Capítulo 4

3.1K 221 45

Lauren POV.

Conduje en dirección a mi casa con Dinah y Camila. Por el espejo del retrovisor miraba a la chica de ojos chocolate. Tenía su vista en mi ventana, a si que podía observarla sin que se diera cuenta. La conocí hoy y me parecía muy guapa. Me encantó cómo se sonrojó cuando nos presentamos, aunque estoy acostumbrada a eso, muchas chicas se ponen de esa forma cuando les digo algo. Solo que al ver a Camila ruborizaba me pareció muy tierna.

Me fijé también en su cuerpo cuando la conocí y lo que más me gustó de el fue su culo. Es el mejor que he visto, dudo haberme acostado con alguna chica que tenga uno cómo el de ella. Me moría de ganas por tocárselo y espero hacerlo.

Mi casa está entre diez y quince minutos andando de la chica de ojos chocolate. Me concentré en conducir dejando de mirar por el retrovisor porque Dinah se puso a sacar un tema de conversación con ella.

No tardamos en llegar, al ir en coche tardamos solo unos cinco minutos. Las puertas de la entrada de mi casa se abrieron automáticamente, me adentré y me dirigí a la cochera donde estaban mis otros tres coches y los dos de mis padres. Tengo cuatro coches, un Ferrari rojo, un Audi R8 gris, un Lamborghini blanco y la Range Rover que estoy aparcando ahora de color negro.

Me bajé del coche y abrí la puerta del asiento de atrás para que Camila saliera. Cuando bajó susurró un gracias. Dinah estaba a mi lado esperando a que terminará de ponerle seguro al coche y cerrará la cochera.

— A mi nunca me has abierto la puerta del coche —Dinah se cruzó de brazos fingiendo molestia seguramente.

— Y nunca lo haré —le dediqué una mirada divertida.

No dijo nada más y se fue con Camila hacia la puerta de entrada. Caminaba detrás de ellas, de esa manera podía ver el culo de la chica de ojos chocolate. Se le veía tan bien con ese pantalón ajustado que llevaba.

Saqué las llaves de la puerta de mi bolsillo del pantalón cuando estábamos en frente de esta. La abrí y me hice a un lado para dejar pasar a la pesada de mi amiga y a Camila.

— ¡Ya estamos aquí! —gritó cuando cerré la puerta. Siempre ella siendo escandalosa.

— No grites —le digo pasando por su lado para ir a la cocina.

— Es una pesada —escuché que le decía a Camila antes de entrar a la cocina también.

Me senté en uno de los taburetes de la mesa del desayuno. Ally y Normani saludaron a Camila con entusiasmo y la invitaron a comer galletas.

— Vamos al salón —dijo Normani cogiendo el plato de galletas para llevarlo al salón.

Me levanté, fui al salón y me senté en uno de los sofás. Ellas también lo hicieron, Camila y Ally se sentaron el mismo que yo. Tenía a la chica de ojos chocolate a mi lado, eso me gustó. Ally estaba al otro extremo del sofá, se lo agradecía, así podría apreciar a Camila.

— ¿Qué tal si vemos una película de terror? —sugirió Dinah sentada en el otro sofá del salón.

— Buena idea —la apoyó Mani que estaba a su lado.

— ¿Por qué no vemos una de comedia? —dijo Ally. No le gustaban tanto las de terror, pero las veía de igual manera si nosotras queríamos.

— El otro día vimos la que tu querías Ally —Dinah se quejó mientras buscaba una película en el videoclub de mi televisión.

— Es que no me apetece una de terror —esto iba para rato hasta que se decidieran que ver. Todas las veces que venían a mi casa discutían por lo mismo.

La verdad a mi me daba absolutamente igual si la película es de terror o comedia. La chica de ojos chocolate no opinaba sobre que quería ver ella. Estaba atenta a la discusión de las demás. Supongo que aún no tenía mucha confianza con nosotras.

Desvió su atención de las demás hacia mi, pero rápidamente giró su rostro al darse cuenta de que la estaba mirando. Noté que se había ruborizado levemente. Sonreí ante eso, la ponía nerviosa.

— Camila —la llamé y ella de inmediato me miró —. ¿Prefieres las películas de terror o las de comedia?

— Las de terror me dan miedo.—volvió a ruborizarse y me pareció muy adorable. Ally, Dinah y Normani dejaron de discutir nada más le hice la pregunta a Camila.

— Entonces veremos una película de comedia —sentencié agarrando el mando de la televisión —. ¿Has visto dando la nota aún más alto?

— No —me contestó mirándome por un segundo para volver la vista al frente.

Compré la película sin decir nada más y empezamos a verla. Las demás no dijeron nada, era raro. Por un momento estuve esperando la queja de Dinah, pero no la hizo. Quizás porque a la chica de ojos chocolate no le gustaban las de terror y cómo era la primera vez que estaba con nosotros en mis casa decidió no decir nada. Cuando tengan más confianza no se quedará callada.

Camila POV.

La película es muy graciosa. Llevaba mucho tiempo queriendo verla y por fin lo hacía. Aunque no podía concentrarme lo simiente debido a la chica de ojos esmeraldas que se encontraba a mi lado. Debería haberme puesto en el otro extremo del sofá en vez de sentarme en el del medio.

Sentía la mirada de Lauren, parecía estar más concentrada en estar pendiente de mi que de la película. Empezaba a ponerme nerviosa y encima tenía sed. He comido muchas galletas de las de Ally y necesito un poco de líquido en mi cuerpo.

— ¿Podríais darme algo de beber? —dije un poco alto para que pudieran escucharme.

— Por supuesto —me contestó Ally —Voy a la cocina ahora mismo, espera un minuto —. Se dispuso a levantarse, pero Lauren se levantó antes que ella.

— No hace falta Ally, ya voy yo mejor —se giró a mirarme —. Ven conmigo Camila, así podrás elegir la bebida que quieras.

— Vale —me levanté del sofá y la seguí a la cocina.

Lauren abrió la nevera dejándome ver latas de coca-cola, fanta, pepsi y aquarius.

— Coge lo que quieras —hizo un gesto con su mano señalando todas las latas.

— Gracias —le dije cuando agarré un lata de coca-cola.

— De nada —era la primera vez que me respondía a un gracias que le decía.

Me quedé mirándola fijamente y ella a mi también. Moví mis manos sobre la lata de coca-cola. Ninguna decía nada y comenzaba a ser incómodo el silencio.

— ¿Tienes novio o novia? —rompió el silencio Lauren. Su pregunta me tomó por sorpresa, no me la esperaba.

— No —negué. Ella se acercó a mi, acortando la distancia que teníamos. Puso su mano derecha en mi mejilla y la acarició suavemente.

— Perfecto —pasó su pulgar por mi labio inferior y me miró intensamente a los ojos. Quitó su mano y salió dejándome sola en la cocina.

Estaba confundida, no sabía que pensar sobre el comportamiento de Lauren de hace unos segundos. Le parecía perfecto que no tuviera novio o novia, y eso hace que me haga muchas preguntas. Será mejor que vuelva al salón a seguir viendo la película. Salí de la cocina, entré al salón y me senté en el sofá bebiendo un poco de coca-cola.

-------------------------------------------------

Espero que os esté gustando la novela y sea de vuestro agrado.

Os agradezco mucho a las personas que estéis leyéndola.

Un beso <3.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!