Capitulo 24: Ross.

4.9K 173 4


3 de enero y Harry se había ido hace unos días a Los ángeles, Kendall estaba ahí y Simon le dijo que debía de estar con ella, a regañadientes tomo su vuelo. A diario veía fotos de ellos juntos y aunque Harry no se dignara a tomar su mano los rumores no eran menores, inventaban tantas cosas sobre ellos que aunque yo estaba segura que eran totalmente no me hacían sentir bien. Sé que todo esto es por nosotros y por la banda, pero esto es la cosa más repugnante. No puedo negar que el significado de su nombre es mi felicidad, pero debo de hacerlo de todas maneras, a veces pensaba que si no fuéramos novios todo estaría mejor y no estaría triste ni extrañándolo como lo hago ahora, pero sería la persona más estúpida si lo dejara ir, me duele como un infierno solo pensar en la idea de no estar a su lado. “Amor”, leí al ver mi celular vibrar. Sonreí. 
-Hola- conteste feliz guardando algunas cosas en mi bolso. 
-¿Cómo estás?- pregunto enseguida. 
-bien- suspire colgando mi bolso en mi hombro izquierdo.- ¿y tú?
-todo está bien- contesto y lo escuche masticar.
-¿Dónde estás?- pregunte tomando las llaves de mi departamento.
-en la nieve- dijo y esta vez lo escuche tragar- específicamente en un café, a Kendall le dio frio asique vinimos a tomar un café. ¿Y tú? ¿Saldrás?
-estoy saliendo junto ahora-conteste cerrando la puerta del departamento con llave.
-¿a dónde vas?- interrogo masticando. 
-Ross me invito a su departamento a ver una película.- conteste entrando 
-¿Qué película?- interrogo. 
-Romeo y Julieta.
-Romeo y Julieta- lo escuche murmurar- una película romántica- hablo lentamente y sabía que estaba sonriendo burlón, reí. 
-No te reías de mí- conteste. 
-No me estoy riendo. 
-estas sonriendo, sé que te estas burlando de mi ahora-susurre caminando a mi auto. 
-¿Cómo lo sabes?- pregunto riendo leve. 
-porque te conozco- respondí obvia mientras subía al auto
-Solo me produce risa esto- argumento. 
-¿Qué tiene de gracioso ir a ver una película?- pregunte, puse mi celular en altavoz y comencé a conducir. 
-a ese chico le gustas- aseguro hablando serio, solté una carcajada- estoy hablando enserio ¿Qué clase de chico invita a una hermosa mujer a ver una película ROMANTICA- marco la palabra haciendo reír aún más – a su departamento? 
-estas exagerando- conteste. 
-soy hombre, ____. Se lo que digo. 
-eso sonó tan machista, Harry- dije. 
-es la verdad- dijo a la defensiva- estoy seguro que a ese chico...
-su nombre es Ross- lo interrumpí. 
-lo siento - dijo burlón, sonreí, sabía que estaba enojado ahora, lo notaba- como te decía, estoy seguro que a Ross- remarco exageradamente su nombre- le gustas.
-estupideces que dices- conteste riendo.
- ____ te está invitando a ver una película, cuando los chicos hacen eso no es para ver la película es solo para besarte esas dos hora. 
-¿acaso tú haces eso?- pregunte con el ceño fruncido. 
-cuando una chica me gusta si, por eso te lo digo. 
-nunca hemos visto una película juntos, Harry- exclame enojada. 
-Si lo hemos hecho, pero resulto mal ¿lo recuerdas?- pregunto. 
-lo recuerdo- murmure, el día que iríamos al cine, llego Kendall y arruino todo. 
-te invitare a ver una película pronto, solo para besarte esas dos horas. 
-pero que romántico eres-conteste sarcástica.
-¿acaso no quieres besarme?
-claro que si- murmure sonriendo.
-Entonces es un trato. Bien pero ese no es el tema- dijo, rodé los ojos- no quiero que vayas donde Ross- hablo tratando de sonar dulce.
-Harry...-murmure.
-enserio no quiero que vayas a su departamento, ese chico trama algo.
-Ross, Harry su nombre es Ross- corregí nuevamente ya un poco enojada. 
-le gustas- aseguro
-que no le gusto, Harry- gruñí.- solo veremos una película ¿Qué no confías en mí?
-No es eso...
-Si el intenta acercarse, que lo haga pero sabes que yo me alejare- conteste segura- ¿creí que tú estarías seguro de eso?
-Si confió en ti, pero en el no- argumento.
-Harry yo no te digo nada cuando tienes que salir con Kendall, confió en ti pero no en ella.
-Es totalmente diferente, ____- dijo serio- tu sales con él por gusto, yo tengo que ir por obligación con Kendall, ¿acaso es necesario que te recuerde porque hago esto?
-Lo dices como si lo pasaras tan mal, ¿la estás pasando muy mal en la nieve, Harry?- hable sarcástica.
-no uses el sarcasmo conmigo, amor.
-estoy enojada ahora, Harry. ¿Me llamaste solo para pelear y prohibirme cosas?
-te llamaba para saber cómo estabas y tú me dices esto
-Harry no te dije nada malo- exclame- solo veremos una simple película.
-No quiero que vallas, ____ enserio.
- voy para haya justo ahora-conteste seria- tú no eres nadie como para decime que hacer y qué no.
-hablamos después- corto, suspire. Se había enojado, y yo también lo estaba. Ross era mi amigo y nada cambiaria eso, el no sentía nada por mí, lo notaba. Harry solo estaba siendo totalmente exagerado, ¿Por qué no confiaba en mí ahora? Yo confié en el cuándo me dijo que Kendall lo beso e incluso no le hice problema por eso, esto era estúpido. Enojada estacione mi auto frente departamento de Ross, camine al ascensor. Toque dos veces y a puerta y a los segundos Ross apareció. 
-hola- saludo, sonreí sin ganas- adelante- dijo dejándome entrar a su departamento. 
-lindo departamento- murmuro, la mini-pelea con Harry me había puesto de mal humor. Mire una mesa que estaba en una de las esquinas de la casa tenía un mantel blanco, un florero con lindas flores rojas y dos platos con sus servicios a cada lado, apunte la mesa sonriendo. 
-prepare algo para comer- contesto- ¿te gusta el Espagueti?- pregunto caminando a la mesa, asentí riendo- bien, no estaba seguro si te gustaba.
(…)
Después de una larga comida hablando cualquier tipo de estupideces caminamos al sillón a ver la película. Al principio me pareció interesante, pero después de los veinte minutos el sueño comenzó a bajar, observe a Ross que miraba atento la pantalla y reí un poco, el me miro. 
-¿sucede algo?
-Tengo un poco de frio- excuse, no le diría que la película estaba aburrida.
-Traeré algo para el frio- contesto, se levantó del sillón y camino a las escaleras al minuto llego con una gran manta azul y me la entrego. 
-Gracias- murmure, el asintió y se sentó junto a mí prestándole atención a película, vi la pantalla y mis ojos poco a poco comenzaron a cerrarse.

Abrí los ojos poco a poco despertando, mi cabeza estaba apoyada sobre el hombro de Ross y su brazo cubría mis hombros abrazándome, la gran manta azul me estaba abrigando completamente y a Ross también, lo observe y el cambiaba los canales de la televisión aun sin notar que yo había despertado, vi la ventana y el cielo ya estaba oscuro ¿Cuándo había dormido?
-Despertaste- murmuro riendo. Asentí refregando mis ojos.
-¿Cuánto dormí?- pregunte. 
-Mmm- murmuro mirando el reloj de su muñeca- dos horas y media. 
-¿dos horas y media?- exclame, y el asintió riendo y fue cuando note la cercanía que teníamos. Su mano que estaba en mi hombro pasó a mi cuello acercándome más a el-no, Ross- murmure intentando alejarme. 
-tres opciones; me besas, te beso o nos besamos- respondió gracioso, pero realmente esto no me producía nada de gracia.
-ninguna de las anteriores- conteste y me fue inevitable no soltar una carcajada.
-¿tienes novio?- pregunto acercándome a él nuevamente.
-No- mentí. Claro que tenía novio, era el mejor chico del mundo, algo celoso pero lo amaba y odiaba no poder decir que estábamos saliendo, aun no confiaba completamente en Ross como para decirle todo este enredo que había. 
-Entonces- murmuro- nada nos detiene- dijo para posar sus labios en los míos, besándome suave, mis ojos se cerraron unos segundos, y los abrí al instante. 
-Ross dije que no- dije alzando la voz alejándolo de mí bruscamente.

Comentennnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn y votennnnn, pls.

La sexta integrante |h.s| (editando)¡Lee esta historia GRATIS!