Capítulo 38

2.5K 119 2

Lauren POV

Fuimos en el coche regalándonos sonrisas y palabras cariñosas hasta que llegamos a su casa.

— Quédate conmigo esta noche —me pidió mi novia cuando estábamos en la puerta de su casa.

— Está bien —acepté esperando a que ella abriera la puerta.

Una vez dentro nos sentamos en uno de los sofás poniéndonos cómodas.

— Estoy muy feliz por estar contigo —dije acercándome más a ella para acariciar su mejilla con mi mano.

— Hoy estas siendo cariñosa. Eso es un poco raro en ti —dijo alzando una ceja.

— Eres la única persona con la que soy así —dije sincera. Solo ella conseguía eso de mi.

— Lo sé —sonrió de forma arrogante haciéndome reír un poco.

Me incliné para juntar mis labios con los suyos. Era un beso lento y suave. Coloqué mi mano en su cintura y ella la suya en la parte posterior de mi cuello. Nuestros labios se movían en sincronía, encajando a la perfección. Sentí esas cosquillas en mi estómago de las cuales ya me estaba acostumbrado siempre que estaba con ella. Camila abrió ligeramente su boca dándome permiso para adentrar mi lengua en su boca. Poco a poco el beso se convirtió en uno intenso en el que nuestras lenguas habían empezado una guerra.

Agarré a Camila de la cintura haciendo que se pusiera a horcajadas sobre mi. Pasé mis manos por sus muslos lentamente que se habían descubierto un poco porque su vestido se había levantado cuando la senté encima de mi. Ella tenía una mano en un lado de mi cuello y otra enredándose en mi cabello mientras seguíamos besándonos profundamente.

Rodeé su cintura con mis brazos pegándola más a mi cuerpo. La quería cerca de mi. No quería que nada nos separara. Mis sentimientos por ella eran fuertes y cada vez que estaba con ella me daba cuenta de eso.

— Camz...—susurré contra sus labios ahogando un jadeo.

Ella apretó mi cabello entre sus dedos y me siguió besando intensamente a pesar de que nos estaba empezando a faltar el aire.

Pasé mis manos por su espalda, dejando leves caricias en ella cuando nos separamos juntando nuestras frentes con los ojos cerrados y la respiración agitada.

— No tienes ni idea de como me haces sentir —dije abriendo los ojos, recuperándome un poco del beso.

Ella sonrió clavando sus ojos en mi. Podía perderme en aquel mar chocolate cada vez que la miraba.

— En serio, Camz, nunca me había sentido así —expresé sincera.

— Te creo, Lauren. He de admitir que nadie me ha hecho sentir tanto como tu lo haces —dijo dándome leves caricias en el rostro.

— Casi no me creo que este hablando de esta manera tan cursi —me reí un poco haciendo que ella sonriera.

— Es difícil creerlo por la apariencia que das —me dio un beso rápido.

— ¿Qué apariencia doy? —pregunté con una ceja levantando, mirando sus ojos y después sus labios.

Camila sonrió y con sus manos en mi cuello me besó.

— Das una apariencia de chica mala, siempre vestida de negro y con tu aire arrogante y prepotente —me dio besos cortos mientras lo decía, sacándome una sonrisa.

— Pero te gusta —dije contra sus labios para después besarla.

Mantuve una de mis manos en su cintura y la otra la volví a poner en su muslo. Acaricié un poco por debajo de su vestido, tocando su piel suave y delicada.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!