Capítulo 40

1.6K 99 3

Lauren POV

La familia de Camila y la mía hablaron sobre el tema. Ellos estaban preocupados, no querían que le pasara algo a su hija y tampoco a mi.

Se quedaron a cenar en mi casa y estuvo bastante bien ya que nos olvidamos del tema por unas horas. Camila y yo les informamos de que eramos novias y les pareció una gran noticia.

Habían pasado algunos días. Todo parecía estar muy tranquilo, no había noticias sobre Miller, pero aún así no debíamos despreocuparnos porque podría pasar algo sin previo aviso.

Adam me llevaba en coche al gimnasio. Mis padres me impedían ir a un lugar sola. No me molestaba en absoluto porque entendía la situación y la verdad me gustaba saber que tenía a alguien protegiéndome si alguien intentaba hacerme daño. Quería ir a hacer ejercicio porque llevaba un tiempo sin hacer nada. Le pedí a Camila que me acompañara, pero dijo que iba a pasar la mañana con su hermana y que mejor podríamos vernos en la tarde.

— Hemos llegado, Lauren —dijo Adam aparcando el coche para después bajar de el y abrirme la puerta para que pudiera salir. Me llamaba por mi nombre porque yo se lo había pedido ya que pasaba muchas horas conmigo y le tenía más confianza.

Entramos al gimnasio y el también se puso a hacer ejercicio para no aburrirse estando sentado, esperando a que yo terminara. Adam tenía una muy buena condición física. Era alto y fuerte. Tiene veintinueve años, y lo sé porque se lo pregunté cuando lo conocí.

Pasada una hora me senté un momento para descansar y recuperar fuerza. Cogí la botella de agua y bebí un poco, dejándola después a un lado.

— ¿Acostumbras a venir? —preguntó una chica delante de mi, sorprendiéndome un poco porque no me había percatado de su presencia.

— No —respondí sin más, mirando a la chica alta de pelo castaño claro y ojos marrones.

— Lo supuse, es la primera vez que te veo —dijo con una sonrisa —. Soy Alexa Ferrer.

— Lauren Jauregui —dije poniéndome de pie para estrechar nuestras manos en forma de saludo.

Volví a sentarme y ella también lo hizo poniéndose a mi lado. Me contó que sabía quien era porque me había visto por la Universidad. Sinceramente a mi ella no me sonaba de nada. Sólo me fijaba en las chicas que me gustaban y en nadie más. Aunque ahora no me fijo en ninguna ya que solo me interesa Camila.

Hizo ejercicio junto a mi. Era un chica muy maja y creo que nos vamos a llevar muy bien. Adam estaba a un lado de nosotras haciendo dominadas. Me miraba por momentos para asegurarse de que estaba ahí y volvía a concentrarse en lo suyo.

Unos cuarenta y cinco minutos después nos marchamos. Alexa venía con nosotros porque me dijo que iría andando y le ofrecí que viniera conmigo para que Adam la llevara a donde quisiera. Le dio la dirección a mi guardaespaldas, que era donde vivía una amiga de Alexa e iba a visitarla para pasar el día con ella.

Por el camino me dio su número para que nos mantuviéramos en contacto. Cuando llegamos al departamento de su amiga, se bajó del coche y se despidió guiñándome un ojo. Adam volvió a poner el coche en marcha para irnos a casa.

***

Una semana después me encontraba llegando a casa para darme una ducha porque había estado en el gimnasio. Podría hacerlo allí, pero no me gustaba. Alexa estaba todos los días conmigo haciendo ejercicio. No la llevaba a casa o algún otro sitio cuando terminábamos porque ahora iba con su propio coche.

Durante esa semana me di cuenta que se había acercado más a mi. También me decía lo que le gustaba de mi y más cosas. Podría pensar que le gusto, pero no lo sé con exactitud porque no ha pasado los límites. Además ella sabe que tengo novia porque se lo dije el segundo día que nos vimos.

Le hablé a Camila sobre ella y se puso celosa cuando le comenté que me parecía gustarle a Alexa. Incluso dijo que si seguía así me acompañaría ella al gimnasio. Me hizo bastante gracia porque normalmente la celosa de las dos era yo.

En la tarde, por el grupo de Whatsapp en el que estábamos todas, acordamos vernos para ir a cenar pizza o hamburguesa para así vernos y hacer algún plan de verano.

Se me ocurrió escribirle a Alexa para preguntarle si quería venir.

Lauren: ¡Hey! ¿Tienes planes esta noche?

Esperé a que contestara y no tardó nada en hacerlo.

Alexa: No, pensaba quedarme en casa.

Lauren: ¿Quieres venir conmigo y unas amigas a cenar?

Alexa: Sí, claro, así no nos vemos solo en el gimnasio. Dime el lugar y la hora.

Le envié la dirección de la pizzería a la que iríamos y le dije la hora. En ese sitio también hacían hamburguesas por si alguna lo prefería esa noche.

Avisé por el grupo que había invitado a una amiga y no les pareció mal aquello.

Minutos después Camila me había escrito por privado.

Camz: ¿A qué amiga has invitado?

Lauren: A Alexa, la del gimnasio.

Sonreí sabiendo que se pondría celosa al leer el nombre de Alexa.

Camz: ¿Por qué la has invitado? ¿La ves fuera del gimnasio?

Lauren: Me pareció buena idea que la conociérais. Y esta será la primera vez que la vea fuera del gimnasio.

Camz: Créeme que como la vea intentar ligar contigo esta noche le salto encima.

Lauren: Sabe que tengo novia, Camz. No hará nada.

Camz: Más le vale no hacer nada.

Lauren: Te caerá bien, es muy maja.

Camz: ¿Tanto la conoces como para saber eso?

Me reí un poco al ver su respuesta. No podía decir nada bueno de Alexa porque enseguida pensaba otra cosa.

Lauren: Me encanta cuando eres celosa.

Camz: Tu eres más celosa que yo.

Lauren: Lo .

Camz: Entonces no me provoques.

Lauren: Pero si no he hecho nada.

Camz: Te recuerdo que no hace mucho estabas celosa de Shay, y yo no hacía nada.

Lauren: Y después dejé de estarlo porque sabía que era solo tu amiga. Esta noche veras que Alexa también es solo eso.

Cuando leyó lo que le puse dejó de estar un poco celosa, pero no del todo. De todas formas la entendía porque yo en su caso también lo estaría, y seguramente más que ella.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!