Capitulo 32: nunca bromearía con hacerte el amor.

4.7K 163 2

-¿Qué propones?- pregunto Harry pasando su brazo sobre mi hombro, bese su mejilla y volví mi vista hacia la televisión. Nos encontrábamos recostados en la cama viendo televisión en una aburrida noche de domingo. Nos habíamos quedado aquí, todo el día, abrazados frente a la televisión sin nada interesante que hacer más que besarnos. – podemos ir donde la abuela, ¿Qué dices?

- no quiero más preguntas incomodas, me basto con lo de ayer- respondí riendo, Harry rio y beso mi mejilla- vamos a un autocine- propuse entusiasmada y Harry soltó una carcajada- ¡oh, Vamos! Será divertido. 

-amor, si quieres ver una película la podemos ver aquí, justo ahora- respondió riendo y tomo el mando de la televisión cambiando de canales. 

-okey, entonces el autocine no va- dije tratando de pensar en otra idea. 

-¿Qué querías? Que pasara mi brazo sobre tu hombro y luego terminar teniendo sexo en el auto- dijo riendo y me fue inevitable no reír con él, dejo el mando sobre la pequeña mesa de alado y acaricio mi cintura con sus manos.

-si, tal vez, si- conteste bromeando.

-ya tengo mi brazo sobre tu hombro...- murmuro sobre mis labios, y reí antes de besarlo, obligándolo a mover sus labios y mordí lentamente su labio inferior, succionándolo con amor y estaba tan concentrada en el beso que ni siquiera sentí los dedos de Harry recorriendo mi espalda. Sus manos la recorrieron completamente y de un momento a otro mi sweater ya había desaparecido, Harry se subió sobre mí, sus piernas estaban alrededor de mi cintura y me gustaba tenerlo así de cerca.

Lleve mis manos hasta su cintura y pase mis manos bajo su polera, acaricie su espalda y luego las lleve hasta su pecho completamente duro. Quite su polera y cambie de posición, esta vez yo sobre él. Gemí cuando su lengua delineo mis labios y al mismo tiempo, el broche del sujetador fue abierto. El deslizo suavemente los tirantes por mis hombros, continuaba en su regazo y se movio para sentarse, y para observar como el sujetador caía también.

Mis brazos fueron directamente a su cuello y uní mis labios a los del enseguida, mis pechos presionaron firmemente el torso de Harry y lo pude escuchar gemir en voz baja sobre mis labios, sentí sus brazos recorrer mis espalda ya desnuda, baje mis labios por su cuello hasta llegar a su clavícula, baje mis manos de su cuello y acaricie su pecho desnudo, me separe de sus labios lentamente y observe sus tatuajes, delinee con mis dedos el tatuaje central, su mariposa. 

Harry dio un pequeño beso en mis labios y observe cada uno de sus movimientos, sus manos viajaron hacia el botón de mi pantalón y lo desabrocho, levante mis caderas ayudando a bajarlo hasta mis rodillas y continúe hasta dejarlos fuera de la escena. Mis labios fueron directamente a su mandíbula y coloque mis manos en sus hombros para animarlo a acostarse nuevamente y obedeció, sosteniéndome con fuerza.

Me dio vuela, colocándose otra vez encima de mí y sabía que jamás me cansaría de esto, saco sus pantalones ajustados rápidamente y pude sentir su miembro presionarse en la zona baja de mi estómago, acaricie su espalda delicadamente mientras Harry repartía suaves besos en mi cuello y clavícula, sonreí cuando sentí sus labios repartir besos en mis pechos, mi ropa interior fue bajada delicadamente y no dejo ni parte de mi piel sin tocar con sus labios. Pase mis manos bajo sus bóxer, acaricie su piel y lo sentí reír un poco mientras besaba mis labios, sus bóxer desaparecieron al igual que mi cordura. 

Harry estiro su brazo hasta el primer cajón de la mesa y pude observarlo sonreír mientras sacaba el preservativo de su envoltorio, lo acomodo y me miro atento, sus ojos brillaban más de lo normal y se acomodó sobre mí, sus labios se acercaron a los míos nuevamente e hizo rozar la punta de su miembro contra mí un par de veces. Mis músculos se tensaron cuando entro completa y rápidamente, entrelazo nuestras manos a un lado de mi cabeza y unió su frente con la mía mirándome directamente a los ojos. Cerré los ojos cuando movió suavemente sus caderas hacia delante y gemí con los labios entreabiertos.

-Harry...- sus movimientos eran suaves y su frente seguía junto a la mia, podía sentir sus labios rozar con los míos y era una linda sensación. Sus caderas continuaron con movimientos suaves y él estaba siendo dulce. Dio un empujón fuerte, haciéndome perder mis pensamientos, libero mis manos y una de las suyas toco suavemente mi cintura continua por mi espalda baja dejándola ahí, presionando sus dedos en mi piel y la otra se ubicó en la cabecera de la cama. 

Harry estaba haciendo el amor conmigo, delicado, suave, lento, cauteloso y romántico y me gustaba, y tal vez en unos minutos más el perdería el control. Suaves sonidos se escaparon de la boca de Harry, soltó su mano de la cabecera y sus dedos dejaron de hacer presión en mi espalda, se apoyó en sus antebrazos, entrando en mí de una manera más rápida y fuerte. 

-Mmh...me gusta sentirte, amor- me fue imposible responderle y sus movimientos tomaron más fuerza, su dulzura y delicadeza había desaparecido tal como yo lo había predicho, mis uñas se clavaron en sus brazos y luego las pase por su espalda y esta vez fue el quien gimió, sus movimientos eran circulares y ninguno de los dos podía mantener la boca cerrada en esta parte del juego. Harry apretó sus brazos, abrazándome, mientras continuaba con sus movimientos, sus labios se unieron con los míos, su beso era descoordinado y lo pude escuchar tararear.

Maldijo en voz baja y por un momento mi vista llego nublo, me arquee contra su cuerpo y sus brazos recorrieron mi espalda inmediatamente abrazándome con fuerza. Había alcanzado el orgasmo y él lo había hecho segundos después, lo sentía temblar y podía sentir su respiración más agitada de lo normal. 

-te amo...- lo escuche susurra, se quedó quieto y su peso estaba sobre mí, su corazón quedo justo frente al mío y yo podía sentir lo rápido que estaba latiendo en este momento- ¿estás bien, amor?

-mejor que nunca.- susurre besando sus labios, Harry salió de mí y pude sentir mis piernas algo adoloridas, se movió buscando las sabanas y nos tapó, sonreí mirándolo fijamente a sus lindos ojos verdes, paso sus brazos por mi cintura acercándome a él, enrede mis piernas con las suyas y yo podía jurar que esto era el paraíso. 

-creí que esto solo era una broma...- dije después de unos minutos con mi cabeza sobre su pecho. 

-¿Qué cosa?- murmuro con su cabeza sobre la mía y podía jurar que sus ojos estaban cerrados ahora, disfrutando este momento al igual que yo.

-eso... del sexo en el auto y luego esto...-conteste con una torpe forma de expresarme, lo escuche reír y luego beso mi frente. 

-nunca bromearía con hacerte el amor.- susurro. Levante mi rostro mirándolo fijamente y sonreí, él era tan lindo y tan sincero y yo lo amaba, lo amaba como nunca había amado a alguien. – Siempre he oído decir que el sexo es distinto con una mujer a la que uno ama, pero no lo creía - conto acariciando mi mejilla- el sexo es sexo...pero entonces apareciste.- sonreí y bese sus labios con todo el amor posible, escondí mi rostro en su cuello, es que yo no sabía que responderle, él estaba siendo tan sincero conmigo ahora- solo di que me amas...- susurro como si estuviera leyendo mi mente, reí y di un beso en su cuello, me aleje un poco juntando nuestras frentes.

-te amo, Harry- dijo sincera- te amo y lo digo enserio- Harry sonrió y escondió su rostro en la curva de mi cuello, sus brazos recorrieron mi espalda y me abrazo fuerte entre sus brazos, tanto así que yo podía sentir sus latidos. Me sentía enamorada de Harry, y no me importaba nada...solo el, todavía lo amaría si fuera el chico de la panadería de mi ciudad. Yo nunca había conocido a alguien así, en mi vida y podía asegurar que ninguna de las chicas con las que él podría salir, jamás lo amaran como yo, porque nadie siente lo que yo siento por él y nada es más perfecto que él y yo, juntos, por siempre.

Comenten y voten, amenlo byeeeee <3

La sexta integrante |h.s| (editando)¡Lee esta historia GRATIS!