El Hospital

11.3K 748 9

El bebe empezó a convulsionar, no lo peor es que no sabia que hacer.Lo estreche más en mis brazos para que se calmara pero sus llantos de sufrimiento era cada vez peor.

- ¿Qué tiene?-Se acercó preocupado Jaime - ¿Por qué llora?

Me largué a llorar, sabía que tener un bebe era difícil pero nunca tanto. Theo podría morir y yo no sabía que hacer. La asistente social tenía razón; no estaba preparada para cuidar a un bebe.

-Llama a alguien... por favor-susurré

Mi jefe asintió y rápidamente sale de su oficina, dejándome sola con el bebe. Lo despojo de la ropa que tenia dejándolo solo con sus pañales para que se estabilizara un poco su pequeño cuerpo y que no pasara a mayores el problema.

-Me prometí cuidarte y quererte-le hable a Theodoro- Y lo cumpliré.

El ruido de la puerta abriéndose nos interrumpio, miro y noto que era Louisa, la secretaria de la empresa.

- ¿Sabes qué pasa?-Pregunte mostrando al bebe

Tomo el bebe en sus brazos y con mucho cuidado lo puso encima del escritorio, toco sus pequeños y gorditos brazos y después su frente.

-Este bebe tiene fiebre alta-Comunico-Y puede ser peligrosa.

Asisto ya asustada.

-Tienes que llevarlo al hospital- Sentencia.

Tomo la cabeza entre mis manos, estaba perdida y asustada. Mi única opción era llevarlo y esperar las consecuencias de parte de la asistente social que quería quitar a mí bebe. Tenía miedo, miedo de que me lo quitaran, miedo que el se muriera, miedo de todo.

-Vale, me lo llevo-decidí

Tomo al bebe y salgo pero alguien agarra de mi brazo me lo impide caminar. Me doy vuelta molesta para regañar y reclamar a la persona que me lo hizo pero me encuentro con Jaime con los ojos dolidos.

-Yo iré contigo.

Asiento no muy convencida y empezamos a caminar hacia el estacionamiento.

El viaje en auto fue en absoluto silencio, cada uno estaba en sus propios pensamientos.

El bebe comenzó a convulsionar, me asuste pero con rapidaz pude sujetarlo y ponerle un paño helado que me había pasado Louisa en caso si esto pasaba. Al cabo de 5 minutos cesaron, dejando al bebe confundido y con pérdida de conciencia, todo esto me lo había adelantado ella.

Si tienes cinco hijos, debes ser casi doctora a la hora de cuidarlos.

Jaime estaciono el auto y me abrió la puerta para que yo saliera con él bebe. Rápidamente avanzamos hasta llegar al sector de urgencias infantil. Entre y me encuentro con una joven atendiendo en atención al cliente.

- ¿Qué se le ofrece?-Preguntó amablemente.

El hospital me parecía más desolado que ayer, el estar allí me daba escalofríos.

Le di un vistazo nervioso, era mi segunda vez en un hospital en menos de un día. Era todo un record.

-Mi sobrino... yo tengo la custodia de el desde ayer y bueno, hoy estaba en el trabajo y empezó tener fiebre para después tener convulsiones.

La chica me dio una sonrisa tranquila.

- ¿Cuánto tiene?

-Seis meses- respondí.

La chica me miro y después tomo el teléfono para hablar, al cabo de 5 minutos esperando, la chica termino de hablar.

-Puedes entrar, lo están esperando.

Abrí las puertas del hospital hasta llegar donde estaba un equipo medico esperando. Uno de estos al verme tomo a mi bebe sin pedirlo y lo puso en la camilla.

- ¿Por qué se lo llevan? -Pregunte asustada

Un joven de media edad me miro con pena y sorpresa.

-Vamos a estabilizarlo. Si tiene ataques contantes puede morir el menor.

Pare para asimilar lo que me había dicho. Llevaba apenas un día con el y ya estaba a punto de morir este pobre niño y me asustaba, me asustaba de como cuidarlo por seis meses o por toda la vida.

La camilla con el bebe siguió por el pasillo hasta con dar una puerta y pude ver dentro una sala tenebrosamente sencilla, llena de herramientas y equipos médicos, donde entraba solo gente autorizada.

Abrí la puerta lentamente de regreso, levante la mirada y me encontré con Jaime mirando asustado

-Lo están estabilizando para que ya no tengan convulsiones-susurre en voz baja-Espero que este bien.

Puso su mano sobre la mía como signo de apoyo para después apretarla.

-Todo estará bien Elitte, él es fuerte.

Lo miro y creo que es hora decirle la verdad

-Mi hermana murió....cuidaré a ese niño -suspiro-te mentí

-¿Y cómo murió?-susurra

-Un accidente....él sobrevivió

-El es fuerte

Espero que así sea porque no quería sufrir más de lo que sufrí.

Puse mi cabeza encina de su hombro para tener paciencia de esta larga espera

-Siempre estaré contigo.

Ya no era la ilusa de antes. Ya no creía eso en el.

Iba a responder pero una puerta se abre y un señor de mediana edad me mira

- ¿Familiares de Theodoro Scott, verdad?

-Si con ellos-Respondimos en coro.

-Les traigo noticias.






Beautiful Baby¡Lee esta historia GRATIS!