Capitulo 70: Navidad

3.8K 152 9


Estacione en auto frente al edificio donde _____, después de salir de la tienda de tatuajes pase a mi departamento por ropa para esta noche y luego volví a tomar el auto hasta aquí.

Toque la puerta de su departamento, y al segundo golpe la puerta se abrió, ella no apareció frente a mi así que solo entre y ya adentro la encontré escondida atrás de la puerta en sólo ropa interior y una de mis poleras sobre su cuerpo que llegaba a la mitad de sus muslos.

Se veía malditamente caliente y aunque muero por tenerla sobre mi ahora me aguantaría todas mis ganas. No quiero que ella vea el tatuaje aun.

-Llegaste- dijo sonriendo y cerro la puerta. Se acerco a mi y beso mis labios con una sonrisa.- estaba preparando la comida, ¿te parece ensaladas con trozos de pollo?...en la noche comeremos pesado, entonces pensé que estaría bien comer algo liviano ahora- se encogió de hombros y le sonreí.

-Por mi esta bien, amor-le conteste y tome su rostro entre mis manos para besarla.

Ella se separo de mis labios y camino hacia la cocina, la seguí.

-Solo me falta terminar las ensaladas- me dijo y tomo el cuchillo para cortar las hojas fe lechuga.

-No tenemos apuro...-le recordé abrazándola por la espalda y dejando mis manos entrelazadas sobre su estomago.

-Claro que si, debo arreglarme- exclamo y corto la comida con apuro.

-Puedes ir así si quieres- bromee dando una pequeña palmada en su trasero, ella soltó una carcajada.

-Ya quisieras-bromeo y me dedique a observarla. Jodidamente perfecta, di una palmada sobre su trasero y río, teníamos unas cuantas horas libres que tal vez podríamos aprovechar- si mi padre te viera hacer eso y mirarme de esa forma, probablemente todo lo que te quiere ahora se iría lejos.

-pero tu padre afortunadamente, no esta aquí- le dije cuando ella se separo de mis brazos para tomar las ensaladas ya preparadas. Ella río dejando la comida sobre la mesa que tenía en al cocina y se sentó en su asiento de siempre.

-No se que ponerme esta noche- gruño haciendo un pequeño puchero con sus labios. Tierna.

-sabes que con cualquier cosa que te pongas te veras preciosa, amor- me encogí de hombros mientras dejaba un trozo de carne sobre mi plato y ella nego, dejo ensalada sobre su plato y luego me miro con enojo.

-solo dices eso por que eres mi novio- rodó los ojos y comió de su plato.

-Claro que no- exclame.

-okey, mejor hablemos de otra cosa...¿por que saliste tan temprano hoy?- me pregunto, bebió de su jugo y yo no sabía que responder.

-tenia que comprar algunas cosas-me encogí de hombros y decidí no mirarla a los ojos por que se que ella puede descubrir mi mentira.

-¿por que no fuiste conmigo?- reclamo haciendo un puchero débil- me encanta salir conmigo.

-Nena, te veías tan linda durmiendo que no quise despertarte- coquetee y ella rio, se acerco a besar mis labios y me sonrió.

-te adoro tanto- susurro sobre mis labios y volvió a besarme.

(...)

Estábamos acostados en su cama, yo estaba sentado con mi espalda apoyada sobre el respaldo y ella esta acostada sobre mi, con su espalda sobre mi estomago y su cuerpo entre mis piernas.

-Amor...-la llame y continúe acariciando su cabello.

-Mm-hm-

-No te duermas, nos tenemos que levantar- le recordé y ella solo asintió, su vista estaba en la televisión pero puedo ver como cerraba los ojos de vez en cuando.

La sexta integrante |h.s| (editando)¡Lee esta historia GRATIS!