Capítulo 64

523 35 3

Lauren POV

Terminé de arreglarme para ir al Starbucks donde había quedado con las chicas. Habían pasado dos días desde que tuve que cortar con Camila. Me preguntó si ya se lo ha contado a alguna de las chicas. Quizás a Dinah o Shay probablemente. Lo sabré dentro de poco.

Me despedí de mis padres y me dirigí a unos de mis coches con Sam. Mi guardaespaldas, como siempre, iba encantado cuando estaba en uno de mis coches. Y más aún cuando le permitía conducir.

— ¿Dónde vamos? —preguntó Sam a mi lado.

— He quedado con mis amigas en un Starbucks —contesté, poniéndome nerviosa solo de pensar de que debía darles una explicación sobre mi desaparición y sobre mi ruptura con Camila.

— Bien, así me pido algo mientras espero —dijo conforme con ello.

Unos quince minutos después llegamos al Starbucks. Aparqué cerca de allí, y nos bajamos del coche.

Iba con unos minutos de retraso porque así estarían todas cuando llegara, y no tendría que esperar. Me pondría aun más nerviosa. Además, no quería que me hicieran preguntas.

Entramos al Starbucks, y vi a las chicas en una mesa del fondo. Sam se quedó en la cola para pedir un café y me dijo que estaría en una mesa cercana.

Mientras me acercaba a la mesa me vieron y empezaron a levantarse una a una para darme un fuerte abrazo. Me encantaba volver a verlas. Las eché mucho de menos.

— No vuelvas a desaparecer, estúpida —dijo Vero, al separarse de mi después de darme un abrazo.

— Veo que sigues igual de cariñosa —reí, dándole un suave golpe con la mano en la cara por el insulto.

Todas no paraban de decirme que me habían echado de menos, y de preguntarme que había pasado. Lo único que hice fue sentarme en la silla que quedaba libre, y esperé a que se tranquilizaran para poder hablar.

— Os he echado de menos a todas —dijo sinceramente, y todas me miraban expectantes.

— ¿Dónde estuviste, Lauren? Es que se te ve perfectamente —dijo Ally, frunciendo el ceño.

— Sé que habéis estado todas preocupadas, y os pido disculpas por ello —empecé a decir todo lo que ya había preparado —. No era mi intención. Fue inesperado.

—Tus padres no nos han dicho nada. Y al parecer todo esta muy bien. Así que estamos bastante confundidas —dijo Lucy, gesticulando con las manos para mostrar su desconcierto.

— Mis padres me contaron que cuando desaparecí todos pensastéis que Miller me había secuestrado —hice una pausa —. Pero eso no pasó. El no me había secuestrado. Ni nadie. Desaparecí por otras razones.

— ¿Por otras razones? ¿Cuáles? —dijo Dinah sin entender nada.

— Me fui de vacaciones por unos días con una amiga —respondí directamente, para acortar la explicación.

— ¿Qué? —dijo Vero, frunciendo el ceño —. ¿Estas hablando en serio?

— Fue algo inesperado y espontáneo. No debí irme así sin avisar, pero surgió el plan y no pude rechazarlo —expliqué, mirando a cada una de ellas, para después beber del café que habían pedido ellas por mi.

— ¿Con quién te fuiste? —preguntó Shay por primera vez.

Había estado seria todo el tiempo. Quizás sabe que he terminado con Camila. Puede que Dinah también. Las dos pasan más tiempo con ella que las demás.

— Con una amiga. No la conocéis —dije, intentando quitarle importancia —. Siento mucho haberos hecho pasar por todo esto. No era mi intención. La próxima vez avisaré. Solo que esta vez no pude porque perdí el móvil.

— Tus padres nos dijeron que había sangre en el lugar donde dejaste tu coche y el móvil tirado en el suelo —dijo Normani para que explicara aquello.

— Me di un golpe con la puerta del coche. Fue doloroso —dije haciendo un gesto de dolor, y tocándome la zona en la que supuestamente me golpeé —. Y el móvil no sé en qué momento se me cayó. Como he dicho lo perdí y por eso no pude avisar de que me había ido.

— ¿En serio, Lauren? —preguntó Ally, sorprendida  —. Hemos estado más de una semana preocupadas por ti. Camila estaba sufriendo mucho y nosotras también. Pensábamos que te habían secuestrado. La policía estaba buscándote por todas partes.

— Lo sé, chicas. Me arrepiento mucho. No pensé que iba a pasar todo esto. No volverá a pasar —intenté parecer lo más sincera posible.

— Lo importante es que estás aquí —suspiró con una pequeña sonrisa Lucy.

— Si vuelves a hacernos esto, prepárate para lo que te haré, Jauregui —me amenazó Vero, haciendo que todas riéramos.

Cambié de tema preguntándoles que habían estado haciendo en mi ausencia. No hicieron mucho porque estaban pendientes de tener noticias mías.

— ¿Has hablado con Camila? —preguntó Normani con curiosidad.

Me quedé unos segundos en silencio y todas me miraban expectantes.

— Sí, hace dos días fui a su casa —respondí con tranquilidad.

— Te echaba mucho de menos —dijo Lucy, haciendo que las asintieran con la cabeza. Menos Dinah y Shay.

Ellas saben algo. Me miran detenidamente. Como si esperaran que dijera algo sobre el tema. Quizás lo sabían todo o puede que Camila solo hiciera algún comentario sin llegar a contarles que habíamos terminado.

— ¿Por qué no ha venido? —preguntó Normani, mirando a Vero que es la que había avisado a todas.

Vero no respondió de inmediato. Me miró de reojo antes de decir algo.

— No podía. Tenía cosas que hacer —respondió Vero, bebiendo de su cappuccino.

— Que yo sepa no tenía nada que hacer —dijo Shay, clavando su mirada en mi y en Vero.

— A mi me dijo que estos días estaba libre —dijo Dinah, haciendo que todas empezaran a mirarnos, esperando una respuesta por nuestra parte.

— Pues ni idea. A mi me dijo que no podía —se encogió de hombros Vero.

— De todas formas ella ya sabe todo. No hacía falta que viniera hoy —comenté, mirando a mi alrededor para ver donde estaba Sam —. Me tengo que ir. Debo hacer unas cosas.

Me levanté de mi sitio, y todas me dieron un abrazo.

— Debemos quedar esta semana para celebrar que has vuelto —dijo Ally, y todas estuvieron de acuerdo —. Lo hablaremos por el grupo.

En ese momento solo pensé en que Camila también vendría. Eso sería muy incómodo. No podría mirarla. Me siento culpable por todo. Ella seguramente me odia.

Me despedí, y salí del Starbucks con Sam. Todo había ido bien. Estaba más tranquila ahora que ya no tendría que seguir dando explicaciones sobre porque había desaparecido. Mi única preocupación era Camila.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!