Capítulo 46

1.2K 95 8

Lauren POV

Alexa me contaba que aún tenía planes que hacer en vacaciones. La escuchaba en silencio, no tenía mucho que decir la verdad. Se me hacía un poco incómodo saber que yo a ella le gustaba y ella a mi no, pero supongo que da igual porque ya le dije que solo seríamos amigos y ella aceptó.

Ella me dedicaba sonrisas mientras hablaba y me sentía en el compromiso de devolvérselas. Si todo continúa como antes cuando empezamos a ser amigas, todo volverá a estar bien, y dejaré de sentirme incómoda. Pero es que hay algo que me da desconfianza de Alexa, y no puedo descifrarlo.

— Me gustan tus ojos —dijo mirándome fijamente.

— Ya, me lo dicen mucho —comenté bebiendo un poco de café.

Estaba acostumbrada a que las personas me dijeran que les gustaban mis ojos, pero solo me gustaba cuando me lo decía Camila.

— Me gustas mucho, Lauren —dijo inclinándose en mi dirección, provocando que me tensara un poco por su cercanía.

— Alexa, hemos hablado de esto y...—intenté hablar, pero me interrumpió.

— Podrías darme una oportunida —dijo colocando su mano encima de la mía, que estaba sobre la mesa —. Aunque también podríamos divertimos un poco, ya sabes, como lo habías con todas las chicas de la Universidad antes de tener novia —dijo utilizando un tono insinuante y atrevido, mordiéndose el labio al final.

— Lo siento, Alexa, pero no...—volví a intentar hablar, consiguiendo ser interrumpida de nuevo.

— Vamos, Lauren, sabes que podríamos pasar un buen rato, solo tendrías que olvidarte de Camila un par de horas —dijo acercándose más a mi, haciendo que notara su aliento en mi cara —. Después de este café podríamos ir a tu casa.

— Será mejor que te alejes un poco, Alexa. Ya hemos hablado de esto —conseguí decir, alejando un poco mi cuerpo del suyo.

— Olvídate de Camila por hoy y céntrate solo en mi —dijo acercándose de nuevo y poniendo su mano encima de mi muslo izquierdo.

Suspiré cansada, parecía que no quería rendirse. Intentaba controlarme y no actuar de forma grosera y borde con ella.

— No voy a hacer nada contigo. Quiero que te quede claro, Alexa. Lo único que te puedo ofrecer es una amistad —dije manteniendo un tono tranquilo, y quitando su mano de mi muslo.

Alexa solo rodó lo ojos y sonrió de nuevo, volviéndose a acercar a mi, ignorando todo lo que le había dicho.

— No me voy a rendir tan fácilmente —dijo mordiéndose el labio inferior antes de estrellar sus labios contra los míos.

No dudé en apartarme de ella rápidamente y levantarme de donde estaba sentada.

— Joder, Alexa —dije pasándome un mano por el pelo, y alejándome unos pasos de ella —. No quiero nada contigo, no me interesas.

— Creo que mi novia lo ha dejado lo suficientemente claro —dijo una voz a mis espaldas, y reconocí de inmediato la voz de Camila.

Alexa se puso de pie y yo me puse al lado de mi novia.

— Camz -dije sorprendida —. No es lo que piensas...

— Tranquila, amor, sé que la única chica que te interesa soy yo —dijo acercándose a mi y rodeando sus brazos alrededor de mi cuello para depositar un beso en mis labios, el cual correspondí rodeando su cintura.

— Eso es, Chancho, así es como se demuestra lo que es tuyo —escuché a Dinah a unos pasos de nosotras y después, cuando Camila se separó de mi, vi cómo Shay le decía que guardara silencio.

Me quería reír en esos momentos, pero recordé que Alexa estaba ahí y fijé mis ojos en ella. Alexa prácticamente asesinaba con la mirada a Camila, y mi novia sonreía desafiante.

— Dime, Alexa, ¿necesitas que sea yo quien te diga que no le gustas en lo más mínimo a mi novia? —dijo levantando un ceja, recibiendo automáticamente una mirada de odio por parte de Alexa.

— Creo que no hace falta que te recuerde que tu novia ha estado con media Universidad, así que si no estuviera contigo seguramente lo estaría en mi cama —soltó Alexa con superioridad.

Camila se apartó un poco de mi con la mandíbula apretaba. Por el rabillo del ojos vi como Dinah y Shay miraban la escena entre enfadadas y al mismo tiempo entretenidas. Luego estaba yo, que no sabía que hacer para evitar una gran discusión.

— Ay, Alexa, por lo que veo estás muy desesperada echar un polvo, pero contrólate un poco, ¿no crees? —dijo Camila con una sonrisa burlona —. Puedo entender que te guste Lauren. Créeme, es normal, a mi me encanta, pero en la única cama en la que quiere estar es en la mía y ya va siendo hora de que lo aceptes.

— Joder, Camila, me encantas —exclamó Shay, y la fulminé con la mirada brevemente, recibiendo una sonrisa divertida por su parte.

Estaba totalmente de acuerdo con lo que le dijo mi novia a Alexa. No se equivocaba en nada.

Alexa miraba con odio a Camila, apretando sus puños a ambos lados de sus costados.

— Dudo que Lauren vaya a estar mucho tiempo en tu cama. No tardará en meter en la suya a otra, y podría ser yo —dijo en un tono seguro, pero no provocó ninguna reacción en Camila.

Quería responderle a Alexa, pero Camila me dedicó una mirada que decía que ella se encargaba de eso. Sonreí interiormente porque ella confiaba en mi y no le hacía caso a lo que la gente pudiera decirle.

Miré a mi alrededor para saber si estábamos llamando la atención, pero solo algunas personas miraban curiosos. Agradecía que hubiera poca gente y que no estuviéramos haciendo un espectáculo. Por ahora estábamos manteniendo un tono de voz adecuado.

— Si Lauren y yo dejáramos de estar juntas, creo que sería difícil que ella te metiera a ti en su cama. Así que te quedarías igual que ahora, sentada esperando a que te hago caso —dijo mi novia con una gran sonrisa.

Nuestras amigas que se encontraban detrás nuestro no paraban de animar a Camila a que le dijera más cosas a Alexa. Esta situación era muy divertida.

— Yo que tu no estaría tan segura de lo que dices. Vamos a ver cuanto duráis —dijo Alexa con el rostro serio, acercándose unos pasos a Camila.

— ¿Por qué no debería estar tan segura? —preguntó mi novia, dando unos pasos también en dirección a Alexa.

Me puse en alerta mirando a Dinah y Shay que también lo estaban por si pasaba algo más. Las chicas que estaban sirviendo los cafés empezaron a mirarnos, intentando saber que pasaba.

— Todo podría cambiar de un día para otro —dijo la castaña, acortando más la distancia.

— ¿Es una amenaza? —cuestionó Camila con una ceja levantada y una pequeña sonrisa.

— Tómalo como quieras —dijo Alexa encogiéndose de hombros.

— Ten mucho cuidado con lo que haces, Alexa —dijo Camila en forma de amenaza con el rostro totalmente serio.

Camila se dio la vuelta y cuando estuvimos dispuestas a irnos, Alexa la agarró del brazo y la giró con fuerza para estar cara a cara.

— La que debería tener cuidado eres tu, Cabello —dijo Alexa en un tono bajo.

— No me interesan tus amenazas. No me das ni una pizca de miedo. Además, te agradecería que no volvieras a ponerme una mano encima —dijo Camila tirando de su brazo con fuerza hacia atrás para soltarse de Alexa, y después empujar por los hombros a la castaña, haciendo que se tambaleara y retrocediera unos pasos, tomándola por sorpresa —. No te acerques a mi novia, Ferrer, o tendrás serios problemas conmigo.

Camila se dio la vuelta, caminado sin mirar atrás, mientras Dinah, Shay y yo la seguíamos sin decir nada.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!