada telefónica:

— Buenos días —contesté al tercer tono.

— ¿Qué tal, amor? ¿Ya tienes el coche? —preguntó mientras yo me tumbaba en la cama para ponerme cómoda.

— Sí, ya no hará falta que siempre tenga que venir a recogerme alguien para que no vaya andando —dije con una pequeña risa.

— A mi no me importa ir a buscarte, lo sabes.

No pude evitar pensar en una ojiverde a la cual tampoco parecía importarle venir a buscarme siempre.

Ahora yo también podré ir a buscarte —le dije y ella estuvo de acuerdo conmigo.

Minutos después de estar hablando salió el tema de Lauren.

¿Te lo pasaste bien con tus amigas ayer? —preguntó.

— Sí, cenamos pizza —contesté con tranquilidad.

— He de suponer que hablaste con Lauren, ¿verdad? —escuché un suspiro de su parte y me mantuve un rato en silencio antes de responder.

— Un poco. Está enfadada porque dejé de hablarle —aunque ya no tanto después de que nos besamos, pensé.

— Ella forma parte de tu grupo de amigas y no quiero que te sientas presionada a no tener que dirigirle la palabra por mi. No importa si habláis cuando os veáis. Quiero que olvides esa condición que te puse. Si tu quieres hablarle, hazlo. Confío en ti, Camila.

Me quedé un poco sorprendida ya que no esperaba que me dijera eso. Confiaba en mi y yo ayer había vuelto a besarme con Lauren después de que semanas atrás me había perdonado aquello.

— No sé qué decir ahora mismo. Que aceptes el hecho de que hable con ella después de lo que pasó, me demuestra cuanto confías en mi.

— La confianza es algo importante en una relación, amor —me incorporé en la cama.

— Lo sé —dije pasándome una mano por el pelo.

— Tengo que acompañar a mi madre a hacer la compra. Te enviaré un mensaje cuando esté desocupada.

— Vale, hablamos luego —me despedí.

— Adiós —colgó.

Fin de la llamada telefónica.

Volví a tumbarme en la cama mirando fijamente mi móvil. Quería enviar un mensaje a Lauren, pero en estos momentos mi estado de ánimo había cambiado por las palabras de Hailee.

Lauren me gustó antes de conocer a mi novia. Eso significa que empecé a salir con Hailee cuando sentía cosas por la ojiverde. No puedo estar en una relación con alguien si siento algo por otra. Todo es más confuso ahora sabiendo que le gusto a Lauren, pero debo de hablar con ella antes de tomar una decisión. Quiero estar segura de lo que siente porque no quiero equivocarme y acabar haciéndole daño a Hailee y también a mi misma.

Cuando salí de mis pensamientos le envié un mensaje a Lauren.

Camila: ¿A qué hora quieres que pase a recogerte?

Lauren: Cuando quieras. Tengo toda la tarde libre para ti.

Una sonrisa se extendió por mi rostro al ver su respuesta.

Camila: Pasaré por ti cuando termine de comer.

Lauren: Perfecto. Estaré esperándote.

Camila: Vale.

Terminé de comer lo más rápido posible para alistarme e ir a buscar a mi ojiverde.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!